Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2009

TIEMPO DE INSECTOS

Una estampidade libélulas salvajesembiste el ánimode mi tezde corcho molido.Puede serque no tengamás porvenirque la plaga.Convivoen el enjambre,inmune a la picadura,y reposo en el sofávestido de abejas.No hago másque pisar orugas,procesionarias,penitentesy urticantes,que peregrinan neciasa mi pechode tronco hendido.Amago el grito,mas de mi bocaemanan rebañosde polillasque silencian llamadascon carracade aleteo.Mientras,el grillo en temporada,afina el violonchelode sus monótonas patas,pretendiendo atenciónsobre el musgode mis rodillas.

APRENSIÓN

Qué tendré,Doctor,qué padeceréque me levantovomitando colibríes.Que sangra mi narizde estornudarrosales.Qué virusincubaré,con este sarpullidode huevos de mariposa.Vacunado estoycontra el vuelo de ave,contra la infecciónde acordes de violín,contra la mareaen acantiladoy la lunaen temblor de reflejo.Mas no estoy bien,Doctor,que lo sé,que se me nubla la vistade arcoiris en racimo.Que carezco de apetito,ahíto de saborde violetas en melaza.Que no duermo,que levitoentre pétalos,que siento fatigaal caminarsobre baldosas de corales.Recéteme cordura,sentido común,en comprimidosde a quinientosmiligramos de razón.Busque el tumordel que emananlos delirios,rádiemey que no crezcael mal de olaque sala mis arenas.

BIEN PODRÍA

Bien podría buscar la mesura,funambulear por lo aceptable,equilibrarme,en vocación de recta.Bien podría buscar ritmo,constante y sin redobles,puntual latido,pero la espiral,el muelle motorde mi errática maquinaria,tiene pliegues vencidosy salta a caprichoengullendo segundos.Bien podría ser cristal,témpano impasible,mas las ascuasme fundene inundo los portalesque visito.Y lo mismo soy charcoque torrente,calima y diluvio,carne y metal,seda y estopa.Muro o ventana,pozo o escalera.Mas no aspiroa prisma tallado,que cristalizo malal ser un gajo perdidode un astro errante.No hay aleaciónque me temple,pues pierdo el filoal primer embate,y voy del estoquea la estacay si no corto,parto.Bien podría la norma,lo común,adoptarme,sacarme de este hospiciode huérfanos de tierra firme.

LA NUBE

Y es que vuelve
la nube,
y la veo
yo que bebía el sol,
y es que vuelve,
y la veo,
sin paragüas,
y no sé,
no hay voladizos,
ni toldos abiertos,
y no sé,
otra vez,
no sé.
Pero está ahí,
la nube,
plomiza,
de mercurio vertido
por termómetros
profanados.
Está ahí,
otra vez,
la nube.

EN ESTE PUNTO

Mis cabellos,
de diente de león,
me abandonan
con la brisa,
germinando canas
en otros craneos
en barbecho.
El tiempo gastado
cuelga de mis perchas,
junto a las polillas
cenadas
en noches de cortina.
Pero eso soy,
nudo de células
perecederas,
y no lamento
erosiones,
que algunas fueron gozo.
Tampoco me urge
cerrar cuentas,
que habrá tiempo,
o no lo habrá,
y los números
se apilarán en hospicio.
Espero poder
seguir siendo
sufrido,
tolerado,
mas no me apuran
los relojes
que se deslabazan
entre mis dedos.
No ansío
retrocesos.
Perezoso asumo
lo andado
sin retorno.
Y miro al frente,
receptivo
al horizonte.






EDUARDO

Un hacha,
taladora de vida,
abrazada de veneno
de serpiente mezquina.
Emblema demente
de la alimaña.
Una cobarde llama
se llevó a Eduardo
de los días posibles.
Otra llama,
la perpetua
de la verdad,
la honesta,
hoguera azul
vigilante,
será la antorcha
que ilumine
las madrigueras
de la bestia,
marcándole el camino
hacia la jaula justa.

ES LA VIDA

Es la vida sueñodonde abundan Segismundos,encarcelados de agobiopor el rey de los azares.Sueño en apnea,axfisiante,subacuático,de difícil buceocuando lastras yunquesde plata de ley.Es la vida muerte,sendero  certeroaun siendo equívoco,pues cierto es el terminal.Es la vida ecode palabras envasadas,almacenadas en ovillode tejer mortaja.Es la vida teatro,texto y gesto,improvisadoy aprendido,donde damos piépara el mutis,o el trágico desenlace.Es la vida.

QUÉ HIZO ELLA

Qué hizo ella
para el temor,
para el temblor,
para vivir colgada
del interrogante.
Por qué la condena
impuesta sin pecado.
No vino a eso,
que vino a luz,
no a tiniebla,
que vino a risa,
no a sollozo,
que vino
porque se la trajo.
Miserable vida
la del que hereda
hieles,
desparramadas,
vertidas,
en el hogar
del absurdo.

