viernes, 29 de octubre de 2010

UN INSTANTE

Morir cuesta un segundo,
quizá menos,
y vivir cuesta mucho,
toda una vida.
Y viivir doliendo es más caro,
no es rentable,
porque vivir hay que vivirlo,
vivir,
reír,
llorar a veces
pero sentir,
no comulgar con hielo,
hostias de carámbano
para absolvernos de  nada,
de pecados inventados
por la mente ansiosa
de crear conflicto.
Y no será el conflicto
el motor cierto
de la vida,
que el motor es la luz,
desparramada en caricia,
la música en nota de susurro.
Si vivir es breve,
la muerte es un instante.

lunes, 25 de octubre de 2010

RIMA APRESURADA

Quisiera abrir los postigos
que la luz entrara en olas
y sembrara de amapolas
cuanto comparto contigo,
que no es mucho,
que no es poco,
que son delirios de loco,
que son vuelos de aguilucho.
Vuelos de rapaz cansada
de volar por cordilleras
de despobladas laderas,
de desiertos de la nada.
Quisiera seguir latiendo
en el temblor de tus dedos,
exorcizando los miedos
que tienes y que no tengo.
Porque viví ya lo mío,
lo tuyo lo estoy viviendo
y por eso sigo encendiendo
mis cueros para tu frío.
Sé mi hoguera,
soy tu río,
si tú te ríes yo río,
si lloras me vuelvo fiera.

viernes, 22 de octubre de 2010

BORRANDO NUBES

Por qué recrearse
en la borrasca,
en nublar los soles
con mantones grises
cual si el sol
de la risa ardiendo
hiciera daño
al transcurrir.
Para qué la nube
que torna las palabras
caídas del bolsillo
en rayo de incendio.
Para qué afectarse
y no caminar descalzo
sobre la caricia.
Por qué atesorar
reproche
y no sembrarlo
en maceta de olvido
para que afloren
margaritas de día nuevo,
estrenado.
Por qué dar vueltas
al gesto inoportuno,
marearlo en tiovivos
de música distorsionada
que fuerza el vómito.
Vivir,
vivir sin ornamento,
sin guión correcto
y cruzar las charcas
con brío de alazán
buscando la pradera.
Para qué especulamos,
adivinamos erráticos
desganas
o deseos ajenos
para forjar tragedia.
Quitarse la coraza,
la máscara del peatón
taciturno de acera húmeda,
y carcajear a labio desplegado
para el beso oportuno,
siempre escaso.
y recorrerte peregrino
y estable,
y apartar nieblas
a mandoble fiero
si aparecen obstinadas.

SÉ DE TÍ

En las noches densas
de duermevela turbio
suele venir,
enmarcada en la puerta
cual lienzo del diecinueve,
blanco nupcial
en vestido ajado
y rosas negras de cartulina.
Estática y serena.
¿Yá?,
pregunto
en susurro.
No,
aún no
pero sabe de mí.
Sé de tí,
contesto,
asumido,
sabedor de lo cierto,
lo único cierto.
Sonríe leve
y me deja.
Concilio el sueño.

jueves, 21 de octubre de 2010

ME DA QUE ASÍ QUIZÁ NO PUEDA

¿Cómo ser?
¿Qué hacer?
Soltar timón,
dejarse llevar por mareas
o embarrancar,
cómodo,
varado en arenas
gruesas,
ardientes,
como bivalvo,
molusco idiota
y llevadero
lejos de la sal
y el hábitat.
Callar,
tragar palabras
en puré espeso,
no escuchar,
cerrar escotillas
al desagrado.
No opinar,
asistir a la función
de figurante,
perchero estático,
desapercibido.
Sonreír,
a ceño abierto,
asentir,
borrar la negativa.
Dejar de ser.
No,
no vivir no.
Que no podré
no ser quién soy,
puedo amoldar
mas no perder la savia,
coagulada ya
en cayo viejo.

miércoles, 20 de octubre de 2010

ENTRA

Cuando llueve gelatina,
cuando la luz se empasta
caramelizando los cristales
de las ventanas breves,
debes entrar en bloque,
en carga de caballería de grito
para espantar las huellas
de los fantasmas de instante,
los que enturbian folios
de recuerdo a doble espacio.
Debes mojar los lienzos
con tus savias
de sabiduría arcana
para abonar la vida
que se derrama por lechos ahogados.
Entra,
no dudes en la avalancha,
ahógame de mieles
que sellen toda grieta
del casco carcomido
por salitres del Mar Negro.

lunes, 18 de octubre de 2010

VASO ROTO

En días en que un vaso rompe
su vacío inunda las estancias
y cientos de cristales huérfanos
lloran, dispersos,
por el cautivo bajo un mueble terco.
Cautivo entre el polvo añejo,
resabiado y presto al corte a traición,
en venganza
por el abandono.
El líquido se expande,
inválido,
tullido para la bebida,
asumiendo destino de mocho,
muerte en sucio con lejía.

miércoles, 6 de octubre de 2010

EL MUSGO

Puede ser que redunde
en la torpeza de vida,
se acepta el reproche sordo
pero quizá uno,
así, al descubierto,
demasiado viejo sea
para los dardos de hielo.
Que mucho llovió
sobre el musgo de la chepa.
Que vida cargo
en maleta de cartón,
atada a correa
de cuero cuarteado
por vagones tardíos.
Que prefiero el chusco
cuartelero
a la sopa agria
de hogar ahumado.
Ténme si te place,
obviame si es tu gusto
mas no me mates
con escarchas necias,
que para eso
yo me valgo.

ADVERTENCIA.

Hoy desperté en amargo,  de mal bocado,  nublado de rabias,  tendente a lo lastimero  y lastimoso.  Hoy me levanté  a contrahu...