miércoles, 21 de diciembre de 2016

Torpe villancico del acompañante.

Hay goteros de espumillón
en la blanca estancia
de la niña
y peregrinan magos
ofrendando sueros
y paz de noche,
intravenosa.

No se cantan alabanzas,
pero la esperanza brilla
sobre las sombras de dolor
y del miedo que se aleja,
prudente y silencioso.

Fuera,
donde habita el cigarrillo,
siempre clandestino,
el frío de Pucela
se resiste a la sal de la tierra.

Me trajo una estrella,
de dudosa bondad,
a velar tu sueño convaleciente
de heridas
de renacimiento.

Entre algodones se celebra,
levemente,
la vida peleada.













No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

A LA DÉCIMA VA LA VENCIDA.

A esta altura del camino  pesa menos la conciencia,  se toman ciertas licencias,  se asume que no hay destino.  La leve fuerza del sino  no ...