EL PEDERNAL DE LAS HORAS

Las horas,las de pedernal,se rozanincendiando relojes, siempre desorientados.Horas densas,en arista,que dejan marcade pedrada.Es cuando el tiempo,elástica cintadiscontínua,se contraetras ser forzado,condensandomomentosantes dilatados.El cielo se encapotade nubes de pegamentoque descarganaguaceros lentos,encolando las calles,las mesas,los lechosy así,adhesivos,atrapados somos,ligados a la marañatemporalque nos devora.

POLITICADAS

Si hubieran de pisar suelo,en vez de atriles copular,en verdad podrían mudarla mentira que es su fuero.Mas no se pueden curarde tanta infamia en pandemia,que es peor que la alcoholemia,la adicción a manipular.Y ahí está la miseriade tan loable sistemaque se tornó en pamema,consistiendo en una feria,mercadear bajo un lema,de cuatro frases al usoque algún charlatán dispusopara dormirnos la flema.Y puede sonar a anatemarenegar de democraciasdonde asumir las falaciases la norma, no el problema.Y cuando llueven desgraciasen casa del ciudadanote pueden tender la manoy tras robarte dar gracias.Pero ellos son ajenos,que están hechos de otra pasta,que, más que clase, son castay hasta se tienen por buenos.Por el voto legitimados,aunque venga de la inerciaque provoca la anestesiaque nos dan por todos lados.

IR

Ir de puntillas,suspendido,rozando capas de airesobre pavimentosde lija.No tropezarni marcar el paso,levitar sin milagrosobre el trayectodel día.No ver,no mirarni buscar síntomas,obviar.Callar,silenciar,olvidaren amnesiaterapéutica.Vivir,o intentar.

NAUFRAGIO

Se me escapande las manos,las voluntades anexasy sin controlcampan por las aceras,prodigando desmanes.No hay soldaduraque estañe tanta fuga,que se anegan camarotesy el fondo espera,con afán de coral,mi casco en grieta,receptivo a los bancosde peces en jauría.Atónitos andan,espectadoresdel naufragio,mas no preguntan,prudentes,por causas,azareso circunstanciasdel siniestro.Desastre conocido,enmarcado yaen triste color sepia.Sólo una sirena,extraviada por pequeña,canta melodías,desganada ya,clamando por marinoscurtidos de abordajes.

DIMISIÓN

Por la presentepresentola irrevocable renuncia,me siento y dimito de lo asumible,lo previsible,pues no asumolo que se anunciaa cada hora,a deshora,como norma.Que ya no estoypara cargos,descargola carga en cruzque se me asigna.No se ve luzy eso me indigna,y me exasperatanta ceguera.Artificial necesidadde insistenciaen la necedad.Que no hay pacienciay en la concienciaaun tengo restosde corduraescasos en rayadura,pero prestosa iluminartorpes caminossi se me pidesin pergaminosque renegar.Y es huídalo que no pudeen esta vida,lo que se pudreen las despensas,el ácidoque se dispensa,el hábitoque se apolilla,sin tanto uso,y no se apostillala heridapor el abuso.

CÁNCER SOY

Y hay quién cáncerme llama,desde la metástasisdel absurdo.Y razón tendráal analizarme,al ver los nódulosque se enquistanen tumores en red,marañade miasmas de rabia.Mal caminopara un mal mal,mal antiguo,retroalimentadosin radiación posible.Rechazo terapias,me asumo terminalviendo,viviendo,recaídas,ataques críticosa cada día.

SUICIDIOS

Es el suicio fugade las pequeñas muertescotidianas,duras muertespequeñasmas vacías de vida.Y uno,a veces se suicida,en fallido suicidiopor el resultado finalde muerte interrupta.Y uno bajaa cuanto infiernose le ofrece,y se ahogaen mares de licor amargo.Muerto de alcohol,caído,revolcado en cunetacual despojo,sintiendo muertesque no llegan.Y uno se levanta,y se tumba,y le da igualsu persona,el resultado,su fama,su honra,su imagen estercolada.Y uno resucitade una muertesin consumar,y vive muerteso limbos derogados.

MUTANTES PALABRAS

Las palabras salen,se derramany al expedirlas,toman vida propia,mutándose puñallo que quiso ser mofa.Podrá unopronunciar ramosque pueden llegarsólo espinas.Mas no sólo la vozes culpable,que el oído,envuelve a convenienciael vocablo recibido,y así,justificado,devolver silencios penales,o ristra de reproches.Desafinado el tonode un mál músico,suena a rebatola pretendida sonata.

MERCADO

No sabría, pues,decirte,a como vendo el afán,pues fluctúaa cada hora,en picos y simasque no hay valleintermedio.Y es que el mercadode ansia,de posibles,es convulsoen coyuntura,dependiendo de existenciamás que de demandaen puja.Y me empujaal beneficio,en huecosy vacíos,o a la pérdidade ánimo,bancarrotadel sentido.Será la crisisde valores que no valen,que no hay liquidezque el alma empape,si es que esel alma un bieno ficticia burbujahenchida de sermones,especulada,Y solo la mentetiene entidadde mercancía,de fruto perecedero.