martes, 30 de junio de 2009

TIEMPO DE INSECTOS

Una estampida

de libélulas salvajes

embiste el ánimo

de mi tez

de corcho molido.

Puede ser

que no tenga

más porvenir

que la plaga.

Convivo

en el enjambre,

inmune a la picadura,

y reposo en el sofá

vestido de abejas.

No hago más

que pisar orugas,

procesionarias,

penitentes

y urticantes,

que peregrinan necias

a mi pecho

de tronco hendido.

Amago el grito,

mas de mi boca

emanan rebaños

de polillas

que silencian llamadas

con carraca

de aleteo.

Mientras,

el grillo en temporada,

afina el violonchelo

de sus monótonas patas,

pretendiendo atención

sobre el musgo

de mis rodillas.

lunes, 29 de junio de 2009

APRENSIÓN

Qué tendré,

Doctor,

qué padeceré

que me levanto

vomitando colibríes.

Que sangra mi nariz

de estornudar

rosales.

Qué virus

incubaré,

con este sarpullido

de huevos de mariposa.

Vacunado estoy

contra el vuelo de ave,

contra la infección

de acordes de violín,

contra la marea

en acantilado

y la luna

en temblor de reflejo.

Mas no estoy bien,

Doctor,

que lo sé,

que se me nubla la vista

de arcoiris en racimo.

Que carezco de apetito,

ahíto de sabor

de violetas en melaza.

Que no duermo,

que levito

entre pétalos,

que siento fatiga

al caminar

sobre baldosas de corales.

Recéteme cordura,

sentido común,

en comprimidos

de a quinientos

miligramos de razón.

Busque el tumor

del que emanan

los delirios,

rádieme

y que no crezca

el mal de ola

que sala mis arenas.

 

 

 

BIEN PODRÍA

Bien podría buscar la mesura,

funambulear por lo aceptable,

equilibrarme,

en vocación de recta.

Bien podría buscar ritmo,

constante y sin redobles,

puntual latido,

pero la espiral,

el muelle motor

de mi errática maquinaria,

tiene pliegues vencidos

y salta a capricho

engullendo segundos.

Bien podría ser cristal,

témpano impasible,

mas las ascuas

me funden

e inundo los portales

que visito.

Y lo mismo soy charco

que torrente,

calima y diluvio,

carne y metal,

seda y estopa.

Muro o ventana,

pozo o escalera.

Mas no aspiro

a prisma tallado,

que cristalizo mal

al ser un gajo perdido

de un astro errante.

No hay aleación

que me temple,

pues pierdo el filo

al primer embate,

y voy del estoque

a la estaca

y si no corto,

parto.

Bien podría la norma,

lo común,

adoptarme,

sacarme de este hospicio

de huérfanos de tierra firme.

sábado, 27 de junio de 2009

LA NUBE

Y es que vuelve
la nube,
y la veo
yo que bebía el sol,
y es que vuelve,
y la veo,
sin paragüas,
y no sé,
no hay voladizos,
ni toldos abiertos,
y no sé,
otra vez,
no sé.
Pero está ahí,
la nube,
plomiza,
de mercurio vertido
por termómetros
profanados.
Está ahí,
otra vez,
la nube.

jueves, 25 de junio de 2009

EN ESTE PUNTO

Mis cabellos,
de diente de león,
me abandonan
con la brisa,
germinando canas
en otros craneos
en barbecho.
El tiempo gastado
cuelga de mis perchas,
junto a las polillas
cenadas
en noches de cortina.
Pero eso soy,
nudo de células
perecederas,
y no lamento
erosiones,
que algunas fueron gozo.
Tampoco me urge
cerrar cuentas,
que habrá tiempo,
o no lo habrá,
y los números
se apilarán en hospicio.
Espero poder
seguir siendo
sufrido,
tolerado,
mas no me apuran
los relojes
que se deslabazan
entre mis dedos.
No ansío
retrocesos.
Perezoso asumo
lo andado
sin retorno.
Y miro al frente,
receptivo
al horizonte.






martes, 23 de junio de 2009

SAN JUAN

En torno a la hoguera,
la danza,
ardiendo las maldades,
San Juan,
el decapitado
de la noche,
conjura deseos
y espanta maleficios.

