sábado, 31 de diciembre de 2016

DESEOS 2017.

Que lo que quede les sea amable,
que lo que venga sea con piel,
los sinsabores de miel
y los vientos favorables.

Que sólo duelan con gusto
mientras expriman placeres,
siempre gratos los quehaceres
y que triunfen los justos.

Que las mentiras sean piadosas,
que las verdades sean ciertas,
que se apaguen las alertas
y que se enciendan las rosas.

Todos los días aprendan,
que nunca olviden lo bello,
la curvatura de un cuello
y los besos que nos vengan.

Que sean felices a ratos,
y que sea con frecuencia,
que este año no haya ausencias
ni piedras en los zapatos.

Es mi deseo sincero
para las gentes sencillas
que no saben de rencillas
ni pleitean por dinero.

miércoles, 21 de diciembre de 2016

Torpe villancico del acompañante.

Hay goteros de espumillón
en la blanca estancia
de la niña
y peregrinan magos
ofrendando sueros
y paz de noche,
intravenosa.

No se cantan alabanzas,
pero la esperanza brilla
sobre las sombras de dolor
y del miedo que se aleja,
prudente y silencioso.

Fuera,
donde habita el cigarrillo,
siempre clandestino,
el frío de Pucela
se resiste a la sal de la tierra.

Me trajo una estrella,
de dudosa bondad,
a velar tu sueño convaleciente
de heridas
de renacimiento.

Entre algodones se celebra,
levemente,
la vida peleada.













miércoles, 14 de diciembre de 2016

BIPOLARES TIEMPOS.

Bipolares tiempos
del extremo categórico,
palabra atrincherada
con munición precocinada,
envasada al vacío
del cráneo vano,
bóveda de la nada.

La libertad se abarata,
se devalúa en concepto,
y arropa los desmanes
contra el disidente.

Los códigos de arcilla,
modelados a demanda
de la corrección que proceda,
según la corriente
del ansia de pertenencia
al rebaño más cercano.

Lo objetivo es utopía,
quimera en la tendencia
de la pasión o el rito.

Banderas como arma,
embozando la razón desnuda,
púdicamente patriotas,
protegiendo las vergüenzas
ante enemigos externos,
catalogados por remesas.

Legión son,
los hambrientos de sentencias,
a la espera de acicate
para la mordedura seca.

Tiempos de jauría,
de ídolos de barro
devorando la idea.

miércoles, 7 de diciembre de 2016

TRISTE CANCIÓN DE ENTRE PUENTES.

Miro de dentro hacia fuera,
como buscando calor.
Soy cazador de quimeras
entre las manchas del sol.

Herido tras la refriega
por un disparo de flor
que regalo a quien me niega,
para que luzca mejor.

Recojo el guante
con el talante
de un maleante
sin voz.

En esta esfera,
toda escalera
tiene trinchera
feroz.

Pueden llover algodones
en rabioso temporal,
pueden arder los balcones
de la calle principal.

Enloquecidos gorriones
devorando a un Cardenal,
ellos tendrán sus razones
para librarnos del mal.

Tejo canciones
a borbotones,
con sus raciones
de sal.

Sin emociones,
hago ecuaciones
con las naciones
sin mar. 

MAÑANAS DE PLOMO.

Eran mañanas de cualquier vuelta de esquina, 
mañanas cotidianas de absolución provisional 
o condena cierta. 
Mañanas de posibilidades, 
revólver en bolsillo 
y azares en ruleta. 
Mañanas de estampido, 
amigo desguazado 
para funeral con bandera. 
Eran mañanas grises, 
solitarias sin abrigo 
de nada y de nadie. 
Mañanas expectantes 
del azar de la metralla 
o bala en nuca. 
Como asumidas, 
como reo de un delito 
nunca cometido. 
Cuánto maldigo los gatillos, 
casi tanto como los silencios. 

martes, 6 de diciembre de 2016

PERDONA EL RUIDO.

Quizá no ayude lo que digo,
las palabras son aire ciego
que se colorea en el lienzo de tu nuca.

Quizá no importe,
puede que un silencio tenga
más textura que mi verso,
que sólo es eso,
signos con cadencia
y voluntad frustrada.

Perdona el ruido
si respiro sílabas
y no hagas caso,
hay más música en los ojos
de la gente que mira al paso. 

viernes, 25 de noviembre de 2016

MUJERES MUERTAS.

No hay palabras vivas
para las mujeres muertas,
no hay flor que no marchite
ante tanta tumba abierta.

No hay silencio
de puertas para adentro,
donde el terror habita.

No hay amor que mate
aunque el amor se muera.

No se encuentra cura
para este mal de entraña
que asola las razones
y nos carga de culpa,
vergüenza cotidiana.

Nadie es de nadie,
nadie te entregan,
nadie posees,
nunca, nadie
tiene a nadie.



jueves, 24 de noviembre de 2016

INQUILINO EN LA ESCAFANDRA.

Soy inquilino en la escafandra, 
un mero objeto del delirio, 
del ruido un receptor, 
un acaparador, 
la pobre oferta sin demanda, 
un prófugo del duelo y la matanza, 
un mendigo del Sol, 
el que ardió 
con llama de duda, 
que nadó 
vetadas espumas, 
desertor 
del rebaño, 
que perdió, 
los redaños, 
trovador, 
trovador de aullido, 
colchón mal mullido 
y dolor. 

Nunca reparo en la quimera, 
ni hago las sumas con dinero. 
Nadie me vio pasar, 
allí no pude estar, 
pues nadie está si es que nadie le espera, 
no encuentro descansillo en la escalera. 
Soy preso del madrugar 
para dar 
un saludo a la Tierra, 
y esperar 
que termine esta guerra 
y quemar 
las banderas 
y arrasar 
tus caderas 
con un mar, 
con un mar de peces 
que siempre parecen 
cristal. 


martes, 22 de noviembre de 2016

DE LO TRANSCENDENTE.

