Entradas

Mostrando entradas de 2012

Tenencias

Yo, que tener
no tengo
mas que el soplo
que me alienta,
tuve un planeta
en ciernes
que navegué en lucero.
Tuve la voz
ensortijada
que perlas preciosas derramaba
sobre un fregadero ahito.
Después tuve las pieles
de frutas de temporada,
agridulces abrigos
para el huído del Polo.
Tuve raiz
y tuve brote
que devanea en el aire.
No es aval
ni es avalorio,
tenencia es
a su modo.

HABER AMADO NECIO

Haber amado necio,
errado por principios,
cegado por las sombras
que trajeron hieles,
más que mieles,
trae siempre recargo.
No prescribe la infracción
al común sentido
por amores perpetrada.
Cuando envejecen las noches
sin pensión para la luna
que, indigente, difumina
sus rayos por las aceras heladas,
urbanizadas de cartón adosado
y aroma de vino rancio,
es que se puede decir
que la aurora es bisutería.
Se televisa el grito
mas no el genoma del virus
que propaga la sangría.
La ficha doble del dominó
que cierra la partida
secuestrada está
en zulo pardo
bajo llaves remotas.

RIMANDO INCERTIDUMBRES

Bien podemos indignarnos,
alzar la voz a algún cielo, 
que somos losas del suelo 
por las que siguen pisando.
No se ve horizonte nuevo
y hasta a los viejos esquilman,
lo prometido se olvida
por el bien del usurero.
Hipotecadas las vidas
aunque hayas perdido el techo,
hay quién sí saca provecho
de nuestras cuitas y ruinas.
Y somos tierra en barbecho
desesperando semillas,
somos la escoria, la astilla,
lo prescindible, el desecho.
No se ve la alternativa
puesto que todos trincaron,
con nuestros cuartos jugaron
al Monopoly en partida.
Hasta tal punto llegaron
que no veo más futuro
que un formateo bien duro
y un reinicio desde el barro,
desde aquel mono desnudo
que no adora monolitos,
sin escrituras ni mitos,
sin palacios y sin muros.



Siga estas publicaciones en FB

NI PESAN LOS VERSOS

Ahora, hoy mismo  que superado está con creces  el ecuador de este valle,  descubro en el espejo  menos de lo que había.  Serán los tiempos  y la niebla densa  que nos ahoga,  o será la mente  la que realidades pinta.  Menos que nunca,  un ápice de mí soy,  dónde olvidaría el resto.  Dónde lo apostado,  todo perdido o hurtado  por el trayecto errático  de este viaje en tercera.  Ni pesan los versos  que derramo,  leves por vanos,  sobre un teclado artrítico,  sufrido de mí en demasía.  Y no es que amores no tenga,  que tener tengo,  pero me reflejo menos,  ni se me nota en la escena.  Será kafkiana metamorfosis,  aun sin llegar a insecto,  pero casi temo ser pisado por el zapato breve  de alguna infancia  que deambula por mis inmediaciones.  Será la crisis,  será crítico,  será crónico,  no terminal, espero,  más agudo este no estar  que se acrecienta.

Niños

Niños como escudo,
niños como objetivo.
Niños como cifras,
como estadística
de los infiernos.
Niños como coartada,
como estampa los niños
en cadáver leve
pero denso de conciencia.
Niños esclavos de las rabias
hereditarias y endémicas
de la patria de los muros.
Aplastados bajo los libros
de patrañas en versículo.
La muerte como juguete
y el odio como aula.

Muertos los gorriones

Si el termómetro sangra
mercurio azulado
la tempetatura es plana
y se obvia la fiebre
en la epidemia de ansia.
Es hielo crudo
el alimento prescrito
para cristalizar  la rabia.
Muertos los gorriones,
apenas queda trino
de guardia
en la ciudad de la grieta.
No hay nadie
al lado de nadie
bajo las cúpulas
ni en los tresillos.
Duele lo mío
y lo demás es borra
de café recalentado.

Lo de hoy

Imagen
Que me digan los que saben
de los pesos y las escalas
dónde escondieron lo posible
que me correspondía en derecho.
Pero callan, ocres y neutros,
con la verdad extraviada.
Entonces hablan los sabios,
apóstoles de los edenes,
henchidos de doctrinas
comprimidas en poca letra,
obviando lo perpetrado
y vendiendo trayectoria errática.
Ya no me atraen farolillos
de verbena remangada
pues falso es el sudor impostado.
Y seguirán ahí,
cabalgando columnas,
sabedores de las órbitas,
cadencias y querencias
del rebaño endémico.
En plena retirada
mi liquidez se encuentra
mas la solidez no avanza
y queda uno empastado,
sin lograr ser argamasa
que sustente el muro
que detiene el frío,
afilado e inciso,
que nos llueve en saetas.
Reina el hielo
en los portales de penumbra
a los que nos abocan.
Se cotiza la sonrisa
en el país de la boca prieta,
del fruncido labio
alérgico al beso.

