Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2016

ESAS MÁGICAS PRESENCIAS.

Con el ánimo ondulado,
llegó aquella mañana amarilla
para hacerse un hueco en los minutos.

Como equipaje,
un arcón de papel mojado
lleno de palabras usadas,
planchadas al vapor de rocío.

Dormía tras las cortinas
cantando a media voz
baladas francesas.

Cocinaba flores secas
en salsa de recuerdos dulces
y leía cuentos extraños
sobre hadas ancianas
y príncipes desterrados.

Llegó aquella mañana,
o quizá no,
quizá estuvo siempre
entre los días,
en los silencios fugaces
pintando las miradas.

INVENCIBLE.

Los ojos de ámbar puro,
luminosos de miel de almendro,
con la sonrisa extraída
de la entraña de la luna llena,
la voz coloreada
con tintes orientales
y la alegría de los cascabeles dorados.

Mas tuvo que ser a tí
a quien la sombra invadiera
cuando vida nueva forjabas
para este planeta huérfano.

Tuvo que ser a ti,
flor de canela tibia,
y no a mí,
que lo merezco,
a quien el azar
nublara con átomos de miedo.

Pero saldrán los días
a devorar las noches
y tu afán de viento
borrará la nube
de los azules que pintas
cuando cantas a vida sostenida.

Se segará el sendero
y galoparás heróica
por las praderas que conquistes,
junto a tus aliados de sangre,
con los que milito.

Saca la fuerza atesorada
y huirán los fantasmas
ante tu luz veraniega,
invencible en las encinas.

A LA ESPERA DE VUELO.

Imagen
A la espera de un vuelo,  un viento favorable,  un soplo fresco  que barra la quietud de este ansia estancada. 
Sólo veo  palomas indigentes,  tullidas y criminales  a ras de suelo polvoriento,  siendo el aire nube  y la nube cemento intransitable. 
Recibo palabras con recargo  mientras anhelo silencios tibios  donde colgar mi chaqueta  con los bolsillos atestados  de piedras de río. 
Con vocación de cúpula,  de estar acotado  y no abandonado  en la inmensidad que me consta,  soy también presa del miedo  de no ser nada  en este todo inabarcable. 
La luz es siempre intermitente,  fugaz y huidiza,  mientras el horizonte devora  todo camino por recorrer. 

SANGRE AZUL.

Nadie lo ha pedido, pero hoy es el día de la Policía. Va por las personas que trabajan por todos nosotros.

SANGRE AZUL.

En la ciudad que habitas,
sangre azul recorre sus arterias,
azul que vela
por tus sueños perdidos,
azul que está en aquello
que no quisieras ver.

Sobrevolando hogares
donde el infierno es norma,
en los vertederos
de la sociedad injusta,
paliando el mal
a pie de acera.

Enjugando lágrimas
de criminal amor,
rescatando niños
de las rapaces negras,
escudo de los odios
de metralla
de los profetas oscuros.

Desentrañando
el latrocinio
de los parásitos del cargo,
en vanguardia de lo justo.

Humanos seres,
con defectos y temores,
en mayoría de honra,
con la vida presta
a la necesidad
de perderla
por espantar tus males.

Luz azul
en las tinieblas urbanas.