Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2009

MÁSCARA

Tengo en la máscara refugio pues el rostro es permeable. Me parapeto en las formas, poniendo a salvo el fondo, que no están los tiempos para vanos sacrificios. Engolo mi voz, poniéndole vestido largo de ceremonia a cualquier mentira conveniente. Es más digerible la infamia cuando recreas el ornamento. Mala yegua es la verdad, insegura, te desmonta a la primera y las estatuas ecuestres siempre se esculpen sobre caballo de inmundicia.

DESIDIARIO

Hay ceniceros empachados que me miran de reojo reprobándome el vertedero. Yo los ignoro, y cruel me recreo añadiendo población mal apagada. Y es la tos amiga la fiel testigo del suicidio adicto, humo compulsivo. Los platos sucios me señalan inquisidores, enfermos de abandono y cantan en trío las bolsas de basura, clamando por el traslado. No soy Diógenes y, a veces, hago lo correcto, a medias, no te creas, que es que no salgo de esta abulia que me quita piel a cambio de teclado. Mientras, el escenario, se colapsa en estruendo en mi indolencia, rebotando capiteles de columnas de templo y el polvo de escombro tupe la pantalla hasta el punto en que casi no leo las necedades que invento.

SI LA VIDA

Y no sé si la vida no es más que agonía, cuando todo fatiga y el sentir es dolor. Se desatura el color, conforme avanza el temor, se va del óleo al grabado del paisaje al trastornado goyesco disparate o capricho que nos tortura hasta el nicho. Mas nos aclara la mente y miramos a la gente como a la triste especie que hace que el mal arrecie en el enfermo planeta que gobiernan proxenetas, que nos han emputecido, y lo hemos merecido por ser carne de cañón. Mas no estoy en posición de, a nadie, dar consejo, que es abrupto mi entrecejo y de alisarse no da señas, por los errores se despeña todo atisbo de ilusión.

PUNTUACIÓN

Se llegó al punto
y éste no,
no es suspensivo.
Está solo,
bien entintado,
contundente
en su diámetro,
eficaz,
destronando comas,
aboliendo paréntesis,
sin opción
al eufemismo,
a interpretaciones,
literal,
rotundo
y doliente
de herida.
Tras él
sólo cabe firma,
sello sonoro,
seco,
de ecos gastados.

ESTAFAS

Quise comprar palomas en vuelo y me vendieron terrestres gaviotas en jauría, afanadas en la rapiña. Pedí lunas llenas, perladas, sin brumas, y obtuve eclipses densos, pesados, asesinos del brote. Quise brisas, me dieron arenas en tornado. Sin resignarme al entuerto, zarpé en mis naves buscando órbitas y llegué al sistema, al escalón previsto y reclamé,  a las altas esferas de lo correcto, y me impusieron sanción por la osadía, por la absurda pretensión del justiprecio. Ahora, escarmentado, no compro expectativas, las robo, las gasto, las vendo o las desecho.

GESTOS

Da igual el gesto, el rictus, los silencios. La exposición programada de símbolos y objetos etiquetados. Los dolores son, de eso no hay duda, están sin pretenderlos y solo el aire, a ventana abierta, puede arrastrar los humores en suspensión que lastran las cortinas. Es vano disparar carámbanos a ballesta, es inútil el flagelo de un tono de voz afilado o, por el contrario, el leve silbo de palabras en quejido. No hay hueco, en las cajas, para otro envase retornable. No queda vocación de calvario.

OBJETO PERDIDO

Aquí ando,
cual mobiliario
a desechar,
insensible de madera
de polilla extinguida,
más espectador
que atrezzo,
lo que si no,
protagonista,
apenas figurante.
No hay subasta
ni almoneda
en destino.
Recogida municipal,
reciclaje,
no hay lija
para la astilla,
ni barniz
que abrillante
lo opaco.
Más baúl
que armario,
arcón desfondado
por prendas rancias.
Qué hacer,
una vez tornado mueble,
tal vez urbano,
semáforo averiado,
farola intermitente,
contenedor de vidrios
siempre molidos.
No hay anuncio,
ni bando
ni esquela
en mi marquesina
huérfana,
soy la espera
de autobús sin linea.

