martes, 9 de febrero de 2010

A CONTRALUZ

Cuando se desmadejan las palabras
desentendiéndose de los percheros,
cuando tanto silencio descalabra
para beberse el gas de los mecheros,

es cuando procede una canción,
un verso, una mirada a plena voz,
un correo, una llamada,
una paloma acostada
en tu ventana,
a contraluz.

Cuando la soledad es medicina
para el mal de vida a contratiempo,
cuando te amenaza la cocina
y se escapan los dioses de los templos,

es cuando procede una canción,
un verso, una mirada a plena voz,
un correo, una llamada,
una paloma acostada
en tu ventana,
a contraluz.

Es cuando recuperas la razón,
la lisura perfecta del colchón,
brisas de madrugada,
sábanas oreadas
y tú acostada
a contraluz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

ME VIERON.

Me vieron en el funeral de un punto muerto y yo disimulando. Soplé velas numeradas, sin presión desde una boca inhábil, celebrando u...