RAZÓN INFRAEXPLOTADA

Tienen las palabras los pinceles desmochados de tanto rozar lienzo sin timbrar y nada pesa el argumento contra el lastre de la viralidad al uso. Lo objetivo se funde en el crisol de falsas aleaciones, por repetidas preciosas. Porque la mente no abre en ángulo sino en cajón de ganado pastoreado recepcionando lo que reafirma. La cuadricula elegida es el guión de la experiencia que deformarmos a molde de la corriente procedente. Luchar contra mentira propagando la falacia es compartir estrategia sin garantía de victoria. Ruedas de molino caramelizadas son el alimento de la razón infraexplotada.

DAME BANDERA

Dame bandera en lugar de sábana
para cubrir máculas
del putrefacto colchón pecaminoso.
Dame bandera que es mejor velo,
más tupido para la escoria,
lustroso ondea
encubriendo latrocinios.
Dame bandera como capote
que burle al pueblo en mansedumbre,
muleta que oculta estoque.
Dame bandera como bayeta,
abrillantando plata vieja
sustraída en los festines.
Dame bandera como envoltorio
mientras expolio patria
a pala llena.


Contrato

Intento renovar
contrato con la vida
a diario pero
es mala empresa.
Regulación de empleo
a cada poco.
Mal convenio
tiene el ingenuo.
Cartas marcadas
por el absurdo.
Mala partida.

REVOLUCIÓN SECA

Una revolución seca,
individual y virulenta,
se fragua en mi cabeza
como un acero espejado,
limpio y neto.
Sin masa,
sin horda ni jauría,
sin pastores ni corderos,
la actitud como granada.
Será demencia el desatino
mas la locura salva
de la razón falaz,
gelatinosa celda.

Felicitación filiada.

Imagen
No digas no a los años
pues sin tus años
no soy minuto.
Que soy hoja otoñada
de tu dorada copa
de árbol frutal eterno.
Gajo de la naranja
azucarada
que espantó toda amargura.
Cumple, madre,
años míos
y celebra vida
que es lo que queda.

Vengo

Imagen
De bañarme en luz vengo,
de la corteza acorchada,
de imperiales sillares
y capiteles de tragedia.
De la jara.
De la cobriza tierra
de terrón honrado.
Del sol alevoso
y el azul certificado
de un cielo irredento.
Vengo de la Extrema,
vengo de la dura,
de la mía vengo.
De la vuestra.

ANIVERSARIO DE ESTE BROTE VIEJO

Cuantificamos la vida
por fechas que se acumulan,
son los años los que suman
lo ganado en la partida,
lo perdido en las apuestas
de carta siempre marcada,
viviendo a pata quebrada,
con más derrotas que gestas.
Conmemoras recorrido,
con repechos y descansos,
de este río sin remanso
barca rota y remo hundido.
Felicidad te desean
en el día de inventario,
y tú abres dispensario
de sonrisa al que jalea.
Pero no brilla la vela
ni siempre es dulce el pastel,
que hay quién reserva hiel
para que la vida duela.
Y que celebres con mesura,
con nubes sobre tu mesa
humedeciendo la fresa
del pastel con amargura.
Hay que echar la vista al frente
y vivir a pecho abierto
que es mejor vivo que muerto,
mejor que frío, caliente.
Hirviendo si es lo preciso,
antes que tieso en nevera,
sorteando en las aceras
excrementos sobre el piso.
Sólo queda agradecer
los gestos de los amigos,
que aunque uno ande podrido
es justicia responder.

Huérfanos de nadie.

Engorda la miseria
insaciable de estos días
devorando anhelos
y los ineptos gestores
callan la impotencia
ante el sistema ansiado
que los fagocita.
Enfrente el gesto rancio
de revoluciones fallidas
ofertando el caos
como alternativa.
Pueblo huérfano
en este ruín hospicio.
No hay padrastro bueno
al que acudir.
Repetimos síntomas
de congénita enfermedad
de patria de tiranos.
Despierta Caín
de la siesta de bonanza
buscando la quijada
de hueso ibérico.

ARQUEÓLOGO DE LA LLAGA

Qué afán con mover los vientos
para inundar de arenas
el solar de mi pecho.
Arqueólogos de la llaga
explorando escozores
para hendir la sonda
y que broten amarguras.
Risueños en dolor ajeno
para obviar lo propio.
Pero también mana sedimento
de rabia antigua
que envenena el aire
y la asfixia se contagia.

A la mierda

Se descorcha la verdad
y es vinagre de hongo viejo.
Se ha podrido el vino añejo
agriando la libertad.
Prometían bienestar
y diluvia la miseria.
A la mierda.
Pobre es la alternativa
al modelo de la usura,
pintando con floritura
no se engorda la barriga.
Y quien manda no está arriba
ni en el centro ni debajo.
Al carajo.
Y tenemos pataletas
y nos damos bofetadas.
A quien come la tostada
se la suda nuestra jeta.
Puedes pedir metralleta
y guardártela en un zulo
O en el culo.