Que es la muerte la que mira
a quien no debiera es la norma,
pues sin norma humana se declina
el azar y la natura,

Y el miedo se engarza en la espesura
de la soberbia humana y se transforma
en rebelión de dolores y se afirma
en la ignorancia y la incultura.

No hay en el devenir justicia,
ni karmas ni majaderías,
que duramos cual gota de lluvia,
o diluvia
o llega la sequía.

Granos de arena en marea,
moléculas del Universo,
sin Dios bueno o perverso,
seres nimios en apnea.


sábado, 19 de noviembre de 2016

GENTE.

Menos mal que hay gente
que libera todo pájaro enjaulado.

Gente necia que se empeña
en romper las leyes naturales,
arrebatando la muerte
a designios y oráculos.

Gente que nos salva a mano,
sin templo ni sagrario,
reconstruyendo carne
a ciencia pura,
valiente y osada.

Gente verde,
de máscara de alivio,
batallando los males
con soberbia de razones.

Ingenieros de la vida,
artesanos del corte
y la costura,
que exorcizan males
a pie de obra,
sin más poder
que lo humano,
lo único que nos redime. 

miércoles, 16 de noviembre de 2016

HORAS DE HORMIGÓN.

Rota el planeta en horas,
horas de hormigón licuado,
en las que nadamos fieros
a bocanada seca de aire
del que no transcurre.

Sobre el Madrid hospitalario,
clínico,
un sol de invierno
templa los temores ahumados
por sobrantes cigarrillos.

Murmuran las puertas correderas
historias de un día
y el hilo siempre es leve.

Pinceladas verdes
salpican las salas blancas
de esperanza rigurosa.


viernes, 11 de noviembre de 2016

ANABEL


Torrente de luz porteña,
su voz sabia colorea
el polvo homicida
del carbón antiguo.
Con la plata robada
en aquel río,
modela en su garganta
migratorias aves
que anidan en los castilletes
de las cuencas asoladas.
Alma de "fierru",
presencia incontestable,
reflejo dulce y acuático
de esta tierra recia
para este emigrado
de la encina.
Voz matriarcal
de ecos arcanos
cabalgando
nuevos vientos.

viernes, 4 de noviembre de 2016

PALABRAS MOJADAS.

Con las palabras empapadas en miedo,
pesadas de lágrima muerta,
busco tenderlas a un sol que exista
y sólo hallo farolas de luz fría.

Pero estoy,
aun así aquí estoy,
sin mucho afán de ser
si no fuera porque debo,
por eso soy.

Serán las piedras del camino
o las que caen homicidas
desde detrás de cualquier muro.

Serán los jarros de agua fría,
los que nos despiertan agresivos
del ensueño de inmunidad.

Serán los rostros,
los atónitos,
los crecidos entre las manos,
modelados a caricias,
los que dicen la única verdad.

Y las palabras no secan,
y el miedo cala,
y las lágrimas muertas
mantienen el ácido vivo
incendiando cualquier mirada,
cualquier atisbo de ver ese sol
que nunca existe.

Queda la luz fría
de farolas condescendientes
y el trecho dilatado
para llegar a casa.

lunes, 31 de octubre de 2016

ESAS MÁGICAS PRESENCIAS.

Con el ánimo ondulado,
llegó aquella mañana amarilla
para hacerse un hueco en los minutos.

Como equipaje,
un arcón de papel mojado
lleno de palabras usadas,
planchadas al vapor de rocío.

Dormía tras las cortinas
cantando a media voz
baladas francesas.

Cocinaba flores secas
en salsa de recuerdos dulces
y leía cuentos extraños
sobre hadas ancianas
y príncipes desterrados.

Llegó aquella mañana,
o quizá no,
quizá estuvo siempre
entre los días,
en los silencios fugaces
pintando las miradas. 

sábado, 15 de octubre de 2016

INVENCIBLE.

Los ojos de ámbar puro,
luminosos de miel de almendro,
con la sonrisa extraída
de la entraña de la luna llena,
la voz coloreada
con tintes orientales
y la alegría de los cascabeles dorados.

Mas tuvo que ser a tí
a quien la sombra invadiera
cuando vida nueva forjabas
para este planeta huérfano.

Tuvo que ser a ti,
flor de canela tibia,
y no a mí,
que lo merezco,
a quien el azar
nublara con átomos de miedo.

Pero saldrán los días
a devorar las noches
y tu afán de viento
borrará la nube
de los azules que pintas
cuando cantas a vida sostenida.

Se segará el sendero
y galoparás heróica
por las praderas que conquistes,
junto a tus aliados de sangre,
con los que milito.

Saca la fuerza atesorada
y huirán los fantasmas
ante tu luz veraniega,
invencible en las encinas.

viernes, 14 de octubre de 2016

A LA ESPERA DE VUELO.


A la espera de un vuelo, 
un viento favorable, 
un soplo fresco 
que barra la quietud
de este ansia estancada. 

Sólo veo 
palomas indigentes, 
tullidas y criminales 
a ras de suelo polvoriento, 
siendo el aire nube 
y la nube cemento intransitable. 

Recibo palabras con recargo 
mientras anhelo silencios tibios 
donde colgar mi chaqueta 
con los bolsillos atestados 
de piedras de río. 

Con vocación de cúpula, 
de estar acotado 
y no abandonado 
en la inmensidad que me consta, 
soy también presa del miedo 
de no ser nada 
en este todo inabarcable. 

La luz es siempre intermitente, 
fugaz y huidiza, 
mientras el horizonte devora 
todo camino por recorrer. 

domingo, 2 de octubre de 2016

SANGRE AZUL.

Nadie lo ha pedido, pero hoy es el día de la Policía. Va por las personas que trabajan por todos nosotros.

SANGRE AZUL.

En la ciudad que habitas,
sangre azul recorre sus arterias,
azul que vela
por tus sueños perdidos,
azul que está en aquello
que no quisieras ver.