LO QUE YA VIVES

A tan temprana edad,
ya ves,
ya vives
que no hay
colores puros,
que son todo matices
y el arco iris,
muchas veces,
es borrón
ensuciando azules.
Ya dueles
la vida extraña,
compleja,
que no es canción
liviana
sino desafino
en espesa sinfonía,
a menudo
mal orquestada.
Que los ángeles
tienen
alas sucias,
pesadas,
perdiendo batallas
en guerra cotidiana.
Que no hay flor
sin insecto,
que la luz se empaña,
que la nube
no es algodón,
sino estopa
deshilachada.
Vive sin embargo,
mira al frente,
sortea las zanjas,
que es vida
tu heredad,
el único legado
por el que cruzar
arroyos,
ciénagas,
que tendrás prado,
horizonte a plazo fijo.
Qué mas quisiera uno
que tener edenes
donde izar tu bandera.
Es tuyo el camino,
yo,
a ratos,
te llevo el atillo
y lavo tu cara
en manantial al paso.
Dibujaré tus hadas,
tus heroes,
tus palacios,
mas solo tengo
carboncillo efímero.

MERCENARIO DEL VERSO

Imagen
¿Tiene algo qué decirle a alguien querido u odiado pero no sabe como hacerlo de forma original?. ¿Tiene un amor secreto a quién sorprender con un poema exclusivo?. ¿Necesita una letra para esa melodía tan maravillosa que ha compuesto?
Convirtiéndome en una suerte de poeta callejero, paso la gorra como si estuviera en la calle Preciados o en el metro.
A partir de ahora tenemos versos en venta, a precio estipulado por el demandante que, mediante correo a filodespada@gmail.com, o bien a través de comentarios en este blog, deberá detallar las inquietudes, sentimientos, etc., que quiera que se plasmen en el poema.
Se exige, únicamente, que quede constancia de la autoría.
Si desea contribuir al mantenimiento y, como no, motivación del autor, con una humilde contribución económica, a modo de donativo voluntario, se aceptará de buen grado y se especificará vía e-mail el medio para hacerlo.
No obstante, se intentará satisfacer a todo el que lo quiera de forma gratuíta si bien el autor se reser…

YA ESTÁ BIEN

El ahogo incrustado entre costillas, empujando desde dentro, forzando el estallido. Temblores infantiles de aprendidos miedos asumidos como norma, la lógica del esperpento. Ya está bien que bien no está lo que ya está de más. Y no se ven luces cerca, que todo es fuego fatuo, falso color relamido, espectral ruido predecible. Ya está bien de lo que bien no está, basta ya de devastarse, de arrasar cuanto se topa, de topetar, que el tope está más que rebosado, inundando pupilas de agotada mirada de niña perdida entre zarzales ajenos. Que no nació para la espina, que nació para el pétalo y el néctar. Ácido el aire, insalubre de aliento emponzoñado a ventana cerrada. Fuera, al aire tendida espera soles, una sábana empapada en mercurio. Ya está bien de lo que bien no está.

DE LUNA

Imagen
No encuentra
la luna
destinatarios
del embrujo,
que es que andan
ocupados
para el baño de blanco,
para el delirio.
Y es que están seguros,
vacunados,
plenos de anticuerpos
desinfectantes
de todo atisbo
de belleza.
Y busca la luna
puesto
de satélite
en cualquier sistema,
a tiempo parcial,
para orbitar
y dirigir mareas.
Que es la luna
prescincible,
como el aroma
de jazmín,
ahora envasado,
etiquetado,
consumible.

NO PUEDE SER

No puede ser
mi sino
respirar cenizas,
que no nací
con vocación de averno.
No puede ser
la norma
pedrisco perenne,
que el agua tibia
está a mi alcance.
Por qué optaría
por el drama,
la tragedia en rutina,
habiendo risas
colgando de las farolas.
Que no es alud
mi sinfonía,
que quiero andantes,
adagios y sonatas,
en vez de fanfarrias,
metales quebrados
y tambor en grieta.

BENEDETTI

En lo oscuro, una mujer desnuda perdió la claridad que nos alumbra, vistiéndose de negro. Enlutadas, las mujeres desnudas dejan de estarlo, víctimas del frío seco, despojadas de versos, expoliadas de abrigo de palabra. Desde el sur que existe, hasta el norte que asfixia, suenan los ecos de Mario que dejó papel mojado, empapado de belleza de estrofa cristalina. Muerto el poeta queda la tinta, la voz colgada del viento, la memoria y el cantar.

CADÁVER DE DOMINGO

Otro domingo
que húmedo agoniza
sobre el mantel
tras matar
otra semana.
Otra semana confusa
de estación non nata,
evaporándose en chimenea
de clima trasnochado,
de desafinado mayo
cantando abriles,
quizá otoños
en días desubicados.
El lunes comienza
la primera contracción
del parto de incertidumbres.
Lunes laborable,
tal vez desperdiciable
o abolible,
soluble en taza matinal
o en sopa fría
de epilogo.
Habrá que disponerse
a abrir el libro
de la almohada,
donde leer posibles.