El muro

Imagen
No se sostiene
el andamio
atornillado en latrocinio.
Podéis cargar en la osamenta
del humilde vuestras torres
pero el cimiento estalla
cuando el pilar indigna.
No valen ya recetas
de patraña
en este absurdo.
Topamos contra el muro.
El muro gris frontera,
límite de la ignominia.
Y la gente empuja
con la fuerza de lo cierto
que ya agrieta vuestra tapia
de ternos marengo
y corbata indigna
que torna su nudo en horca.
Idos malnacidos.
Exigimos la orfandad
de mezquinos padres
para fundar familia
sólo de hermanos.

A PROPÓSITO DEL BOSÓN

Ahora sé de la partícula
que nos forja en masa necia,  el principio de la esencia  del guión de la película.  Pero seguimos aquí,  conectados y enemigos,  seguros de ser ombligo,  del Universo el confín.  Somos sólo mezcla pura  de metales y elementos. La quijada del jumento  de Caín y su locura  es de la misma pasta  que la mano más amiga,  lo que atesora la hormiga,  lo que la cigarra gasta.  Hay quién dice que eso es Dios,  el bosón acelerado,  por mantener el negociado  de gestores de temor.  Surgimos del estallido  y a cada poco estallamos,  las miserias salpicamos  y nos engulle el olvido. 




Cruje la rabia
ante la rabia
y la inquina
ante el desprecio
y la grieta se encona
siendo mucho el ruído.
El ruído de las vísceras
que no lo solapan
las voluntades.
No hay remedio
para el absurdo
que se teje en la entraña.
Por qué esta urdimbre
de mala yerba
se impone en vestidura.
Qué será de lo normal
que desterré cuando mi parto.

Noche ajena.

Imagen
No entiende la noche
las palabras imsomnes,
ni la nublada idea
de la vigilia.
La noche es de luna,
no de tierra de hombres
que siembran palabras quebradas
de voz amarilla.
La noche es negra
o luz blanca,
no matiza morales.

Cenizas de San Xuan

Cenizas de hoguera
pagana de santo
pintan el aire
del desganado festejo.
San Juan se va,
ebrio de barricada
hasta otro año,
quizá más incierto.
Celebrar la nada
es clamar al Cielo,
más sordo que nunca,
que siempre.

LA LENGUA DEL COBARDE

Qué fácil vuela
la lengua del cobarde
tras la máscara.
La máscara que oculta
jeringuillas mortales
que le hicieron mezquino.
Tapar miseria propia
ensalzando las ajenas,
reptil bajo la roca,
veneno asomado,
breve y letal,
traicionero de culebra.
Hábito morado
de moral reconstruida,
de inquisidor patético.
Fariseo de comunión
de complejo en pan de ángel.
Redentor de cartel fracasado,
iceberg de cualquier crucero.
No mereces ni la pena,
la pena que das
por hozar en el estiércol.

PRECIADO SIN PRECIO

Imagen
Foto: mundodeportivo.com
En el gran circo
que anestesia a los humildes,  no sólo brillan los trapecios,  los malabares y las fieras.  A veces brilla el operario,  el de la sonrisa limpia  que acomoda a los niños  y levanta a las estrellas  a golpe de polea.  Humano de error humano,  de ojera trasnochada,  de humana rabia honrada  ante las cornadas vitales. El que triunfa en lo pequeño.  Y al pequeño engrandece  y si fracasa se va,  y se va sin querer,  sin que nadie quiera,  se va.  Siempre sin precio,  apreciado siempre,  siempre Preciado.

CONFESIÓN

He pecado, sí lo confieso,
de la carne y hasta del hueso,
con la vida fui jugador.
Probé los humos alegres,
entre muslos calmé las fiebres,
trasegué cisternas de alcohol.
Y cierto es que dañé
tanto como yo amé,
lo grabé en la conciencia.
Pero culpas pagué
pues la errata también
lleva la penitencia.
Y algo de bueno yo hice,
gente hay que hasta lo dice,
mas no merezco el altar.
Conmigo pierde su tiempo,
sé que no soy un ejemplo,
tampoco apóstol del mal.
Así que juzgue usted,
en conciencia también,
si merezco castigo.
Ahora tengo que hacer,
que le vaya muy bien,
aquí tiene un amigo.


CANCIÓN DE FRAGUA

Yo que cometí la imprudencia
de dar metal a tu forja  debo ejercer la conciencia  para que brille tu hoja,  para que temple tu acero  y seas espada leal  sin las mellas que da el miedo  de este vivir anormal.
Que eres luz,
luz viva,
no eres sombra
cautiva.
Eres viento,
eres ala,
y tu vuelo
es mi calma. Porque tú no mereces la carga  de equipaje de anomalía,  de merienda de fruta amarga
que caduca todos los días.
Y quién opte por el abismo,
en monólogo sea la acción,
para los trucos de escapismo
tú no entras en el guión.


