domingo, 15 de julio de 2012

El muro

No se sostiene
el andamio
atornillado en latrocinio.
Podéis cargar en la osamenta
del humilde vuestras torres
pero el cimiento estalla
cuando el pilar indigna.
No valen ya recetas
de patraña
en este absurdo.
Topamos contra el muro.
El muro gris frontera,
límite de la ignominia.
Y la gente empuja
con la fuerza de lo cierto
que ya agrieta vuestra tapia
de ternos marengo
y corbata indigna
que torna su nudo en horca.
Idos malnacidos.
Exigimos la orfandad
de mezquinos padres
para fundar familia
sólo de hermanos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...