Sobrevolando hogares
donde el infierno es norma,
en los vertederos
de la sociedad injusta,
paliando el mal
a pie de acera.

Enjugando lágrimas
de criminal amor,
rescatando niños
de las rapaces negras,
escudo de los odios
de metralla
de los profetas oscuros.

Desentrañando
el latrocinio
de los parásitos del cargo,
en vanguardia de lo justo.

Humanos seres,
con defectos y temores,
en mayoría de honra,
con la vida presta
a la necesidad
de perderla
por espantar tus males.

Luz azul
en las tinieblas urbanas. 

miércoles, 28 de septiembre de 2016

SI FE TUVIERA

Si yo creyera en vuestros mitos,
si arrastrara los versículos de infancia,
las confesiones absueltas
y los pecados por cometer,
os prometo que hoy mismo
me arrodillaría.

Hoy mismo recorrería descalzo
cuanto santo camino surca el orbe,
cargaría en el costal
toneladas de madera tallada,
lustrada con pan de oro,
y lanzaría saetas de quejido
desde todo balcón al que escalara.

Ofrendaría mi vida en sacrificio,
a cambio de una sola providencia.

Me impregnaría de incienso
y prendería toda las velas de los templos.
Cartujo silencioso,
todos los votos juraría.

Si fe tuviera,
al mismo Satán mi alma vendiera.

Mas desnudo estoy del atavismo,
de crucifijos y genuflexiones,
y no me queda más que la confianza
en lo humano y su pericia
para aliviar el pánico
por lo cercano,
por lo mío,
y caminar erguido,
sosteniendo la carga
que los azares imponen.

viernes, 23 de septiembre de 2016

NIÑOS DE POLVO.

Sigo viendo niños de polvo,
niños de escombrera
bajo el rugido necio
de metrallas adultas.

También veo niños de agua,
como nenúfares marinos
decorando las olas
con cadáveres en viaje,
niños de arena y espuma,
niños de olvido.

Veo niños de hojalata,
desmontados cual juguete
por manos leñosas
y baba verde.

Veo niños en muestrario,
mercadeados al gusto
del cliente,
ganado de saldo
con marchamo de importación.

Veo niños que duelen,
niños sin hada,
sin ángel de custodia,
sin fábula
ni canción de cuna,
durmiendo de prisa
en un rincón sucio
de la conciencia adulta. 

martes, 13 de septiembre de 2016

LA CAÍDA DE LA HOJA.

Se va el estío
y el hastío
da muerte dorada
a la hoja caduca.

El viento canta un aria triste
mientras la hojarasca danza
y hay lágrimas suspendidas
en cada trozo de aire.

Vuelve a paso lento
la melosa melancolía
por el sendero alfombrado
de ángeles caídos.

El árbol viejo se desnuda,
resignado,
esperando las nieves
que abriguen sus maderas.

Otoño llega,
navegando un pentagrama de violonchelo,
grave melodía de luz anaranjada.

domingo, 11 de septiembre de 2016

Romancero de lo cotidiano.

No llego a la altura,
no doy la talla,
carezco de estatura
moral en la batalla
que se libra en esta sala,
en la cocina,
en la alcoba, la vitrina
donde se esconden las alas.

No doy la nota,
siempre suspendo,
y asumida la derrota,
aunque me haga el estupendo,
el ánimo llevo a jirones
y esta fiebre no me baja,
la razón se desencaja.
Sólo  sueño con gorriones
bajo la encina bailando,
con la sombra especulando,
despojados de emociones.

Será la vejez cercana,
el saldo de lo vivido,
lo que trae esta desgana,
este aroma fallecido,
este estar sin insistencia,
este sol descolorido,
este ser desconocido,
esta vida en apariencia.



viernes, 9 de septiembre de 2016

LEYENDA URBANA

Walk.




He oído que dicen 
que alguien dijo que somos, 
somos leyenda, 
leyenda urbana, 
y porque dicen, 
somos. 

Somos leyenda, 
somos historia efímera, 
somos relato, 
ficción de anónimo 
en papel mojado. 

Una experiencia, 
un roce, 
un leve aliento, 
somos lo vivo 
en un sueño novelado, 
palabras, 
huellas en el barbecho. 

Leyenda urbana 
de asfalto liso, 
reflejo de escaparate 
multiplicado 
en el rumor. 

Somos lo que alguien dice 
que vio algún día, 
somos leyenda, 
leyenda urbana, 
lo que no es. 

martes, 6 de septiembre de 2016

ASTILLA DE LUNA.

Sabiéndome malherido, 
con esta astilla de luna 
que mi pecho abre, 
sigo camino al exilio 
desertando de las certezas. 

Fugitivo de las fechas 
y los relojes en llamas, 
me alimento de burbujas 
de tiempo perdido. 

Duermo a ratos, 
arropado con sonatas 
para violín anciano, 
sobre las hojas muertas
de un perenne otoño. 

Algún que otro día 
sonrío a las libélulas 
y a los gorriones saludo, 
formalmente, 
que lo cortés da 
más que quita. 

Riego las flores 
de mi barba cana 
y en mis huellas dejo 
algún verso perdido. 


lunes, 5 de septiembre de 2016

GRIS HABANERA.

Caída y hundimiento.

Yo que soy de las orillas, 
fronterizo 
y a la espera 
de marea favorable, 
expectador de los naufragios, 
tengo alma de árbol muerto, 
desarraigado y fugitivo, 
que navío busca 
para travesías inciertas. 

En los días de lodo, 
el hundimiento te reclama 
y abraza tu tropiezo 
con ternura arenosa. 

La corteza seca 
pide beber de lo turbio 
y en el alga se refresca 
a la espera del embarque 
de los remos perdidos. 

Habrá gaviota homicida 
en cualquier playa en abandono. 

Mientras tanto, 
tararear habaneras 
de emigrados urgentes 
acaricia el ánimo 
de lo inevitable. 


viernes, 19 de agosto de 2016

UN DÍA COMO HOY.