DERROTA

Porque sin cantar me quedo
en las horas de los gritos,
de los silencios apalabrados,
no hay quien entone luces.
Este tiempo opaco
de anuncios de aire negro
no nos trae agua
más que la lluvia densa
de arenas de ruina.
Volvemos a la garra,
al anhelo de los caninos,
implorando el rayo
en pos de la hoguera.
Futuro no se escribe,
censurado porvenir.
No hay plaza
donde instalar guillotina
ni patíbulo
para tanto decapitable intangible.
Triunfó lo iderrocable,
por indefinido y disperso.
Sólo su condescendencia
es la esperanza sumisa.

MADRE

Imagen
Desde un extremo
del cordón que nadie corta,
sintiéndome aun gajo
de la fruta generosa,
tengo palabras
que no pagan el débito
contigo,
planeta madre
que diseñó mis órbitas.
Oigo tu voz en la distancia
cantando copla entre cacharros
para espantar la pena
que nos nublaba.
Tu cetro era fregona malpagada,
tu trono mesa camilla a media noche,
tu voz la ley,
no siempre ejecutada.
Desde las canas que me urden,
distancia y tiempo no son nada
pues te siento en mi esqueleto.
A falta de flor te mando verso
que tiene aroma y no marchita.
Habré de agradecer
las facilidades
que se le ponen
a mis dificultades.
Ayuda impagable
para paliar
lo que hay de tolerable.
La pizca de sal
para que no empalague,
el veneno justo
para no morir de salud.
La hostilidad justa
para no perderse en el sueño
de tanta complacencia.
Quién necesita
una vida inocua.
Quien es figurante del tiovivo  no escucha a los caballos que le avisan  de la esclavitud que provoca el giro.  Sin autónomo movimiento,  base soldada,  sufre lo estático de la breve parada.  Hasta que el óxido  de tantos aires políglotas,  de tanta feria errante,  provocan el desecho fatal de un cartón piedra sin más lustre.

MATEMÁTICA CONTEMPORANEA

Para qué sumirse
y no sumarse.
Por qué nos sustraen
hasta el sustrato
y los divisores
multiplican dividendos.
Nos reducen
al mínimo común,
múltiplo,
pues nos quieren
quebrados.
Somos una cola,
sucesión incrementable
con límite infinito,
potencia
de exponente cero
en esperanza.
La soga seca
de recia estopa,
se trenza necia
en derredor.
Impide el trago,
ahoga la gola,
apaga el ansia
del soñador.
Que todo es cuerda
en la locura,
la coyuntura
es la maroma
que bien amarra
al perdedor.

Con la suerte a fin de mes,
talud de enero indefinido,
de esta primavera ha venido
una golondrina a mis pies
que sobre mi empeine anida
cada vez que intento un paso,
con el lodo del fracaso
la zancada paraliza.
Inmigrante sin visado
que mis afanes ocupa
borrando lo escriturado.

DICHO

Sobre mojado diluvia,
como a menudo
y el perro flaco
en pulgas se abriga.
Aunque nunca llovió
que no escampara,
mas de mil son las aguas
de este abril
con el que se me premia.
No llegará mi sayo
hasta el cuarenta
del vecino mayo,
por lo raído,
marchitas las flores
que prometí a María.
No duraré los años
que este mal,
aun no llegando a ciento,
pues no soy de rogar a Dios,
ni porto mazo.
Ya afilé la sonrisa
para los ojos de rape
parapetados tras la caoba.
Impecable el terno disciplinado
mas alérgico al pliegue en reverencia.
No habrá ruido supuesto
que en el silencio me regodeo.
Liberado de compromiso,
me limito a lo dictado
en las horas que se me compran.
Si halláis borrón
haced cuenta nueva.
Cómo hiela
la palmada afectada
y la forzada sinceridad
del pretexto ensayado.
"Nos conocemos".
No sabes cuánto.

NO ME LO QUITAN

No me quitarán la magia
de lo vivido,
la sonrisa sonora de la anciana
y la travesura afilada
del púber insolente.
No me quitarán la mano
agradecida a la palabra amable,
ni la mirada hambrienta
de conocer lo nunca abierto.
Me nutrí de vosotros
y mejor me hice,
alimentado de ansias,
de interrogantes jugosos,
de socorros mudos.

LA VOZ

Esta epidemia de incertidumbres,
que avanza como marea gris
contra los llanos,
busca apagar colores
y sembrar silencios,
llevándose la voz
entre la negra espuma.
Pero la voz no calla
aunque el papel se empape
en el chubasco oscuro
de la necia borrasca
de la usura.
La voz está en las bocas limpias,
en los renglones futuros
que paso se abrirán.

CATORCE DE ABRIL

Como experimento valió,
el boato campechano,
un mensaje cada año
a la hora del turrón.
Pero ya llegó la hora
de que salgamos del cuento,
que con el racionamiento
ya nos sobran las coronas
y los yernos carroñeros
y los nietos de escopeta,
que queremos papeletas
para elegir los senderos
que nos lleven al futuro,
nuevos caminos civiles,
sin heredar los atriles,
sin linajes de oro oscuro.
Y para cambiar la música
de este aburrido concierto
no vería más acierto
que una tercera República.