viernes, 19 de junio de 2009

EDUARDO


Un hacha,
taladora de vida,
abrazada de veneno
de serpiente mezquina.
Emblema demente
de la alimaña.
Una cobarde llama
se llevó a Eduardo
de los días posibles.
Otra llama,
la perpetua
de la verdad,
la honesta,
hoguera azul
vigilante,
será la antorcha
que ilumine
las madrigueras
de la bestia,
marcándole el camino
hacia la jaula justa.

miércoles, 17 de junio de 2009

POR QUÉ

 

Por qué doler,

por doler,

si todo es más fácil

que buscar la llaga

y hurgar las pústulas

y salpicar testigos.

Por qué no el vivir,

el transitar,

en rosa,

sin espina impuesta.

Por qué el gemido

si el cantar

está al alcance.

 

 

martes, 16 de junio de 2009

ES LA VIDA

Es la vida sueño

donde abundan Segismundos,

encarcelados de agobio

por el rey de los azares.

Sueño en apnea,

axfisiante,

subacuático,

de difícil buceo

cuando lastras yunques

de plata de ley.

Es la vida muerte,

sendero  certero

aun siendo equívoco,

pues cierto es el terminal.

Es la vida eco

de palabras envasadas,

almacenadas en ovillo

de tejer mortaja.

Es la vida teatro,

texto y gesto,

improvisado

y aprendido,

donde damos pié

para el mutis,

o el trágico desenlace.

Es la vida.

 

 

 

QUÉ HIZO ELLA

Qué hizo ella
para el temor,
para el temblor,
para vivir colgada
del interrogante.
Por qué la condena
impuesta sin pecado.
No vino a eso,
que vino a luz,
no a tiniebla,
que vino a risa,
no a sollozo,
que vino
porque se la trajo.
Miserable vida
la del que hereda
hieles,
desparramadas,
vertidas,
en el hogar
del absurdo.

lunes, 15 de junio de 2009

REMOLINO

Por mas que el caudal,
turbio y reconocido,
se modere en canal,
prometiéndose navegable,
ahí está,
dormido,
el remolino que emerge
engullendo
la esperanza.

EL PEDERNAL DE LAS HORAS

Las horas,

las de pedernal,

se rozan

incendiando relojes,

siempre desorientados.

Horas densas,

en arista,

que dejan marca

de pedrada.

Es cuando el tiempo,

elástica cinta

discontínua,

se contrae

tras ser forzado,

condensando

momentos

antes dilatados.

El cielo se encapota

de nubes de pegamento

que descargan

aguaceros lentos,

encolando las calles,

las mesas,

los lechos

y así,

adhesivos,

atrapados somos,

ligados a la maraña

temporal

que nos devora.

 

 

 

sábado, 13 de junio de 2009

POLITICADAS

Si hubieran de pisar suelo,

en vez de atriles copular,

en verdad podrían mudar

la mentira que es su fuero.

Mas no se pueden curar

de tanta infamia en pandemia,

que es peor que la alcoholemia,

la adicción a manipular.

Y ahí está la miseria

de tan loable sistema

que se tornó en pamema,

consistiendo en una feria,

mercadear bajo un lema,

de cuatro frases al uso

que algún charlatán dispuso

para dormirnos la flema.

Y puede sonar a anatema

renegar de democracias

donde asumir las falacias

es la norma, no el problema.

Y cuando llueven desgracias

en casa del ciudadano

te pueden tender la mano

y tras robarte dar gracias.

Pero ellos son ajenos,

que están hechos de otra pasta,

que, más que clase, son casta

y hasta se tienen por buenos.

Por el voto legitimados,

aunque venga de la inercia

que provoca la anestesia

que nos dan por todos lados.

IR

Ir de puntillas,

suspendido,

rozando capas de aire

sobre pavimentos

de lija.

No tropezar

ni marcar el paso,

levitar sin milagro

sobre el trayecto

del día.

No ver,

no mirar

ni buscar síntomas,

obviar.

Callar,

silenciar,

olvidar

en amnesia

terapéutica.

Vivir,

o intentar.