Un día como hoy,
balas negras de odio negro
mataron mariposas blancas
de palabra limpia.

Un día como hoy,
la negra España
asesinaba quejido puro
y luces de Manhattan.

Por miedo a luz de verso,
los cobardes tiran de fusil
acallando inteligencia.

Un día como hoy,
lágrimas yermas
emborrachan a los convidados
a cualquier boda de sangre.

Granada es ronco gemir
por el poeta segado
con hoz de herrumbre. 

NOTICIARIO DE AGOSTO.

Arde el planeta
con pose veraniega,
las bombas matan como siempre
y los héroes muerden el oro.

Esposas, ex esposas y
asimiladas
mueren a manos
de la bestia,
un día más,
más demasiado.

Animales burlados
en sangrientos ritos
a veces matan en lo festivo,
a la sombra de vírgenes
floreadas de aullidos.

España está,
donde siempre,
sin gobernanza,
a la deriva
de una tripulación
siempre ebria
de botines.

Luego estoy yo,
rozando la indolencia,
atravesando el estío
con el hastío propio
del desencanto sudado
bajo la nube fiera. 

miércoles, 17 de agosto de 2016

PERDONA, LECTOR, PERDONA.

A veces caen
las horas insomnes
sobre mi frente quebrada.

Se expande la noche
en abanico de plomo
y el ser se agrava.

Ahumo el pecho
y hay parto de palabras,
prematuras siempre,
que vomito
de mal digeridas.

Elucubro sobre este ansia
por dejar constancia escrita
y pienso en las ideas
como miasmas tóxicas
que expeler debiera.

Quizá sea locura cierta,
y sólo ejecuto dictado
por las voces que niego.

Perdona, pues,
lector paciente,
estas breves neuras
que te llovizno.

lunes, 15 de agosto de 2016

RAZÓN DE ESTADO.

Tengo razón de estado,
en estado de gracia
gestada una noche blanca.

Razón tengo
dentro del cráneo,
y estado activo
en mi biografía.

Por el estado,
ese en el que me encuentro,
razones doy a la medida.

Estado y razón,
razonar y estar,
ser, pensar,
divagar en la penumbra
de un madrugar festivo.

sábado, 13 de agosto de 2016

LLAMAS.

En las alas del aire negro 
viajan palabras oscuras 
que envenenan hemisferios
del planeta y la cordura 
se esconde en el aguacero 
de la llovizna más pura, 
por regar el orbe entero 
y apagar así las llamas 
del fuego de la demencia, 
que engulle todas las ramas
de la razón y conciencia. 

No hay posible convergencia
entre el hombre insostenible 
y la luz de la experiencia. 

Casi todo es previsible, 
entre el ciclo y la órbita. 

Se repite lo posible 
en la ciudad más inhóspita 
de algún país pendenciero 
atestado de gañanes. 

Pero nos queda el consuelo 
de sabernos tan mortales, 
tan leves, perecederos, 
como lo son nuestros males.


viernes, 12 de agosto de 2016

RAZÓN DE TU PARADERO.

No supieron darme los árboles
razón de tu paradero.

El semáforo del sendero
dejó pasar a las flores,
bloqueando al venidero
tiempo en que te tuve
y te peinaba con la nube
más limpia del mes de enero.

Por la noche hay luna muerta,
a la mañana un lucero
se despereza en mi puerta
para invitarme a un crucero
por mares de peces locos
y por hallarte, yo invoco
a dioses que no venero.

Mucho pesa esta cadena
que mis viejos pies lastra,
porque en mi pecho se encastra
la celda de esta condena.

Viajo en el calendario,
hoy llanto, mañana pena,
sediento me trago arena,
disparo hacia el campario
cual si valiera la llamada
que te hago desde el osario
con la fecha postergada.


DIARIO.

A la sombra de un planeta
tengo camisa tendida.

Cultivo bolígrafos rojos
en maceta de papel
que abono con palabras muertas.

De menú,
alas de gorrión confitadas
en salsa de eucalipto calcinado.

Duermo en un felpudo
tejido en cabello de hada
tras mis oraciones a María,
La Magdalena.



jueves, 11 de agosto de 2016

AL PASO.

Autorretrato


Al paso voy,
sumando,
más bien restando,
pues el camino se estrecha
y el tiempo no expande.

Ahí sigo,
en cualquier calle,
estridente sólo a letra escrita.

Quereres porto,
y desquerer también,
hoy uno que no debiera
por aquello de las fechas
y el árbol del que se es rama.

Mas tiene la vida eso,
vivir y desvivir,
y vivencia dulce,
amarga,
y lesiones de entraña
que te construyen
en erosión.

Al paso voy,
sin aspavientos,
mas celebrar, celebro
la vida que cargo
en el petate gastado
y la que robo
a los días venideros. 

Gracias doy 
a quien me estima, 
a quien no también 
pues me libra del peso 
del malquerer. 

A quien me odia 
agradezco sus pesares 
y recomiendo vida propia, 
que el odio vida resta 
y valioso tiempo ocupa. 

Levanto mi vaso y brindo, 
por vosotros, 
por los de siempre, 
los cotidianos imprescindibles 
y los esporádicos en dulce. 




martes, 9 de agosto de 2016

SERMÓN DE MONTE BAJO.

En esta esfera anómala,
donde la vida hizo nido,
sin cinturón viajamos
atravesando lo inmenso.

Frágiles y breves,
ínfimos a toda escala,
polvo volátil
en el todo por conocer.

Despojaos de las liturgias,
de los mitos inoculados,
y explorad la verdad
sin asumir la patraña,
la que frena todo afán
por sabernos en lo cierto.

Somos pasajeros
de corto recorrido
y escaso es el tiempo
para gastarlo en la culpa,
el perdón y la farsa.



viernes, 5 de agosto de 2016

UNA CENiCIENTA CUALQUIERA.