MARCHITA PRIMAVERA

Nacen las flores marchitas
en esta primavera ajada,
los colores temerosos
sufren querencia al gris.
Los pólenes se camuflan
a la espera de la tibieza
de un tiempo menos incierto
que éste de nube epidémica.
No aúlla el lobo
para no despertar el cepo
y rumía brotes
ahorrando en presas.
Llovizna ácido pesimismo
que corroe las aceras
de las ciudades tristes.
Letargo en miedo
o estallido latente
que se nutre en el quiste
de ansia atesorada.

SERMÓN

Cuando las lágrimas llevan jabón
para lavar culpables dolores,
cuando se tapa mierda con flores
y éstas se riegan con bendición,
puedes perder todos los temores
a los castigos a fuego lento,
para la muerte vete contento
que te absolvieron de tus errores.
Pero eso sí,
cumple la penitencia,
sigue sumiso,
frena tu incontinencia,
lava tus manos
en pilas sin conciencia,
cree en los milagros,
reniega de la ciencia.
Pero predica contra los soeces
sodomitas fugados del armario,
vaticínales el peor calvario,
pues del pecado somos los jueces.

Y si te invaden impuros pensamientos
y de la carne esclavitud padeces,
flaqueando en el empeño a veces,
bajo sotana hay buen encubrimiento.

LO RAPTADO

Palabras vienen
de voces agrias
trayendo memoria
de errores enquistados.
Cómo quemaría
la hierba pisada
para seguir camino
desde el prado virgen.
Sabe a ceniza
el rostro ajado
que vomita pieles
de serpiente en mudanza.
Si no fuera por lo raptado
las alas serían vuelo
y no lastre.

SAETA

Huele a cera de calvario
y la saeta es más quejío.
Somos todos costaleros
soportando tronos de avaricia
donde no caben más ladrones.
No llegan las cruces
para tanto penitente
de pecado ajeno.
Redoblan,
redoblan los tambores
sintonía de patíbulo
al que procesionamos huérfanos
de dioses y profetas.
Desfila la angustia,
la amargura,
la dolorosa verdad
del desheredado,
por calles que se estrechan
amenazando embargo.
Los tribunos hablan,
a mano lavada,
desentendiéndose del martirio.
He aquí el hombre,
el despedido,
que se dice hijo de algún poder
que ahora le ignora.
Clavel rojo y fúnebre,
encerado de cirio,
derramando aroma trágico
de futuro negro.

HUELGA DECIRLO

Paradas las máquinas
tras abortar telarañas,
vacío el cajón de talonarios,
sale a la calle romería
paseando santos
de milagro perdido.
El caos como opción
a la órbita desierta
sólo ofrece pánico
sin solventar latrocinios.
El confesionario está
en tierra extraña,
no absuelve penitencias
de pobrezas convenientes
y no hay fórmula
para el pan ácimo que nos ofrece.
Miente el escaño
y te estafan en boletín,
y el rebaño de lobos heridos
no deja de ser grey
en pasto seco.

QUERENCIA PURA

Qué negros ángeles
sobrevuelan tu cabeza,
pequeño cántico desafinado,
para que huyas del calor
de la luz limpia
que te ofrezco.
Tanto ocultar,
negar lo cierto,
te modeló en falso
la razón en crecimiento.
Y ahora me dueles,
amputación parcial
de mi mejor carne,
y no me sedan
los cantos de sirena
en la odisea de tu breve vida.
Puedo ejercer derecho
de papel timbrado
pero optaría por la querencia pura.

POESÍA

Alear palabra
con idea pura,
de cantera.
Adobar las ansias
y los miedos
con esencias
de lo aprendido,
lo ignorado
y el deseo,
el afán de vida
que no es
porque se elude.
Vomitar los sueños
sobre un soporte tolerable.
Dar,
darse,
lo que no se tiene
y no se es.
Terapia útil
del que obvia
las químicas ajenas.
Poesía al peso,
densa o leve,
tejiendo velos
para filtrar las luces
y difuminar fantasmas.
Quién es quién dice
saber quién soy,
saber lo que soy,
si yo no sé si soy
siquiera un reflejo
de luces refractadas.
Mutando células
que comparto
en esta realidad
de río en tránsito.

AVANZAR

Con los bolsillos
repletos de eco
avanzo el día
paseando esperanzas.
El pesimismo moja
las ropas más curtidas
y pesa en el camino
pero el camino es río
cuando se anda.
Y los domingos caen,
tropezando en los bolardos,
sorteando laborables de saldo.
Algo habrá que hacer
para enfocar las luces
debilitadas.

MENÚ DEL DÍA

Injustos cadáveres adobados  con datos de desempleo,  sofrito de panfletos  confitados en la mentira,  salsa verde de promesas  espumadas con latrocinio,  pastel de sábana ajena  con salsa rosa  de intimidades desaladas,  caldo de pancarta  con tropezones lacrimógenos.  Todo ello regado  con vino agrio de hiel,  pan y postre  de expectativa edulcorada.

