sábado, 16 de septiembre de 2017

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída
y en la bisagra lo posible
mientras el viento amarillo
barre las aceras negras.

En tu mirada de almíbar
se acumulan los insectos
que no supieron de prudencia.

Es el otoño quien se acerca
con su maleta de hojarasca
silbando una balada antigua
con la mirada lacrimosa.

En tus labios derretidos
hacen nido las palabras
que no emigran este año. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

CAYÓ EL DOMINGO.

Cayó el domingo como desplomado,  aplastando la ciudad de paso  y dispersando a los atónitos.  Un sol furtivo,  emboscado,  lame las aceras ...