Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2010

AHÍ ESTABAS

Yo me perdí en las flores
de salvaje colorido,
generosas en olores mas con amo conocido, etiquetadas de olvido más que ansiosas de candores, les entregué mis temblores, la renta de lo vivido.
Y ahí estabas tú, silenciosa en la ventana, rosa de mis mañanas, ansiando darme tu luz.
Y ahí estabas tú, con la sonrisa discreta, sin cargas en la maleta,   sin billete de autobús.
Y yo andaba despistado
cazando besos al vuelo
de labios que eran prestados,
futuro tras turbio velo
de promesas de consuelo
y presente hipotecado,
pasiones en reservado,
ocultas a ras del suelo.

Y ahí estabas tú,
habitual y conocida,
quizá desapercibida,
como en el mar el azul.

Y ahí estabas tú,
esperando pa cobrarte
lo que ahora puede amarte,
este corsario del sur.

MI GUERRA

Abandono la trinchera, harto ya de los silbidos de las balas trazadoras y saco hirviendo la pechera para presa de los nidosde las ametralladoras. Y prefiero ser caído,en acto de cruel guerra,que vivir como objetivo de un tiroteo manido encajado cuerpo a tierra, arrastrado y fugitivo. Que cansé de los asedios  y de los campos minados, de las treguas en oferta. Que me mata más el tedio, los rencores solapados, que toda la saña abierta.

Y ES ASÍ

Vamos,
actualizando los cielos,
amoldando toda gloria
al deseo y la memoria,
a los aires de tu pelo.

Andamos
por los caminos inciertos,
despejando encrucijadas,
al compás de tu mirada
cuando inunda los desiertos.

Navegamos
mares de piel sin conquistar,
nave de labio a toda vela,
donde la espuma se rebela
contra los pliegues de tu altar.


Y es así
como se duermen las lunas,
como despiertan los soles,
yo pastor de caracoles,
tu comandando las dunas.

Y es así
como se vive y se respira
bebiendo aire en vaso ancho,
yo Quijote y tú mi Sancho,
desfaciendo  las rutinas.

NEGARME

No me digas que me huyes
cuando yo vivo en la escapada,
estando cerca te diluyes
y quedo anclado en la llamada.
Mas romperé la empalizada
de tonos fríos, repetidos,
contestadores despectivos,
nube de plomo en la palabra,
pretexto para negativas,
con anestesia de dulzura
que hacen la pena más dura
para un recluso de evasivas.
Que eres tú mi encarnadura,
de mi tallo único brote,
de mis heridas la sutura,
ojo de buey en camarote
por donde escapo del naufragio
al que me llevan los sufragios
de tribunales de impostura.
Y bien se que tengo fallos,
errores del extraviado,
del febril desconcertado,
arriero sin caballos.
Pero a tí yo sigo atado
por arterias invisibles,
que negarme es imposible,
ni a puntilla rematado.

A CONTRALUZ

Cuando se desmadejan las palabras
desentendiéndose de los percheros,
cuando tanto silencio descalabra
para beberse el gas de los mecheros,

es cuando procede una canción,
un verso, una mirada a plena voz,
un correo, una llamada,
una paloma acostada
en tu ventana,
a contraluz.

Cuando la soledad es medicina
para el mal de vida a contratiempo,
cuando te amenaza la cocina
y se escapan los dioses de los templos,

es cuando procede una canción,
un verso, una mirada a plena voz,
un correo, una llamada,
una paloma acostada
en tu ventana,
a contraluz.

Es cuando recuperas la razón,
la lisura perfecta del colchón,
brisas de madrugada,
sábanas oreadas
y tú acostada
a contraluz.

VALERIANO MIRANDA'S BLUES

Imagen
Miro hacia la Mayacina,
el desierto estacionado,
al fondo Santa Marina,
el pirulero asustado
de los jóvenes dobletes
que cruzan al apeadero,
mucho alcohol, poco dinero,
polvo blanco en los billetes.

Mas yo busco tu coche
entre los aparcados
y recuerdo el derroche
de besos en noches
que no han retornado.
Y le canto a la luna
este blues trasnochado,
y sus ojos de espuma
alimentan las brumas
que tú me has dejado.

A la derecha está el parque,
parque de Jovellanos,
los abuelos sin desmarque
de los nietos de las manos.
Vega de Arriba al otro lado,
monumento al minero,
en el vientre pebetero,
mira al Campus asombrado.


Mas yo busco tu coche  entre los aparcados  y recuerdo el derroche  de besos en noches  que no han retornado.  Y le canto a la luna este blues trasnochado,  y sus ojos de espuma alimentan las brumas  que tú me has dejado.

CONSCIENTE

Y se pierde la mesura,
la perspectiva
del sentido,
y el sentido
y la conciencia
axfisiada de impaciencia.
Y bien se que debiera
hacer lo que debo,
cerrar los ojos
a las luces,
el oído a los trinos,
la boca al labio
y el tacto a pieles.
Ajusticiar teléfonos
y anestesiarme.
Debiera irme
a otro nivel del vivir.
A ermitas
de piedra de soledad
en cumbres de silencio.
Ser yo sin nadie,
sin modelar
por el contexto,
sólo el aire
y la lluvia fresca
de un abril lejano
esculpirán mi torso.

CAMINO NUEVO

Imagen
De Otro café
contra el hormigueo
de entraña.
Mejor sería
sedarse con infusión
de ortiga,
macerada en esencia
de hiel destilada
pero no,
despierto,
sobrio ante la bofetada,
tomarla cruda
como la caricia
sin adobar.
Se acabaron días de vino,
los de rosas perecieron
ahogados por los espinos
y hay que tomar la lluvia
a pie,
a paso en pendiente.
Ajeno al trueno
entre castaños,
resucitar un poco
de la muerte redactada.

VANO ALEGATO

Tal vez errático,
tal vez enfermo de indolencia
mas no alimaña.
No al gusto
de quien instruye
con renglón torcido,
pasando de la clemencia
a la soga,
no al uso debido,
escriturado,
pero a mi modo
aprendiendo.
Y el dardo inoportuno,
el enjambre a borbotón,
sorprende a deshora.
Retornaré los débitos
de condescendencia falsa
y no seré lo publicado,
no seré lo que queréis,
el tema adecuado.