LA PALABRA

Nadie despeja la ecuación,
nadie formula solución,
la equis se torna eterna en la pizarra.
Incapacitan la razón,
vuelven la idea religión
abaratando a golpes la palabra.
La palabra,
la palabra,
quién esconde
la palabra.
Venden racimos de ansiedad,
cuarto de kilo de verdad,
no queda fruta fresca en esta plaza.
Te televisan libertad,
promocionan tu soledad
para que no hagas uso de palabra.
La palabra,
la palabra,
quién te roba
la palabra.
Y un día  mudo te verás,
por no hacer ruido callarás
hasta que se te atrofie la mirada.
En pantalla táctil vivirás,
tus consumibles pagarás
para que no precises la palabra.
La palabra,
la palabra,
quién te mata
la palabra.

LABORABLE

Laborable era la fecha
que hoy se empapa de recuerdo.
Laborable de víctima laborable,
de bostezo cotidiano
rumbo a la rutina.
Laborable truncado
por sucia metralla
forjada en versículo.
Al odio eterno
del fuego en los andenes
siguió la falacia propia,
ansiosa por buscar caínes
de sangre hermana.
Aquel marzo de los odios,
dioses arcaicos
y poder terreno
empeñado en etiquetar
la sangre laborable.

VUELVE A TÍ

Y me robaron tu palabra,
que ahora es lejana y leve,
pues poco pesa la fábula.
Y yo que soñé que soñaras
con encantados parajes,
y es tu sueño batalla
persiguiendo errónea
dramas de vidrio roto.
Y me robaron tu llanto
que manufacturado suena,
remachado y seco,
acorazando mi ansia.
Torna al sendero
dónde lobos acechábamos,
pisando erizos de ancianos castaños.
Torna a ser
y no te inventes,
que no fue eso lo que forjé.
Pasará la fase lunar
que te subyuga
y volverás cabalgando rayos
del satélite de nuestros cuentos.

VIAJEROS

Pierde fuerza
la catenaria que nos conecta
en este incierto viaje
a los oscuros andenes.
Cambio de vías
a cada tramo
de raíl opaco.
Dispersos nos mantiene.
billete único,
múltiple itinerario,
el controlador terrestre
de los destinos secos.
Hurtado el equipaje
de añejo cartón húmedo,
desnudos dormitamos
por los pasillos.
Un sueño denso,
un suspiro ahogado,
abrir los ojos
en tiempo ajeno.
No recojas las prendas
arrancadas a fuego,
déjalas florecer
junto al sofá discreto.
Desvelar engaño
tramado en la inocencia
con torpe pretensión
de avivar tragedias.
La mano suave
esconde piedra
que hiere lo sentido.
Canta en murmullo
nanas de agua turbia
que vierte ese cuaderno.

OCHO DE MARZO

Mujer,
te llaman,
mujer,
que tú eres fuente,
la luz vertida
sobre la tierra seca
que el hombre asola.
Mujer,
te llaman,
mujer,
que tu eres aire
que bate las ventanas
pariendo soles.
Mujer,
mujer de marzo,
mujer de nadie,
mujer.

DE AZUL VISTO

De azul visto,
de esto hace tiempo
y no pudo el desencanto
tornar gris el color madre.
Porque aún insisto,
a pesar de los esputos,
en la mirada amiga
que auxilio obtuvo.
El mismo azul
de los ausentes,
envueltos en rojo
y gualdo,
que acompañé
en ceremonias
que adornaban el olvido.
Azul de luz giratoria,
velando anhelos,
nadando en las escorias
que defeca el vil sistema.
Nunca de moda,
azul preciso,
paz eventual
en las pequeñas guerras.
Azul de acera,
de asfalto de derrape,
azul de barrio,
hombro de consuelo
y objeto de las iras.
De azul visto
y en azul vivo,
si de azul muero,
buena será la muerte azul.

QUERENCIA DE MARAÑA

Querencia tenemos
por la maraña,
que no nos vale
lo sencillo.
Que lo sencillo
nos hace simples
y la vocación
es lo sofisticado.
La verdad por simple
se desecha
o se la remoza
en ungüento falso.
El estafado asiente
asumiendo el timo
como norma
pues una verdad pura
es más seca
que la falacia ornada.

MARZO PEREZOSO

Con un día de retraso
llega este marzo,
perezoso,
que despierta
entre hogueras.
Mes de calvario,
de injusta penitencia
para purgar pecados
que cometen los absueltos.
Esperando abril
de flor escasa,
que la sequía es mucha,
bailarán las cruces
en las calles
sobre la espalda rota
de los humildes.

DÓNDE ESTÁ LA LLAVE

Cuesta encontrar la llave
de la caja acorazada
que atesora verdad pura,
sin aleaciones.
Circula, mientras, la estampa,
talón sin fondos,
estafa en fotocopia.
Sin moneda única
en certezas,
todo es divisa vana,
devaluada a la medida.
Cada uno pinta
su lienzo realista
de paisaje inventado.
y la sangre es vino
o el vino sangre,
la herida es propia
y el puñal ajeno.

