lunes, 21 de agosto de 2017

BARCELONA.

Al grito de dioses viejos
y odios cultivados,
se siegan vidas al paso
para germinar rabia en bruto.

Tras la sangre injusta
y alguna procedente,
viene el desmán gratuito
de los cráneos en vano.

Lloran los pájaros
de Casals
por La Rambla herida
mientras no parece
haber remedio
para lo mezquino
que se derrama.

No serán los templos
los que sanen la herida
abierta en versículo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

ENTRE VISILLOS.

Entre visillos de auroras  se asoman las mezquindades  agazapadas al acecho  de los dolores humanos.  Pues hay quien mata,  quien muere  y q...