En alguna calle negra
encontró galope y vuelo
de bajo coste,
fugaces estrellas
de cielos robados,
y el paso se le torció
a tacón roto.

Descendió todos los sótanos
y bandadas de manos sucias
ocuparon la piel rota.

Respirando alientos
de mal vino
por tener billete
para el corto trayecto
a cualquier infierno.
Ni sombra en la acera
deja su osamenta helada,
a la espera de algún fin
sin perdices prometidas.



miércoles, 3 de agosto de 2016

ESTOS TIEMPOS.

En los tiempos de las caricias pérdidas,
la lágrima cierta y el rugido,
la sonrisa huérfana
y el beso helado,
al aire de las mejillas,
hay lugar para el hallazgo.

A veces brota la palabra amable,
la flor de aliento
y la belleza,
silvestre y feroz,
explosiva,
tiñendo los grises
de verde vivo.

En estos tiempos de discurso envuelto
en celofán robado,
de ternos huecos,
impostados en la promesa,
de la patraña asumida,
queda hueco para lo honesto.

Gente queda
que te devuelve el rostro extraviado,
que no te roba la mirada
y te da la mitad
del aire que respira. 

martes, 2 de agosto de 2016

Roca y arena.

Cierto es que me disperso en racimo,
me atomizo como llovizna,
soy roca,
soy arena,
soy muchos,
siendo yo solo,
bien poco, al cabo,
demasiado a veces.

Me doy y me reparto
o me encierro y me niego,
vuestro
o sólo mío
en mi núcleo huraño,
mi sólo ser
sin estar siquiera.

Será el polvo de estrellas
que nos forja,
el que nos expande
y nos condensa,
colapsándonos a cada poco.

Y puede un paso
ser salto al vacío
o cruce de frontera.


sábado, 30 de julio de 2016

NOSTALGIAS.

Fue en el tiempo
de los relojes parados
en que hubo un hombre
que pintaba pájaros dorados
en las ventanas cerradas.

Nadie rezaba
y se mentía en verso,
a doble espacio
en leyenda ilustrada.

Sólo se lloraba
de alegría inabarcable
y se amaba a tiempo,
a destiempo
y a contracorriente
en ríos de melaza.

Los niños tenían alma,
pequeña de gorrión silvestre,
y trinaban en bandada
por las esquinas del aire.

Era el tiempo
de los momentos puntuales,
la velada en vela
y las mañanas postpuestas.

Tiempo de besos
siempre robados,
amor sin recibos
y hogar sin fronteras. 

viernes, 29 de julio de 2016

SI ASÍ FUERA.

Si lo pidieras,
anidaría en tu ingle
como golondrina migrante,
usurpando tus reductos.

Templaría el trino
y, en el aleteo,
te vestiría de brisas
importadas de oriente.

Si quisieras,
a demanda,
te robaría el aliento
para amasar canciones
con barro antiguo.

Si lo dices,
moriría a diario
entre los pilares
de tu templo líquido,
embalsamado en tus vasijas.

Si así fuera,
así sería. 

jueves, 28 de julio de 2016

EN ARENA.

Castillo.

En arena, yo construyo, 
el poder de los castillos, 
de fortaleza, la fuerza, 
siempre arenisca 
de los tronos forjados 
sobre hierros y ceniza. 

En arena de lo efímero, 
dependiente de mareas, 
vientos, gentes, 
mar y espuma, 
pues es el poder arena, 
polvo eterno, 
hierro breve. 

Erijo las atalayas 
en barro salino, 
con esencia de derrumbe, 
pues la altura no perdura 
y habrá un niño, 
lo más leve, 
que devuelva a la arena 
a su ser de lecho 
para oleadas de amor furtivo, 
espumas tibias 
y refugio del cangrejo. 


martes, 26 de julio de 2016

TE DOY LA PALABRA

Espejismo.


Te doy la palabra
y tú la ensucias,
la arrastras por el lodo
de tu carencia,
la manoseas,
la violentas
y la abandonas moribunda
junto a cualquier cuneta.

Mi palabra es pobre,
pobre de solemnidad
mas no mendiga,
que antes roba
de huerto fértil
que ruega caridad
a la puerta de tu templo.

Te doy la palabra
como el que da caricia
y vas tú y la muerdes,
con rabia de alimaña acorralada,
por miedo a lo que aporta.

Mi palabra es a granel,
a porción sin etiqueta,
sincera porque de mí sale,
no de la manufactura
o la industria de los parnasos.

Te doy la palabra
y tú la mutas,
la tornas patraña
pues la verdad le robas
para vestir de cierta
tu escasa razón.

Mi palabra el riesgo corre
de causar baja en la batalla,
para salvar palabras
que serán bien acogidas
por la gente de palabra,
la gente que vive
sin desvivir. 

lunes, 25 de julio de 2016

EL VIEJO Y EL MAR.

El viejo y el mar.

Bañado en tiempo 
más que suficiente 
para que las mareas no mojen. 

Ajeno a las corrientes 
e impertérrito 
ante avatares posibles. 

Transitando el oleaje 
a pie, 
paso lento 
y expectante, 
sabedor de la gaviota 
que sobrevuela, 
a punto 
para la última llamada. 

No hay quien te salpique 
de alegrías vanas 
o lágrima a destiempo.

En soledades, 
nadador de fondo 
en el océano vivido, 

Ya no preguntas por qué, 
sino cuándo, 
en qué marea 
fondeará tu barca. 


sábado, 23 de julio de 2016

El otro lado.


Alba by Juan Luis Nepomuceno González on 500px.com

Tan cerca, 
tras el espejo más inmediato, 
tan lejos, 
al otro lado. 

Me das reflejo breve 
desde ese país encantado 
que voltea lo que atrapa. 

Conjugada en cristal, 
prisionera del tiempo, 
mientras mi reloj acelera 
engullendo los momentos.. 

A este lado, 
los huecos, 
donde los gatos no sonríen 
y los sombrereros toman descafeinado. 