ARIDEZ

Animal de desierto,
eludiendo las medinas,
los zocos y las fuentes,
busco el silencio de duna,
caliente arena de soledad,
frente a la sombra multitudinaria.
Sequía de alma
mejor que regadío falso,
pues mienten los minaretes
y las palmeras.
Estafas en los templos
y en los mercados falacias.
Sólo el sol
y la aridez son verdad.

TENSIÓN

Elasticidad se pierde
cuando se estira en exceso,
cristaliza el caucho en esencia
cuarteando el ánimo.
La grieta silenciosa
duele sin paliativos
viviendo en la disyuntiva.
No ayuda el ansia
por catalogar de continuo
y se torna gotero
de química tortura
en lugar de terapia.
Y la razón huye
cuando despierta la rabia,
la impotencia ante la llaga
rociada en vinagres necios.
Demasiada cuestión
de inciertas respuestas
fuerza el suspenso
en el vital examen.
Ser,
o no ser,
se planteaba el príncipe,
mas lejana queda
Dinamarca para la daga.

ME ENSEÑARON

Me enseñaban, entonces,
que trabajar era el camino,
que la honradez la vestimenta
y la cultura el equipaje.
Ahora el camino es sendero
mientras mi terno se aja
y mi maleta se agrieta
sin etiqueta de embarque.
Mi madre de piel de lejía,
de amoniaco en suelo ajeno,
aquellas cosas decía
sin creerlas, ahora pienso.

ÁGORAS

Sólo habla la gasolina
por las ágoras de Atenas,
sitiada por la usura.
No hay persas
ni espartanos,
que la nueva guerra
es otra.
Mientras arden
los humildes
avanza invisible
el ajuste de las cuentas,
dueños del Olympo
secuestran Europa
ante los dioses dormidos.
Héctor embargado,
Aquiles despedido.

DIÁLOGO ESPECULAR

No hay por qué enfadarse,
si es por eso lo admito.
Eres mejor que yo,
en todos los sentidos.
Sabes más,
tienes razón siempre,
la verdad nació contigo,
no osaré contradecirte,
perdona mi existencia
y creerme alguien
donde estás tú.
No soy yo,
es el espejo quien te empaña.

LA PLANTA EN LA QUE HABITO

Creo que llegué a esa planta  del edificio vital que levantamos  en la que anida la duda.  Los cuadros son estampas barnizadas,  las ventanas plasmas que transmiten  infografías en alta definición.  Aprendí a cazar  volátiles palabras en falsete,  iluminadas de mirada huidiza.  Detecto el sermón  y las cartas a los corintios  que nos sirven de menú obligado.  Dejé cadáveres de dioses  en cada descansillo  buscando la razón,  asesinando la fe que ciega.  Maté los mitos,  anestesias sucedáneas  disfrazadas de realidad  pero forjadas en altares.  Y ahora dudo de la idea  que se corrompe en doctrina  mientras el contexto la desecha  y el abanderado la traiciona  en nombre de la praxis.  Y también topo  con baratija en los afectos,  las lealtades ensayadas,  la fraternal palmada  de piel de ortiga.  No sé si es madurez  la planta en la que habito,  pero es creciente  el ansia por la fractura  de las vidrieras empañadas. 

EVIDENCIAS RIMADAS

Es más que evidente que tú no cuentas pa ná,
que no eres más que mera mercancía.  Un voto a tiempo, un sueldo, una tasa más,  quién paga el catre de sus correrías.  Un dato oculto en un gráfico para presentar,  un cinturón al que sumar agujeros.  Un mero oyente en la clase de falsificar  gato por liebre, ladrillo por dinero.  Te echan al paro casi sin compensación  porque la crisis está hecha pa mortales,  que en el olympo no se sufre recesión y los recortes son coyunturales.  Ellos te dicen que te vienen a servir,  pero el servicio se ha puesto imposible,  todo perdido te lo dejan en un tris y después del desmán son invisibles.  Cuanto más trincan más los vuelven a votar,  porque la gente quiere ser tan choriza,  que si ellos roban a nosotros algo nos caerá,  y atamos perros con buena longaniza.  Y bien es cierto que te puedes indignar,  y se te escucha y resultas pintoresco,  cae algún guiño en la campaña electoral,  pero si ganan que te den viento fresco.  Y los que mandan son aqu…

CANCIÓN DE ALMIRANTE

Recuerdo que compré una luna llena
para eludir  las noches de cantina,
que suelen traer penas
y no indultan condenas.
Pero forzó marea en la salita
e inundó mi alma de su arena,
de espumas la alacena.
Pero quiero su sal para mi adobo,
si me falta la luz de ella la tomo.
Por mi ella orbita
y en su camisa
escondo las sonrisas que le robo.
A veces se estrecha la carretera,
y puede que se empine la escalera,
pero hay aliento
para el intento,
y se retoma el rumbo en mi patera.
Porque yo no soy más que un inmigrante
vestido con el frio del estrecho,
pero en el pecho,
escondo mis papeles de almirante.