 

 

 

 

miércoles, 10 de junio de 2009

NAUFRAGIO

Se me escapan
de las manos,
las voluntades anexas
y sin control
campan por las aceras,
prodigando desmanes.
No hay soldadura
que estañe tanta fuga,
que se anegan camarotes
y el fondo espera,
con afán de coral,
mi casco en grieta,
receptivo a los bancos
de peces en jauría.
Atónitos andan,
espectadores
del naufragio,
mas no preguntan,
prudentes,
por causas,
azares
o circunstancias
del siniestro.
Desastre conocido,
enmarcado ya
en triste color sepia.
Sólo una sirena,
extraviada por pequeña,
canta melodías,
desganada ya,
clamando por marinos
curtidos de abordajes.
 

martes, 9 de junio de 2009

DIMISIÓN

Por la presente
presento
la irrevocable renuncia,
me siento
 y dimito de lo asumible,
lo previsible,
pues no asumo
lo que se anuncia
a cada hora,
a deshora,
como norma.
Que ya no estoy
para cargos,
descargo
la carga en cruz
que se me asigna.
No se ve luz
y eso me indigna,
y me exaspera
tanta ceguera.
Artificial necesidad
de insistencia
en la necedad.
Que no hay paciencia
y en la conciencia
aun tengo restos
de cordura
escasos en rayadura,
pero prestos
a iluminar
torpes caminos
si se me pide
sin pergaminos
que renegar.
Y es huída
lo que no pude
en esta vida,
lo que se pudre
en las despensas,
el ácido
que se dispensa,
el hábito
que se apolilla,
sin tanto uso,
y no se apostilla
la herida
por el abuso.

CÁNCER SOY

Y hay quién cáncer
me llama,
desde la metástasis
del absurdo.
Y razón tendrá
al analizarme,
al ver los nódulos
que se enquistan
en tumores en red,
maraña
de miasmas de rabia.
Mal camino
para un mal mal,
mal antiguo,
retroalimentado
sin radiación posible.
Rechazo terapias,
me asumo terminal
viendo,
viviendo,
recaídas,
ataques críticos
a cada día. 

lunes, 8 de junio de 2009

SUICIDIOS

Es el suicio fuga
de las pequeñas muertes
cotidianas,
duras muertes
pequeñas
mas vacías de vida.
Y uno,
a veces se suicida,
en fallido suicidio
por el resultado final
de muerte interrupta.
Y uno baja
a cuanto infierno
se le ofrece,
y se ahoga
en mares de licor amargo.
Muerto de alcohol,
caído,
revolcado en cuneta
cual despojo,
sintiendo muertes
que no llegan.
Y uno se levanta,
y se tumba,
y le da igual
su persona,
el resultado,
su fama,
su honra,
su imagen estercolada.
Y uno resucita
de una muerte
sin consumar,
y vive muertes
o limbos derogados.

jueves, 4 de junio de 2009

MUTANTES PALABRAS

Las palabras salen,
se derraman
y al expedirlas,
toman vida propia,
mutándose puñal
lo que quiso ser mofa.
Podrá uno
pronunciar ramos
que pueden llegar
sólo espinas.
Mas no sólo la voz
es culpable,
que el oído,
envuelve a conveniencia
el vocablo recibido,
y así,
justificado,
devolver silencios penales,
o ristra de reproches.
Desafinado el tono
de un mál músico,
suena a rebato
la pretendida sonata.
 

miércoles, 3 de junio de 2009

MERCADO

No sabría, pues,
decirte,
a como vendo el afán,
pues fluctúa
a cada hora,
en picos y simas
que no hay valle
intermedio.
Y es que el mercado
de ansia,
de posibles,
es convulso
en coyuntura,
dependiendo de existencia
más que de demanda
en puja.
Y me empuja
al beneficio,
en huecos
y vacíos,
o a la pérdida
de ánimo,
bancarrota
del sentido.
Será la crisis
de valores que no valen,
que no hay liquidez
que el alma empape,
si es que es
el alma un bien
o ficticia burbuja
henchida de sermones,
especulada,
Y solo la mente
tiene entidad
de mercancía,
de fruto perecedero.

BATRACIO.

Uno va a aprender  a recuperar palabra,  aunque sea más croar  de batracio en charca,  que no príncipe encantado  y no habrá beso ...