Ir al contenido principal

Entradas

MADRUGANDO EN VIERNES.

Madrugaremos en viernes,
de buen talante.
Asearemos el esqueleto
en menoscabo y daremos lustre
a lo que cubre la calavera.
Algún aroma,
menos antiséptico,
endulzará la presencia leve
en los pasillos,
cual si fueran alamedas.
Músicas surtidas
en las orejas entumecidas
por el degüello,
paseos presidiarios
y lecturas
entre visitas.
Aquí me tengo
y os tengo,
también en viernes,
se os quiere
desde este cerro,
del que se bajará
triunfante.

Entradas recientes

DORADA VETUSTA.

A primeras horas,
entre goteros,
Vetusta se dora
entre borrascas piadosas,
nada cruentas.

En el pasillo del degüello,
poca novedad,
altas, bajas,
degollados perennes
y habituales del quirófano,
hechos a la batalla
anual
contra lo que les mina.

Oviedo nos tiene aquí,
como en pedestal,
para que no olvidemos
la ciudad donde luchamos.

DOMINICAL.

Dominical despierto,
festivo sólo lo justo,
nada litúrgico
y padre,
por esencia y día.

Entre notas
de jazz, me desperezo,
Radio 3 veló la noche
de corriente alterna
e iniciamos rutina
física y química,
por aquello de la permanencia.

Oviedo nada en niebla,
lustrando las gárgolas,
y en este cerro
trenzamos los días. 

SONETO RETADO Y DEGOLLADO.

Una semana pasó del degüello,
ese que me mantiene aquí vivo,
algo silencioso aunque receptivo,
pues con el tajo me vino resuello.

De los miedos no voy a ser cautivo,
yá los pasé antes de entrar al lance,
que el desaliento nunca me dé alcance,
es como vino y nunca es optativo.

Este soneto me lo encargó Ferrán.
Ahí le dejo respuesta de su reto,
y de su agrado, si ha de ser, será.

Si no lo es también se lo respeto,
más lo que paga no da "pa" mucho más
y, parecerse, parece soneto.

816

Celda ochocientos dieciséis,
galería de los degollados,
mal caídos y trepanados,
gente decente, de buena ley.

Unos con habla confundida,
otros fundidos y sin habla,
los silencios nos delatan,
lo perdido nos da vida.

Desde la altura divisamos
ciudad antigua y moderna,
gente sana, gente enferma,
figuras  que apaisajamos.

Nos visita gente noble
con la que.no me hablo ahora,
es que no hablo, señora,
y se incomoda, la pobre.

En la ochocientos dieciséis,
galería de los degollados,
escalafón voy avanzando,
y pronto libre me veréis.

Y todo gracias al que estudia,
al que crea conocimiento,
ciencia y razonamiento,
sin oraciones ni curias.



CANTES DEL POETA DEGOLLADO.

Tanto vivir al filo,
rebanando el otro lado,
que te pasaste de maldito
a  poeta degollado.

A ver quién te supera
esa pose legionaria,
mutilada y canastera,
trágica y procesionaria.

Y habrá hasta quién lo dude,
que escribiste tu guión,
para que todo ayude
a que el Filo sea filón.

Pero la vida es tuya,
viva imagen del degüello,
y mientras la vida fluya,
cicatrices "pa" tu cuello.