ORZÁN

Lloran gaitas de espuma
en Orzán por los valientes.
Una noche estúpida
de tercas mareas festivas
se llevó los afanes
de quién no vio muerte propia
 para espantar muerte ajena.
 Es el cincel del servicio quién,
a veces, graba lápida, 
dolor huérfano en las casas
sedado por luz de orgullo.
El honor de lo obligado,
sin poder ser exigido,
tantas veces malogrado,
tan pocas agradecido.
Tanto coleccionar
infiernos entre los años
que ahora no me extraño
cuando me pongo a aullar.
Tanto jarabe de palo
consumí por mis andares,
que me cuesta ver lo amable
que se remueve a mi lado.
Y toda palabra es cuchillo
y sangro a cada reproche,
lo que hace que derroche
fiereza de mis bolsillos.
Como lobo acorralado
hago asomar el colmillo
cuando me llega el tufillo
del previsible altercado.
Pero me falla el olfato,
y la mordida es mellada,
patética dentellada
de un resabido gato.
Manía persecutoria
que diría mi psiquiatra,
guardo el aspid de Cleopatra
escondido en la memoria.
A cadáver huelen  las palabras esputadas  a verdad muerta.  Puede uno investirse  de indignación fabricada  y desplegar oratorias  para modelar lo falso,  hacerlo cierto,  y venderlo reciclado.  Pero ya no hieren  las dagas humillantes  forjadas en fragua de berrinche.  Que no hay causa  ni para trámite,  que todo es humo  de fuego vano,  prendido en humedades  de lloviznas mezquinas.  Las risas rotas  no quiebran al cómico  que cierra teatro.  Valdrá la sorna  para otros andurriales,  que aquí no cala  tanta parodia.

MIS MAREAS

En mis mareas viajo
buscando palabra justa
de piel de luna
que dé claridad a la idea
para alumbrar perspectivas.
No veo andén
de destino cierto
a los actos que propongo,
paradas técnicas
en la vivencia.
Porque ni la verdad vale
como moneda en pago,
se debe cargar balanza
de estrábica justicia.
No es la sangre vertida
la que da gloria a la victoria
pero sin rojo no hay conquista.
Decir lo dicho,
qué derroche.
Contar lo evidente,
qué estulticia.
Me reitero contra el muro
hasta que agrieten las luces,
dejando escamas vivas
en los impactos tercos.

MEDIDAS EXTRAORDINARIAS

Moderar el presupuesto  de palabras públicas  en las que invierto.  Habituado al déficit  vital para el avance,  me piden contención  del gasto emotivo,  racionalizar el pálpito.  Pues todos califican  y mi riesgo se dispara,  pero tengo deuda en sangre  y no me importa el tipo  aplicable en el mercado  de la vida a medio plazo.  Subiré las tasas  en esperanzas,  congelaré las lágrimas posibles, ahorrando en sal  para la tierra. 
Asomado a la ventana veo
mis pasos de mañana,
probables sólo.
Tiene el silencio más filo
que lo que calla.
Su herida es ciega.
No siempre es luz
lo que brilla,
destello de lentejuela
que oculta sombra
que acaba por aflorar
para negar reflejos ajenos
de espectro de color
no programado.

DISTURBADO

Disturbado por la ausencia  de barricadas en la mente,  se me envía aviso urgente  de alistarme en la demencia.  Pues resulta procedente  recurrir a la locura  para evadir la amargura  que se me sirve caliente,   fermentada en levadura  que me levanta la piel,  aderezada con hiel  y unas gotas de angostura.  Pero descalzo mis pies  para jugar con los charcos,  en la intemperie me embarco  y pongo rumbo a tu piel  dónde mi nave embarranco  a la conquista de espumas,  alumbrado por tus lunas  en tus arenas descanso.  Y no me salen las sumas,  las restas se saldan solas,  hago recuento de olas  parapetado en tus dunas.  Pues eres tú la matrona  que me hace parir palabras  en verso que se desarma  en vuelo de mil palomas.

CONTRICCIÓN

En tus temores mi pena  de tu penar sin delito,  que yo forjé la cadena,  la que te lastra el camino,  la que entorpece tu paso  con eslabones de arena,  pues te legué mi fracaso  y así heredaste condena.  Pero yo tengo la llave  que descerraja montañas,  sobre caballos de aire  galoparás la mañana  que será canto y no grito,  que será brisa del ala  de un ángel reconvertido  en el guardián de las hadas.  Perdona mi torpe vida  del error como diploma,  cicatricé mis heridas  y desprendo nuevo aroma, 
Para cuándo la certidumbre  de lo posible y conveniente,  para cuando el fin  de la espina que se entreteje  en mis inermes brazos,  ligadura fiera  de vida en sueño.  Qué querencia  tiene mi ruta  hacia el nublado  que no puedo pasar  tragos de miel  sin la quinina que me tiñe  del amargor añejo.  Por qué no lo normal,  sin glorias  pero sin penas.  Quién pudiera  tiranizar puntual  las voluntades urticantes  que se oponen a lo correcto.  Encarcelar la infamia  en mazmorra perpetua  y exiliar lo egoísta  del amor a retazos.