Entradas

Mostrando entradas de junio, 2015

"FOGUERA"

Imagen
Ardieron los maleficios  en festiva llama  frente a sede de poder.  Danzaron de las manos  en órbitas concéntricas,   conjurando planetas alineados.  Cántico repetido,  remachado,  en voz antigua  convocando a un verano  casi siempre fantasma.  Fiesta fue,  fiesta hubo, llama efímera  y ascua nostálgica  en la Villa del Camino.  Se apagó el ruido  y la gaita destemplada  duerme tendida  en arca de madera vieja.  El bautista santo  cedió su nombre  a lo pagano. 

HOY MISMO.

Imagen
Hoy mismo,  ahora,  llorar,  lloro,  me pregunto,  me cuestiono.  Hoy,  no sé,  como casi siempre  no sé,  lloro,  De nada vale  mas la ola llega  y en sal te ahoga.  Lloro,  El tiempo plegado  en espacios desordenados,  El pasado se adhiere  a un mañana tendido  a un sol dubitativo. Pesa la lágrima de sal gorda,  pesa en el centro  de gravedad leve,   tanto todo  en un instante.

DEL CAMINO

Imagen
Vivo,  que vivo yo en un camino,  una cuneta,  un sendero,  junto a un lecho de aguaceros,   montañas  de negra entraña,  aires de gaita  y hollín.  Vivo,  habito asfalto peregrino,  vía de luces cansadas,  galanes de barricada  y damas de matinal domingo.  Hoguera de Junio  pagana y feligresa,  bautistas y boticarios mártires  de alguna huelga pasada.  Sangre ácida de manzana  rompiendo en cáliz templario  para lavar nostalgias  de tiempos de relumbre.  Vivo,  porque de donde estoy soy,  si quiero y cuando gusto,  en un valle de tránsito,  en un quejido vaquero  de aceras grises  y camisa blanca  de esperanzas no perdidas. 

ENTRE VÍAS

Imagen
Siempre entre vías,  ida o vuelta,  retornos y el entorno,  estático  y somático  y yo,  entre vías.  Corto trayecto  imperfecto,  por defecto  en tránsito  hacia dentro  de media hora  o un decenio,  por convenio  colectivo  al final de año lectivo,  mala nota  para el acceso  a la carrera corta.

DOS MUNDOS.

Imagen
Tan poca distancia,  tanto abismo  que realidades desenfoca.  A pocos metros  todo un desierto de alarido,  kilómetros y marinas millas  de la rabieta cómoda  a la ansiedad famélica.  Tan cerca,  tan audible la esperanza,  tan sordo el llanto vano,  tan lejos de prioridad  que duele la conciencia  que embalsamamos cada día.  Se pliega el Universo  y nos abofetea.

GENTE SIN MARCA.

Imagen
Por las calles también
camina la gente sin marca,
sin uniformar,
translúcida y clara,
sin color de equipo
ni alarido de manada.
Silenciosa gente
que se mueve
desafiando lo estático,
avanzando en la curva
de la esfera que nos sostiene.
Por las calles
hay suspiros,
sueltos,
libres,
leves gemidos
de grave carga
porque la vida pesa
más sin la jauría.