Si mi mano pudiera
fundir el vidrio fronterizo, 
comería cualquier seta 
para viajar en tu bolsillo.




martes, 19 de julio de 2016

GUERRA ABIERTA.

Tengo una duda en la recámara,
lista para el disparo
de alguna verdad a medias,
semiblindada.

Me contradigo a ráfaga,
casi siempre a quemarropa,
y recojo los casquillos
de las mentiras piadosas,
también de las crueles.

Me atrinchero en los temores
mas no hay plan de retirada.
Morir matando certezas,
verdugo de los desalientos.

Izo la bandera transparente,
que amortajará el cadáver
de mi biografía de guijarro,
y canto el himno del afónico exiliado. 

viernes, 15 de julio de 2016

NIZA.

En una ciudad festiva,
de fuego aéreo y colorido,
el asfalto bebió sangre
de lo atónito.

El odio viaja solo,
o en compañía de otros,
y siembra niños muertos
que no entendían de profetas.

Las ciudades luminosas
tiemblan en negro,
a cada poco,
cuando la locura golpea
en nombre de lo falso.

Hay juguetes velando cuerpos,
cuerpos rotos que preguntan,
en Niza hoy,
mañana en Siria,
en Bagdad no saben
de las mil noches,
sin la una en estallido.

Malditos sean
todos los dioses,
temerosos de lo libre,
que arrodillados nos pretenden. 

martes, 12 de julio de 2016

VERANO EN MIERES.

Sorteo las terrazas plateadas,
atestadas de madres de color fucsia
y niños felinos.

No quiero mirar a la gente
y, sabiéndome mirado,
un cigarrillo enciendo y pienso:
"Me estoy matando".

Me estoy matando,
lo llevo haciendo mucho tiempo.
Desde que vivo
vida me sustraigo.

Los taxis siguen anclados,
en el muelle de la acera
más resbaladiza,
a la espera de crucero.

Pequeños corros de hombres de vinagre,
por las esquinas ampliadas
para carritos de cascabel,
intercambian memoria y amargura,
mala fe y mentiras desveladas.

El teléfono vibra,
como quejándose,
notificación de red.

Nadie llama a quien no tiene
quién le escriba.




lunes, 11 de julio de 2016

DESECHOS DESECHABLES.

Bastaría un aullido de paloma ciega
para que la Luna derramase lágrimas blancas 
por los asiduos a cualquier lugar, 
los frecuentes, 
habituales de cualquier sospecha, 
que salpican las calles de ciudades de hojalata 
con su presencia prescindible. 

Adictos a algún decálogo, 
ávidos de pertenencia, 
corean el balido más tribal 
o el aullido más primate. 

Impecables rostros planchados 
a vapor de inercia, 
fusilando espejos con teléfonos dorados, 
pueblan las redes 
como atunes de almadraba. 

Discurso de voz en grito 
y golpe fácil, 
casi siempre traicionero, 
sólo empatizan con sus autos, 
desde los que regalan sonidos maltratados 
de fácil rima, 
como sermón apocalíptico 
para quien les sufre. 

No aman, 
toman, 
a fuerza de celo de equino, 
apestando lo que tocan 
con afiladas manos  
y la baba destilada, 
rugiendo en el festejo, 
alarde de bragueta de caverna. 

Desechos desechables, 
producto nuestro, 
de la desidia inoculada 
por antiguos libros 
y modas nuevas. 


viernes, 8 de julio de 2016

Habrá un día, mujer.

Habrá un día en que la luz te moje,  
lavándote las culpas que nos tatuaron 
y del miedo serás libre. 

Sin camisa de espinas, 
desnuda de los hábitos 
y las máculas de la patraña. 
Abierta al viento de lo conocido, 
ave blanca serás, 
sobrevolando girasoles de papel escrito. 

Conocerás la piel, 
la que ya nunca será dueña, 
piel amiga, 
amada quizá, 
sin tratado de adhesión. 

Nadie te dirá que frutal naciste, 
pues tú gobiernas el árbol y el sendero. 




sábado, 2 de julio de 2016

MURAMOS OTRO DÍA.

Fuegos.


Afán incandescente 
tenemos en la fricción 
de las pieles tibias, 
constelándonos en el estallido 
de los planetas que alineamos. 

Descompuestos en átomos 
que reagrupamos tras el jadeo, 
siempre en ascenso, 
tendiendo entre sábanas 
escaleras soberbias 
hacia cualquier olimpo. 

Dame el ámbar primitivo 
que fundiré con mi fiebre arcana 
y moldearé ídolos blasfemos 
en ofrenda a tus altares. 

Esta comunión salvaje,  
de pan de cuerpo 
y vino de boca, 
se consagra en el ansia 
que nos mata 
y nos resucita,  
mientras se expande este universo
por un lecho alado. 

No hay conciencia 
cuando la condena es cierta, 
vuela con mi sangre pasajera 
y muramos otro día. 


martes, 21 de junio de 2016

VUELO Y GIRO.

Volando voy.



Con las alturas soñamos 
y simulamos las órbitas. 

Vuelo en anhelo, 
levedad ansiada. 

El giro nos condiciona 
y hacia el ciclo va la inercia 
de nuestro transcurrir fallido. 

Afán de ángeles huérfanos, 
alados y justicieros, 
guardianes de lo mortal, 
lo efímero y certero. 

El tiempo, 
presuntamente circular, 
nos devuelve artefactos 
en que retar lo humano. 

Centrífugos, 
prófugos hacia la estrella 
cuyo polvo nos forja. 

Rueda, 
gira, 
danza en el rito circular
de la esfera peregrina. 

lunes, 20 de junio de 2016

MITO Y OFRENDA.

Pendiente del acertijo.
Del laberinto, inquilino.
De los oráculos,
nunca pendiente.

Pueden cantar millares
de sirenas varadas
las letanías más hipnóticas
que yo haré alarde de la sordera.

