lunes, 28 de julio de 2014

HOY NO CONTÉIS CONMIGO.

Hoy acarreo carne muerta
en la entraña cercenada,
hoy es día de ira,
de gangrena adobada
con lágrimas antiguas.
No supe como hacerlo,
suspendí las prácticas
de esta asignatura densa
de vocación de eternizarse.
Pierdo partículas
y el núcleo se desgaja,
dolorido de la física,
no encuentro el paralelo
de cuántica alternativa.
Hoy llamadme rabia,
derrota y aridez
de dunas sepultureras.
Hoy llamadme puñal,
aunque la razón me niegue,
soy ansia homicida
en virtualidad real.
No contéis hoy conmigo,
que la razón macere
la sangre de lava
y torne las arterias en hielo. 

jueves, 24 de julio de 2014

MALA AÑADA

A veces lavo mi rostro en la frontera
entre noche y día clandestino,
con aguas bravas de hoguera,
con actitud de fiera.
Y no porto reloj en mi camino,
porque son días de escombrera
y el tiempo pliega las aceras.
Mas puede parecer que me incomoda
el ictus de sonrisa de papel
que la gente atesora
en tinajas de miel.
Pero es que no tengo más que un puto traje,
el boleto gastado de un peaje,
una paloma
en estado de coma,
la foto amarillenta de un viaje.
Sólo habito en andén de madrugada,
con mi verso en el filo de la espada,
sin prisioneros,
un simple desafuero,
un vino agrio de una mala añada. 

martes, 22 de julio de 2014

EN EL MINUTO SIGUIENTE

En el minuto siguiente
a una muerte,
a mano de hombre urdida,
se derrumban los pilares
de los foros milenarios,
todas las páginas
se tornan blancas
y el pentagrama es virgen
en el retorno a la quijada.
Mientras santas sean las tierras,
no hay lugar para el arado.
Si la tierra no es de hombres,
es de sangre el regadío.
En el minuto siguiente,
al siguiente minuto,
todo puede hacerse
habiendo manos
y voces libres
sin oración ni yunta
de bandera en mortaja.
En el minuto tercero,
rearmados en la idea,
podremos ser
lo pretendido.


lunes, 14 de julio de 2014

CAMISA DE LLAGA

Con mi camisa
de llaga abierta,
recién planchada
a vapor de asfixia,
tomo camino
de hora siguiente.
Pesa tanto
el hábito a la herida,
que no hace monje
de mi osamenta.
Lesión crónica,
ventana hendida
de acero frío,
sin vocación de cicatriz.
Es quimera
la luz al paso,
la pretendida calma
no encuentra asiento
y soy estigma,
llaga en latido,
y veo los años,
más que restantes,
sustraídos.
Y aquí vierto
los purulentos humores,
entre renglones sucios,
paliando acaso
este genocidio
de esperanza humilde.
Seré la llaga,
la úlcera,
gangrena,
mas caminando erguido.

A IMAGEN Y SEMEJANZA


De nada valieron
mis brazos haciendo lecho,
ni mi desentonada voz
dando fondo a tus sueños.
De nada valieron
los vacíos de la entraña
al no saberte cierta.
Ahora despuntas
y apuntas
y a conveniencia me imputas,
saeteándome a desprecios.
Creas la escena
a tu capricho,
achacándome labor
en la tragedia,
mas no te acato,
pequeña ave
que me destripa.
Desisto de la campaña
de conquista de lo mío,
allá tú con lo que asumes.
Aquí estoy
con mi dolor seco,
mas ya no ruego,
no te andaré a la zaga
suplicando presencias
que aparte de ti,
dolor primero,
hay que vivir
aun casi hueco.
A imagen y semejanza
tomas camino,
en los arcenes ando,
a mano abierta,
nunca escondido en las cunetas.
Donde hallarme sabes,
nunca detrás arrodillado,
que no nací para agachar cabeza.

miércoles, 9 de julio de 2014

MAÑANA OS DIGO

Tengo un proyecto de nube,
hilada con sal y espuma
de una mar nunca surcada,
virgen de arena y nácar,
un proyecto de rocío temprano,
florecido en brotes tiernos,
sin lugar a la espina.
Proyecto tengo
sin herramientas,
a mano y cuerpo,
a bocanadas,
a convulsión,
estertor y espasmo.
Pero no hay aves
que colaboren
y emprendo a bocajarro,
a renglón roto
de mordedura.
Y el borrador se evade,
alérgico a la rabia,
la encarnadura
de la sed crónica,
secano y ansia.
Tengo proyecto cierto,
pues cierta es la migraña
que ruge en las pretensiones.
Mañana os cuento,
tengo un proyecto en mente,
demente e insolente,
mañana os digo. 

viernes, 4 de julio de 2014

Almoneda

Confuso,
propietario del extravío,
podrá ser el tiempo
el que diluya,
pero mi roca es arena
sin asiento,
voladiza sustancia
dispersa en los errores
que no tienen cura.
La voz tenue
que me araña al otro lado
sabe del poder de sus navajas.
Hemorrágico en seco,
coagulado,
trombo soy
colapsando avenidas.
En esta vitrina polvorienta
me expongo a las verdades,
el barniz se funde
e inunda la almoneda.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...