REPLAY

Es que no sé
si ando gastado,
devastado a lija
periódica,
erosionado de arenas
nocturnas,
abrasivas,
o acabaré modelado,
insensiblemente arcilloso
para ser expuesto
al esputo.
Y es que luego amanece,
llega el día
y se renombra,
con la pretensión
de borrar registros
de tinta aun fresca,
propensa a la mancha.
No puedo,
no debo acatar el sino,
no es de ley normalizarlo
y se pueden disolver
ciertos tatuajes carcelarios
y aflorar piel nueva.

MASA

Del rebaño
a la jauría
transita la masa
en oleada,
que es su fin
seguir pastores
o acorralar presas.
Bañados de tribu,
jaleando dioses
o héroes mundanos,
siguiendo raíles
diseñados al efecto,
encarrilando
la estampida.

ANTONIO

Cogido al lado oscuro
para darnos luz.
Inyectado de muerte,
recetándonos belleza,
marchó Antonio
envenenado,
cerrando el cuaderno,
al sitio de su recreo.
Tristes andan
chicas de ayer,
de todos los días,
huérfanas del candor
de heroína mutada
en miel cantada.

LO VI

Vi manos cantando
arias
de mariposa abandonada.
Tras el do,
la sordera de mis ojos,
crónica,
de lágrima calcificada,
fue el castigo
de mi pecado de gula,
del hambre de belleza.


VOLUTAS

Cómo aceptar la recta
si habitamos en esfera,
noria,
engranaje de reloj,
repitiendo el ciclo.
Cómo salir del hábito,
cómo no regresar
a los inicios,
al planteamiento,
mismo nudo
y fatal desenlace,
si nacemos en el giro.
Nos devora la inercia
circular
o elíptica,
mas ideamos
falsas trayectorias
que nos saquen del tiovivo.
Creemos llegar a la luz
cuando ya estamos volviendo.
Vanos son los pasos,
los raíles,
ficticiamente paralelos.
Nos ahogamos
entre cúpulas,
concéntricas.

TEMPERATURAS

Tras noches hirviendo,
calcinantes,
hay quien sirve mañanas templadas,
y mediodías al punto.
Mas la tarde va tostando
y la noche,
pasada de ceniza,
se torna nuevamente ascua,
horno de fundición,
metal líquido,
lava eruptada
o carámbano precocinado,
glaciar necio,
hielo abrasador,
hiriente
como llama.
Desayunar rocío
para cenar averno.

ABRE LOS OJOS

Es más que evidente que no ves
que el velo que nubla tu mirada,
a mi me empaña el alma,
me vuelve del revés.
Pero insistes hurgando en la ceguera
y no hay bastón que guíe tu sendero,
y ya no puedo mas ni quiero
beber de esa pecera
de insectos en salmuera.
Que es mucha la estopa en mi garganta,
que a los espectros nada les espanta,
y vuelven siempre
cuando anochece,
helando las costuras de mi manta.
Y bien se que tengo mis pecados
llenando la despensa
y mi conciencia
se ha anestesiado,
mas me siento vivir en penitencia.
Concédeme un poco de licencia
y salta ese cercado
en donde te acorralas a cada poco,
pues ya lo ves,
me estoy volviendo loco
y tengo el ser quebrado,
un maniquí en sala de tortura,
un hueso que se aboca a la fractura.
Y aun sin mí,
regresa a los espejos,
reescribe tu diario,
que hay días en rojo y no están lejos,
que una niña dibuja el calendario.

MADRE

Imagen
Tu vientre,
firmamento original
donde conjugar verbo
y carne,
constelándose planetas
empapados de tus aguas,
creando vida.
Y donas la carne al mundo,
carne viva
abrigada de tus brazos,
y sufres sus dolores
mientras velas
sus caminos.
Nadie te devuelve
el gesto máximo.
Nadie compensa
tus amares,
tus desgarro
en vocación,
pues eres tierra
a surco abierto,
tierra y mar
de espumas a bocajarro,
y aire alado,
brisa y aliento,
esfera única
en giro lento.
No hay días
de madre,
sino madre
de los días,
paciente del olvido,
de la sal amarga
de despedidas
en andenes obligados.
Aun me impregnan
tus humores,
tus amores
y las yemas
de tus dedos
en mi pelo,
ya más ralo.
Sé bien
cuánto te duelo,
como en primera contracción,
dolor perenne
de carne propia,
desgajada a voluntad.




OJOS

Siguen mis ojos
pariendo muertos,
en burla cruel
por mi idiotez.
No hay mano
que me guíe,
solo boca
de esputo
adiestrada.
Cuanta hiel
habrá que tragar
para despertar
o perecer,
escapar al amargo.
Es terca
la rueda calzada,
siempre en giro,
sin derrota
a senda limpia.
¿Tendrá el pozo
más sondeo?.
La humedad rezuma
mas no brota caudal,
reina el eco
del grito en estribillo.