No perseguiré más vellocino
que la piel dorada
de unos muslos gratos.

Ni héroe
ni bastardo de algún dios.

Soy el animal domado
a látigo de labios
y cintura hospitalaria.

Soy sed ansiosa,
nunca mitigada,
pues en mi garganta habitan
infiernos sin barquero.

Dame la boca en ofrenda
y se obrará el milagro
más pagano,
más humano,
más digno de todo sacrificio. 

viernes, 17 de junio de 2016

SAN XUAN 2016.

Pareciera que el río trae la fiesta
a esta ciudad apeadero,
o quizá sea la nube,
la familiar que nos fumiga
con frías aguas tardías,
extemporáneas como las visitas.
Ya resuenan ritmos de braga sucia
entre los tornillos oxidados
de las máquinas homicidas,
las que ya arraigan en el lodazal
de la maltratada Mayacina
para retar gravedades,
haciendo alarde de lo centrífugo.
Huele a verbena embotellada,
a pregón melífluo,
a costero entibando el aire.
Viene San Xuan,
el bautista,
al que la pagana hoguera honra
quemando las esperanzas
de las promesas rotas.
Pintaremos el firmamento
de coloridas explosiones
que mueren en caída libre,
lágrimas de fuego
sobre la ciudad llorada.
Mieres del Camino,
más camino que Mieres,
goza en el solsticio
y danza en órbita ante la llama.

miércoles, 15 de junio de 2016

VERSÍCULOS EN ROJO

Del filo del cuchillo
a la punta de la bala,
los dioses muertos
asestan azotes de barbarie
sobre el hombre inocente,
ajeno a los pecados.
Derramar sangre
en nombre de ficciones,
rito de la bestia hostigada
por versículos embusteros.
Muchas lágrimas quedan
hasta la victoria final
sobre la superstición
que aun nos atenaza. 

martes, 31 de mayo de 2016

VARIACIONES.

No me vale la sal de la Tierra,
ni el pan nuestro de cada día,
para justificar la estancia
en esta alcoba sombría
con vistas a algún solar.

Será el aire que desayuno
o los malos encuentros
por los espejos sucios.

No me vale el sol tardío,
rendido a la primavera más perezosa.

Los rostros de escayola
de los viandantes de gelatina
visten sonrisa de encargo.

Suicida fumo,
camuflando el aroma de vinagre
de las mujeres yermas
que se cruzan,
mirando las aceras
en busca de sus miedos en herencia.

En la oficina,
sin novedad posible,
los objetos me observan
como prescindible.

De fondo,
"Variaciones Goldberg",
donde un piano me enseña
las reglas del Universo.


domingo, 29 de mayo de 2016

Para qué preocuparse.

Como el día pasa
y acatamos la nocturnidad
cuál irrevocable final
del capítulo,
así debiéramos asumir
el ocaso vital,
mas sin esperar mañana.
Que por infinitas tomamos
las hojas de almanaque,
pero el otoño llega
a toda arboleda escondida,
y está el rayo
para revocar perennidades.
El aliento es aire
que como tal se evade
y la palabra sólo se refleja
en eco breve
por valles de la memoria.
Ni un segundo se precisa
para pasar a lo yerto
y la vida que triunfa
es de bacteria heredera,
antes huésped.
Mañana será otro día,
o quizá no,
para qué preocuparse.

Carros de amoniaco.

En carros de amoniaco
viajan jóvenes de color púrpura,
nocturnos y rapaces,
embozados en cobardía de subwoofer.
La hombría de la hiena
riendo en jauría
y atavío de marca
disimulando villanía.
No siempre a hierro muere,
el que a hierro actúa,
mas fácil será que el hierro pruebe.
En las calles ciegas
el silencio nubla,
mientras diluvian golpes
sobre turcas cabezas,
siempre ajenas
al accidental espectador.
La rabia no ayuda,
mas sostiene,
y la esperanza del encuentro
da latidos a la sien cicatrizada.

viernes, 13 de mayo de 2016

Tú, vosotros.

Tú,
que lo hiciste
en unión a otros,
como de otra forma nunca pudieras,
lástima das en tu épica de la jauría.
Fosas nasales ahítas
de adulteradas químicas
y dos o tres acémilas
dispuestas a lo salvaje.
Escoria desechable
de cualquier vertedero.
Cobarde y orgulloso
de tus cobardes desmanes,
llevarás más golpes
que los que me regalasteis,
pero no iguales,
que de nada sirven,
sino vitales,
cuando seas nada
como ya eres.
Nos veremos,
solos o en compañía de otros,
y el contexto dirá
cuál es la consecuencia
de una mala decisión
que nunca debiste tomar.
Yo también sé de la bestia,
pero no como tú.
Yo sé,
tú no tienes ni puta idea.


martes, 3 de mayo de 2016

Juan Luis Nepomuceno's invitation is awaiting your response

 
 
Feedspot
Blog
 
 
 
 
 
 
Juan Luis Nepomuceno would like to connect on Feedspot. How would you like to respond?
 
 
Juan Luis Nepomuceno
 
Juan Luis Nepomuceno
 
   
 
Confirm you know Juan
 
 
Go to Feedspot
 
 
 
 
This email was sent to filodespada.versosfilonepo@blogger.com. You are receiving pending invitation emails.
You received this email because your friend Juan Luis Nepomuceno (filodespada@gmail.com) invited you to join Feedspot.
Click here to Unsubscribe if you wish not to receive pending invitation from Juan Luis Nepomuceno via Feedspot.
Feedspot.com, 303 Cape Court, Mill Valley, CA 94941
 
 
 
 

sábado, 23 de abril de 2016

PRETENCIOSO MONÓLOGO DEL CABALLERO IMPOSTADO.

