domingo, 5 de abril de 2020

LA CIUDAD MÍNIMA

Brotan flores en la despensa 
en este abril de salón, 
esta primavera de interior 
que nos vino dada, 
enfermiza de claustro. 

El bulevar del pasillo 
dispara azahares 
al que procesiona al paso, 
de la cocina a la sala, 
de la nevera al centro 
de este Universo nuevo 
que se constela entre pantallas. 

Esta plaza sin soportales 
recibe el sol de perfil 
sin estatua ecuestre, 
que serán de a pie los tiempos 
a partir de este galope endemoniado. 

Esta ciudad mínima 
de cada cual en cada casa. 

sábado, 4 de abril de 2020

TRIBUTO

Entre las guitarras muertas
escapa un ave de nieve,
nieve helada de lo que se soñó dentro.

Mientras, los besos son rojos
contra negro,
en nudo de espumas
por los planetas conjuradas.

No saben de amaneceres
los paredones ahora,
que no ejercen de fondo
de letales retratos.

Espera a desnudarte,
déjame verte en ti misma
y luego quítate las flores
que las trampas ya yo las desvelaré.

Y NADA MÁS...

No sería a las cuatro y diez,
o quizá sí,
cuando te fuiste,
triste,
canalla y altivo,
hacia ese cine,
¿te acuerdas?.
Los hijos que no tuvimos
siguen en las cloacas
porque te llevaste la belleza,
quizá al alba.
Quizá siga encendida
la luz de la ventana de David,
quizá sea así.
No te hizo falta la luna,
ni tan siquiera la espuma
para emocionarme
en aquel walkman de emigrante
en una Suiza hostil.
Banda sonora
de mis ansias,
de mis ritos de amor furtivo
en esos dos o tres segundos
en que la ternura hasta te mata.
Apenas nada más,
Eduardo,
que vivirás en los lienzos
y en las sirenas invertidas,
en los versos
y en los estribillos
de esta, mi vida.
De alguna manera
tendré que olvidarte,
a ti,
que te vas
no sé si al este
o al oeste del edén
que nos creaste. 

NO TODO VA A SALIR BIEN

No va a salir todo bien,
salir saldrá,
salir saldremos
pero no todo bien.

Pero no todo bien
porque nunca fue,
nunca fue bien
tras bien no ir.

Podremos volcar el carro
de la usura que se nos viene
pues es usura la oferta
para la gente de a pie.

No todo va a ir bien
pero salgamos,
tras la cautividad asumida,
por bien de todos. 

viernes, 3 de abril de 2020

CIERTOS RECUERDOS

¿Recuerdas el tiempo de la miel,
de la hendidura,
del pliegue y el recoveco,
las humedades salvajes
y salvadas a carne viva
de afán invasivo?

Recordarás el jadeo,
el ansia sin envolver
y la contienda de pieles
combustibles
y combustidas
en salivas de lava.

Seguro que lo recuerdas
y esta jaula mata
las palomas retenidas,
los peces en bandada
dibujando figuras en tus simas
y el aullido de la criatura. 

miércoles, 1 de abril de 2020

NACE ABRIL

Nace abril cautivo
con la primavera derogada,
sin gente a la que regalar aromas
y colores florales de estallido.

Nace abril prisionero,
no por mayo, que quizá también,
si no por abril de nombre fresco,
musical de campanilla.

Los azahares huérfanos
lloran saetas
y los cerezos derrochan
falsas nieves de pequeño pétalo.

Nace abril confinado
de los pólenes,
con las abejas perezosas
en tiempo extraño.

Nace abril que se abre
dándonos solo esperanza.

martes, 31 de marzo de 2020

MAÑANA SERÁ ALGÚN DÍA

Hoy, directamente,
me descolgué del perchero.

Amanecí estirado y ágil,
con la elegancia innata
de cualquier colgado.

Fina estampa,
caballero,
con la solapa sin jazmín
por lo de la primavera confinada.

Saludé educado
a cuanto microbio atisbaba
en mis inmediaciones,
vigilante pero atento
que lo cortés no quita lo asustado.

Desayuné y ya vivo la noche,
como un transeúnte del tiempo.

Mañana será algún día.  

LA CIUDAD MÍNIMA

Brotan flores en la despensa  en este abril de salón,  esta primavera de interior  que nos vino dada,  enfermiza de claustro.  E...