martes, 28 de junio de 2011

PEDÍ QUE BUSCARAS

Cuando pedí que buscaras
dónde aparcaba la Luna
no anhelaba más fortuna
que cuatro rayos de plata
de esos que pierde a diario
en las noches de rocío,
rayos blancos, rayos fríos,
para iluminar tu armario.
Para vestirte de aura,
compensando la luz pura
que pierdes por las costuras,
que se evade de la jaula
que forjé para tenerte
como un cálido candil,
para ver como escribir
el libro de nuestra suerte.






lunes, 27 de junio de 2011

SABOR DE LUZ

A veces degusto luces,
las cato en su pleno aroma
emborrachándome de colores
refractados en los prismas
de mi mente,
no siempre opaca.
Pero no siempre atina
el rayo luminoso con la idea, 
deformando la razón,
multiplicando fantasmas,
espectros de reflejo
de imagen volteada.
Y me expongo
y me saturo
de los afanes en ráfaga 
de claridad de mediodía.
Busco tardes cítricas,
albas de cereza verde,
para bañar las formas
que transitan mis espejos.

sábado, 18 de junio de 2011

MADRID EN DOSIS

 

Regresé, 
brevemente, 
a tus venas tortuosas 
coaguladas de gentío. 
Volví a tu luz anaranjada, 
Madrid colorido, 
evocando trozos de piel 
que perdí por tus aceras. 
Pequeño pueblo grande, 
casa de todos, 
grandeza y miseria 
emulsionadas en gazpacho. 
Te ví de nuevo, 
te degusté, 
departí en charla larga 
y,  sin despedirme, 
pues tal no quiero, 
te dejé a la espalda 
de un tren norteño.
Tengo mi dosis 
de Madrid, 
al menos para un tiempo, 
síndrome apaciguado.

lunes, 13 de junio de 2011

COMO SUENA

Mira tú que yo
siempre amé violines en sonata
o en allegro triunfal,
incluso el pizzicatto.
Mas la claridad de ave
de la cuerda poseída por arco suave,
siempre tornó en quejido ronco
de violoncello en adagio,
en fuga fúnebre.
A veces en acorde seco
de contrabajo en blues,
gemido de saxo
a luz de barra.
No temáis que no vuelvo
a los ecos de los vasos,
que aun me quiero desquerido
y aparto nubes que me tumbaban,
prefiero confusión clara
que claridad confusa
refrigerada en hielo.
Más de motu propio
que ajeno,
que ajeno es todo
lo que se aleja
a la caza del fantasma
que engendran en los corrillos.
Ya fui,
a mayor porcentaje,
lo que se quiso,
también fui lo que no quiero,
no seré un subíndice
de los pronósticos.

NO ES QUE LO DIGA YO

Que no es que lo diga yo,
que lo dice más gente.
¿Qué gente?-
La gente que dice .
¿Qué dice la gente?.
Lo que digo yo,
que no es que lo vea yo,
es que lo ve mucha gente.
¿Que gente?.
La gente que dice,
que dice que ve,
que ve lo que sabe,
que sabe lo que dice,
que dice que sabe que ve,
lo que digo yo. 
Del dicho al hecho
no hay trecho,
si lo dice la gente
es lo cierto,
es cierto el dicho
que dice la gente
y lo digo yo.

viernes, 10 de junio de 2011

MULTIVERSO

Qué importa la ecuación
que nos porta en la parábola,
ajenos viajeros
de un cálculo imposible.
Qué importa el tú
o el yó,
qué importan ellos,
nimios restos
de error decimal.
Ni mota de tiza
en la pizarra negra.



miércoles, 8 de junio de 2011

CICLO CORTO

Un gesto basta
para abrir las puertas
de los infiernos.
Recojo las siembras
y me intoxico de error.
Para qué transcurrir
si soy viento que barre 
lo amable que se me acerca.
Cuelgo de la incógnita
y asumo que lo peor asoma.
Procuro idear muros
que me empareden
tapiando lo perpetrado.
Soy suceso,
fauna cadavérica
de ciclo corto.

viernes, 3 de junio de 2011

VERSOS INDIGNADOS

Rubalcaba
quiere ser Alfredo,
que suena mas nuevo
menos imposición,
no se acaba
el viejo sistema,
por mucho que quieran
campistas de Sol.
Ya se asoman
negras tempestades
de hostias a millares
si no hay evacuación,
que ya cansa
plaza de asamblea
que ya no se menea
y no da solución.
Comerciantes,
antes tolerantes,
de fiambre donantes
por la novedad,
ya se indignan
y exigen limpieza,
duro a la cabeza
si hay que despejar.
Y es que todo,
si se eterniza el modo,
torna el agua en lodo
y comienza el hedor,
queda en nada
la joven acampada,
ahora ya trasnochada,
y el grito es ya rumor.
No se enteran
que no es la protesta
lo que más molesta
si va un alemán,
y dice que lo enferma un pepino,
y afirma que vino
de aquí y no de allá.
Mientras tanto
sigue el mercadeo
de escaños a pelo,
que hay que repartir,
que no importa
la gente ni torta
que el voto se aporta
y otro es decicir. 

MINOTAURO CIEGO.

Recolectando monedas sueltas de tiempos muertos, mientras  buscaba lágrimas viudas en cualquier cementerio, cayeron como llamada todos...