Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2014

Red social

Activar alertas en las flores
para que den noticia,
entre lluvias,
de estación.
Suscribirse a las sonrisas,
a las luces entre hojas
de algún parque endomingado.
Debatir en línea
de terraza cervecera
sobre el vuelo de las faldas
al paso de aves altaneras.
Escribir sobre lo anejo,
lo inmediato en superficie,
con las palabras lavadas
en el caño de una plaza.
Conectarse con la vida,
la insulsa y cotidiana,
respirarla como usuario, 
masticando melodías
de mirada en contrapunto,
canto de sol tibio
sobre fanfarria
de alborotos infantiles.

Jirones

Estos jirones de palabra
que virtuales se asimilan
tienen textura de desgarro,
humedad sanguínea,
y pierdo gramos de ser
en la escritura de reyerta.
No sabría si es terapia
o cilicio penitente,
pero duele el verso
como vivir duele.
Demasiado dejo
en la torpe métrica
que desnuda os ofrendo
y días hay
que agonía de hemorragia
experimento.
Nada renta este tormento,
devaluado a la lectura,
salvo algún leve aliento, 
cómplice y analgésico.
Caídas de calvario
sobre el empedrado táctil
de abrasivas arenas
de vidrios de pantalla.

Esta puta España

No me encuentro
en la burbuja,
permeable es
la pretensión,
pero el destierro
me invoca.
Tanto os odio
como os sirvo,
mezquinos sacerdotes
de la moral pautada.
Estrategias tenéis,
de altas miras,
que en el terreno dan
ladrillo en boca.
Si la rabia es la cadena,
la transmisión
de vuestra ruta,
pensad en esta tierra,
de sedientas cunetas
de sangre injusta.
Si de Caín hacemos
nuestra bandera,
no habrá niños
que tal legado perdonen.
Puta España
la del derribo,
la de la resta,
la cofradía adversaria,
costalera de un poder
siempre perenne.

Negro cordero

Fuera de lugar en la especie,  el más negro cordero del rebaño pálido que sigue la pauta.  Hay días de fuga,  de imposible parapeto  ante la espuma y el salitre,  corrosivo de la idea.  Demasiados frentes  para un soldado viejo.  Desertar del cretinismo  que uniforma las opciones.  En un lado lo injusto,  imbatible y perenne  en apariencia,  en el otro catecismos  y querencia de jauría.  Para cuándo la razón  y el común sentido,  el liderazgo honesto  que abra caminos nuevos,  luz sin modelar.

De la soleá a la toná

Empapado de sur,
de luz y viento,
de redoble colorido
y voces en quiebro,
retorno al norte
donde la nube habita
y el verdor es hábito.
Dejo las herraduras
de las moriscas arcadas
y la reja en arabesco
para volver a la ojiva
o al medio punto
en sillería.
Las aguas lentas
de los ríos amplios,
cambio por el torrente
y las espumas fieras.
De la soleá
a la toná
hasta próximos recesos.