viernes, 18 de septiembre de 2020

EN TU AIRE

 En tu aire me retuve y me entretuve hasta el ahogo 

y las palomas ciegas anidaron en la orilla 

de aquel río de palabras sucias 

en el que el cieno era dorado, 

limo dulce y fermentado 

en los veranos más crueles. 


Fue allí donde pesqué salmones de alabastro 

con cebo de luciérnagas incendiarias. 


Luego emigré a la espuma del gris roto 

de sales del deshielo 

y a la tierra ordeñada en negro, 

abonada en rojo, 

que entrega frutos de corta temporada. 


En tu aire me retengo y me entretengo hasta lo propio 

y habrá tórtolas gritando consignas 

en las encinas encaladas. 

lunes, 14 de septiembre de 2020

POCO MISTERIO HAY

Poco misterio hay en todo esto, 
poco más de lo que el miedo da 
pues es el miedo el que los misterios funda, 
infunde y hunde los navíos 
con sirenas y tritones, 
monstruosos cefalópodos 
y ballenas blancas 
por dar sentido a los naufragios. 

Poco misterio hay en lo que hay, 
que bien poco es 
por el lugar que ocupa y lo poco que recorre. 

Poco misterio hay en lo que nos construye, 
lo que nos destruye 
y lo que nos instruye nunca vendrá en libro sagrado 
o baraja de santería. 

Poco misterio hay, 
más bien ninguno, 
todo es tan fácil 
y tan dolorosamente jodido
en la no asunción de lo inevitable. 

Poco misterio hay 
aunque a veces pienso 
que qué bien que hubiera. 

ME AMANECIÓ


 Hoy me amaneció el silencio, 

el silencio atroz que me acompaña, 

el silencio atroz que acalló la voz de un cómico. 

Voz de quinta galería 

de cualquier mina, 

de palacios de la intriga, 

de los celos y lo trágico 

del tiempo de algún ministerio, 

voz de Rey, 

de saltimbanqui, 

juglar y bufón en pasacalles, 

el arte y la memoria en la que habitas. 

Hoy me amaneció la ausencia, 

de las ausencias que son abismos 

cuando la presencia fue siempre tanta, 

impecable, incontestable de honesta, 

de bonhomía de andante por carreteras de la legua, 

tan hidalgo como escudero. 

Breve tiempo compartimos, 

breve tiempo de territorios comunes, 

libros y salas de espera, 

malditas salas de espera, 

el peor escenario que nadie nunca quisiera. 

Hoy me amaneció el desgarro 

el desgarro de un telón 

por el que hace mutis un hombre entero, 

cabeza alta y gesto serio 

con la galanura de los grandes, 

con la sonrisa en los ojos 

que solo tienen los buenos. 

Lobo joven, 

lobo fiero. 

Hoy me amaneció el dolor 

y los momentos. 

sábado, 12 de septiembre de 2020

IGUAL FUE

 Fue igual que pisé tanta hierba, 

por cortar, 

recién segada, 

de la prieta sureña 

y de la explosiva de los nortes. 


Fue igual que tanta arena retuve en los pulgares 

de mis pies salinos 

de recorrer estrechos y anchos, 

de Mediterráneos de azul imposbible 

y de Atlántico del gris espumado. 


Puede que sea que caminé mas de lo debido, 

fue igual que pudo ser, 

que ahora parece que arraigar quisiera, 

como en retorno en arbusto, 

en encina, 

en ciprés, 

en sauce llorón de sombra para los amantes febriles. 


Fue igual que no fue tanto pero tanto fue. 

Tanto fue en lo breve, en lo intenso, 

en lo denso y lo leve, 

en lo lleno y en el vacío. 


Igual fue que fue eso. 

TRATADO DE UN DESAUTORIZADO SOBRE LA POESÍA Y SUS DERIVADOS

 Hoy diría que no fue el día de este verso, 

espérate que te lo explico, 

te lo explico y te lo grito, 

yo diría que no fue el día de este verso 

tan grande que guardo dentro, 

pero espera que te lo explico, 

te explico como llegué a la métrica imperfecta del ruido de la taberna, 

del salto del saltimbanqui y del navajazo del maldito que nunca vio faca. 

Porque el arte soy yo pero te lo explico, 

a ver, 

yo te grito, 

tú me escuchas, 

y te jodes y me aplaudes 

o te esputo en el próximo poema a micro, 

a micro, 

a micro abierto o concertado, 

a micropoesías, 

a micromachismos, 

a microhomofobias, 

a microelitismos, 

a micro chiringuito, 

a microinvento, 

a microanarquía y microviolencias. 

