Ir al contenido principal

Entradas

ALREDEDOR DEL DÍA.

Alrededor del día
en que me vaya
habrá nube y claro,
llovizna fina
y sol atardecido.

Mayo habrá huído
o a otro año deportado
y junio traerá hogueras
en danza de solsticio.

Alrededor del día
en que yo salga,
orbitarán cometas
de luz gaseosa
y habrá motivos
para salir al viento
de olor a hierba.
Entradas recientes

SILENCIO EN LA SALA.

Piden silencio,  dije tanto que quizá callar  sea oportuno. 
El silencio es hueco,  vaciado en seco  de alguna pretensión. 
Silencio en la sala  de la rutina,  la visita enésima  a desazón dispuesta. 
El silencio otorga,  dice quien te apuñala  y en la daga te complace  por declinar la voz  y el aullido. 

NOCHE ADHERENTE.

Esta noche adherente
de tono agrio,
servida en plato frío,
provoca la náusea árida
que arrasa los pilares
de este ruinoso fortín,
sobradamente bombardeado
para alojar más carga.

Esta noche de pájaros muertos
deja sello en la herida
denominando origen.

Esta noche se irá
dejando el suelo húmedo
de desolación licuada
que secará en mancha rugosa
de arena eterna.

Esta noche,
tan gentilmente regalada,
desacelera el Universo.

CÓMO PINTARTE.

Ya no sé cómo  pintarte,  ciudad que amable te me entregas  cada mañana mutada. 
Parezco sobrevolarte  desde este terraplén  que me sustenta,  más sueño es  como la vida  en esta celda paliativa. 
No sé cómo pintarte  ni la aplicación móvil  me asesora,  gastados los algoritmos  en este accidentado estudio  de falso pintor imaginado.
Lastrados por rito heredado, surcamos la vida desnudos y a la muerte vamos como cuentas de un rosario cruel.

SALA DE LOS VENTANALES.

La sala de los ventanales,  túnel de fuga,  retén del miedo,  reunión y soledades.  Tanta gente,  nadie,  teléfonos mudos,  paisaje móvil  de ciudad animada.  Sala de los ventanales,  vitrina del alba  y los ocasos,  parabrisas del planeta  que rota y rota  numerando días. 

PECES SUELTOS.

Hoy parece noche de peces sueltos,
coloridos peces parlantes
repitiendo estribillo.

Hoy los sueños son de pago
y el colchón es barca peregrina
de las horas sin transcurso.

Hoy respiro madrugada
en esta cúpula de sal
y unto los minutos
por mi rostro seco
de cuero crudo.

En éstas que tomo
música templada
para aliviar el tiempo.