Misterio parece,
amigo Sancho,
el afán humano
por ajar lo bello,
cual si ya no fuera efímera
toda vida siempre breve.
Porque el hombre
la flor corta,
asesinándola en plenitud,
para decorar por horas
su aposento gris,
o para agasajar doncella,
dama o meretriz,
con el fin último
de la carnal confluencia.
Todo viene de ahí,
querido Sancho,
de los instintos bajos
del animal que nos habita,
como si la vida dependiera
de saciar los apetitos,
sin más contemplación
por el mal hecho
a tal propósito.
Mas no creas,
viejo amigo,
que será este hidalgo
quien condene los placeres,
que son almíbar
en el tránsito amargo
hacia el final suspiro,
mas la belleza no debe
sacrificarse a la apetencia,
pues observar lo bello,
placer es donde los haya. 

martes, 19 de abril de 2016

ANDANZAS.

Peregrino en las cinturas,
entre muslos, refugiado,
de malos vientres, exiliado,
en algún lecho la impostura
porque latir es un engaño
que finje la encarnadura
y la vida es menos dura
sin soldar a puro estaño.
En alcobas dejé prendas,
jirones de aquellos años,
cuando bebía en los caños
de fuentes de las haciendas
que yo allanaba alevoso,
como rufián pretencioso
que cabalgaba sin riendas
en dirección a El Toboso,
para raptar Dulcineas
o alguna Aldonza, más fea,
tampoco fui escrupuloso.
Y puede que no me crea,
convencerle no es mi afán,
cómaselo con su pan
que a mí ya el tiempo me arrea
y puede que en un chaflán
emboscada esté mi hora,
y aunque busque la demora
el resistirse no es plan.

domingo, 10 de abril de 2016

FLOR EN LA ESCOMBRERA.

Otro domingo a la espalda, 
teñido de sol miedoso,  
y en la garganta ese poso 
de café viejo y canalla, 
el cigarrillo alevoso
tras la tostada cerveza, 
todo acaba, nada empieza, 
en este día casposo. 
Para aliviar mi cabeza, 
vierto rimas a granel 
sobre invisible papel 
de virtuales certezas. 
Cuando se escarcha la miel,  
en el frasco de a diario, 
escapar del vecindario 
te protege más la piel 
de la hoja de calendario 
que ignora las primaveras, 
estrechando las aceras 
de la calle del calvario. 
Por eso llevo a mi vera 
cámara con objetivo, 
el ojo más subjetivo 
que ve flor en la escombrera. 

viernes, 8 de abril de 2016

DE NUEVO CUÑO.




Quisiera ser de nuevo cuño, 
recién llegado, 
fresca llovizna en la tierra vieja, 
mas no podrá ser. 
Tiempo llevo ya en la escena, 
cual perchero ignorado, 
y la corteza arreció 
en torno a mis savias. 
Sobrado tránsito 
para nuevo sello 
en este viciado envoltorio 
que no aparcó en consignas. 
Envidia de la esperanza, 
del entusiasmo iluso 
que ya no cuaja en mis costuras. 
Quisiera no pecar tanto de resabiado, 
que los himnos nuevos me elevaran 
en levitación sobre banderas de concordia, 
mas los himnos huelen a templo 
y las banderas son mordaza, 
coraza para los miedos 
que yo, 
a éstas alturas, 
no padezco. 
Aun así, 
a regañadiente leve, 
como perro viejo, 
dejadme ver otra cosa 
que ya bien estuvo de tanto mal, 
y no hubo fracaso 
que mejora no aportara. 

Sonata de primavera.

Recién salida de la crisálida,
cromática en insolencia,
revolotea estruendosa,
ajena a todo contexto.
La mariposa malva,
que revista pasa
a las flores genuflexas
que sus cálices otorgan sumisas
a la beldad aparente,
no sabe de otra cosa.
Que sabrá de lo efímero
del vano esplendor,
ni de las telas de araña
de adherencia insalvable.
Qué sabrá de las alturas
plagadas de pájaros voraces
de color y almíbar.
El fulgor de los objetos
de posesión instantánea,
la risa fácil
y la caricia grata,
narcotizan el vuelo
entre pólenes tóxicos
de primavera alérgena.
Rechaza toda idea
de estaciones menos gratas,
despreciando elementos
que anuncien peores climas.
Mas no todo es aleteo,
la llovizna es implacable
y los vientos cargan sal
de crueles oleajes remotos. 

jueves, 7 de abril de 2016

DESARBOLADO.

Miro el agua que se desploma
como el que ve llover,
porque ahora llueve,
y las luces desteñidas
de las gentes átonas
bajo paraguas sumisos.
Me emborracho de desidia,
seca, en vaso ancho,
sin hielo,
ignorando el orbe
que me transporta.
Esta pereza vital,
diurna y diaria,
que me roba primaveras
donde escasean las flores
de luz nocturna,
es la camisa que plancho
cada mañana.
Miro los charcos
deformando los reflejos
en perfectas órbitas,
ondulando lo cierto,
siempre concéntrico
y centrífugo.
A veces despierto,
sólo para preguntarme
esas verdades sin respuesta
que me anclan al asfalto
como un velero viejo,
desarbolado. 

miércoles, 6 de abril de 2016

LOS MOMENTOS QUE ME APARTO.

Calle Avilés


Los momentos que me aparto
no son de retirada,
son de aire ante el ahogo,
cuando los sonidos engrasan
mi cuero permeable.
Las fugas,
las ausencias de presente cuerpo
y pasada idea;
el no estar en lo inestable,
no transigir con el bullicio
de los ritmos de culo en pompa
ni con vecinos paranoicos
de televisadas escaleras;
es todo más que necesario
para no despertar el grito.
El aullido que me habita,
latente y rabioso,
me muerde a cada poco
esta entraña erosionada
de arenas de todo viento
que el mapa me recorre.
Sé bien que hay quien me sufre,
quien padece la anomalía
del lobo desterrado,
sin entender de curas
para lo incurable.
Porque yo vivo en la huída,
furtivo en todo túnel,
fueron varios los alambres necios
que segué a mordiscos.



LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...