Pero no te alarmes, 

oyente o lector de móvil, 

yo te lo explico, 

que ofender no pretendo o sí, 

pero así es mejor, 

que yo te explico qué es poesía hoy en día, 

microgilipollas, 

pero toma otra caña, 

que el evento lo merece. 

Qué es poesía, 

otra vez, 

la poesía soy yo, 

pero te explico por qué, 

porque escribo mis delirios y tengo más cara que espalda, 

joder, 

qué poco poético me quedó eso, 

o igual sí por rompedor, 

que todo vale por abrir brecha en el arte contemporáneo. 

Pero a ver, 

hagamos una pausa que os lo explico, 

lo de romper es por buscar otras fronteras, 

otros lenguajes menos opresivos, 

pero callad, hostia, que estoy declamando. 

Y entonces vengo yo y me cago

y os orino encima y os amenazo 

y baso mi arte en ser Bukowski reencarnado, 

como si los demás no tuvieran callejones 

en los que haber muerto y matado, 

mas reales que ensoñados. 

Pero esperad que os lo explico, 

que a mí me aplaudieron los versos, 

la leche, 

tuve algún éxito y ahí sigo, 

dando por culo en mudo, 

en local, 

en rural, 

en melaza de rapsoda moribundo 

que bien exploto. 

Esperad, que os lo explico, 

no es que quiera uno morirse,

pero ayuda para el que no tiene voz de micro 

o vídeo de youtube. 

Y empecemos otro verso pero, 

cómo se os ocurre escribir 

de lo que yo no creo que hay que escribir 

en este momento preciso, 

que bien seré yo quién decida convocar los parnasos. 

En esta estrofa me refiero a...

que más dará. 

Pero puestos a culminar, 

explicaré antes el remate, 

y haré un rap por más que mate 

y haya empate

en este delirio de poetas 

de tanta jeta, 

de tanto inflar la bomba todo el día 

con la vanguardia 

de la poesía, 

de la taberna, 

la polla tierna, 

la mente fría, 

más bien vacía 

y el postureo, 

que me mareo 

y me meo, 

y hasta tolero 

por marginal 

el maltrato y el eructo 

de un anormal 

con verso abrupto. 

Eh, Eh, Eh, 

bien me la suda, 

bien lo sabéis, 

me conocéis 

o ya no hay cura. 

Esperad, que ahora os lo explico, 

que rapero nunca fui, 

ni pretencioso en lo suyo, 

pero es por joder sin ofender. 

Más que nada porque va a ser el poema más largo de toda mi obra

de poeta que nunca lo fue. 




viernes, 11 de septiembre de 2020

DEL TOBOGÁN AL TIEMPO

 El tobogán da vértigo pero a veces desacelera, 

te ofrece curvas y repechos leves para retornar a las espirales. 


Las espirales que nos conforman en los caparazones. 


Los caparazones que habitamos multiformes y mutantes en el tiempo. 


El tiempo, siempre el tiempo. 


El tiempo.

miércoles, 9 de septiembre de 2020

DE LO ANGOSTO

 Se angosta el paso prefabricado 

de mis aires y estertores hacia algún camino 

o encrucijada de matorral o de cipreses. 

Hacia algún túnel del tiempo, 

un salto de agua 

o un retal de nube abandonado por la última tormenta. 

Lo llevo todo escrito, 

por si hubiera examen improvisado 

o control de documentos, 

que tiempo es de controles 

y el Presidente prohibió el vuelo de los peces entre olas. 

Moderaré el discurso pues el rabiar no ayuda 

y el verso desbocado deja mala imagen 

en el hacedor de estrofas 

que ahora bordaré en bastidor de expectativas, 

conjugando con tibieza. 

Habrá que volver a escarbar en las formulaciones 

para diseñar la carta de navegación hacia los archipiélagos posibles. 

Agotador es el viaje 

para un Ulíses de barrio bajo 

que no persigue glorias ni encuentros con sirenas, 

las que siempre llaman cantando. 

Volver a Ítaca, 

maltrecho y sucio de sal de espuma, 

sería mi afán 

pero quién sabe de las voluntades 

de los iracundos dioses que nunca fueron. 

Se angosta el paso de esta mina improductiva, 

que no da ni mineral de canto, 

ni ruido de derrabe en un posteo precario 

que a cada poco cruje. 

Entre tanto cantaré en lo amable 

si es que me deja el estallido. 

EN TU AIRE

 En tu aire me retuve y me entretuve hasta el ahogo  y las palomas ciegas anidaron en la orilla  de aquel río de palabras sucias  en el que ...