domingo, 13 de febrero de 2011

No se ve luz
en el centro del torbellino
que arrastra al sumidero
la necedad en negativa
de la patética evidencia.
La estridencia de los silencios
que desvían las miradas
por ajena vergüenza.
No se borran los sucesos
cuando se superponen
los pasquines,
las esquelas por dignidad difunta.
Pobre montañero
el que rechaza soga
negando desniveles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

ME VIERON.

Me vieron en el funeral de un punto muerto y yo disimulando. Soplé velas numeradas, sin presión desde una boca inhábil, celebrando u...