martes, 6 de diciembre de 2016

PERDONA EL RUIDO.

Quizá no ayude lo que digo,
las palabras son aire ciego
que se colorea en el lienzo de tu nuca.

Quizá no importe,
puede que un silencio tenga
más textura que mi verso,
que sólo es eso,
signos con cadencia
y voluntad frustrada.

Perdona el ruido
si respiro sílabas
y no hagas caso,
hay más música en los ojos
de la gente que mira al paso. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...