Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2007

ORGULLO DE INTIMIDAD

Por qué contartepor donde va mi carne.Qué te importanmis ansias y mis gozos.Los tuyos son tuyosy de quien los comparta,no miro bajo tu sábanani pido el relato de tus fragores.Respétate y tendrás respeto,saca tus galas y festeja,pero no me señales,no soy obstáculo algunopara tus libres deleites.Cuelga arco iris de tus balcones,remózate en carmines y tinturas,celebra tu orientación,que yo celebro cuando me dejan,pero en privado,que lo mío es mío y no lo compartopues a nadie importa.

PACÍFICO

Vivir en paz,paz de sala blanca,de acorde de sonata,sin percusión,sin estridencia de conflicto,sin te dije que.Silencio de mirada,de aria serena,sin lo sabía,sin ya vale,sin otra vez.Paz efímera de suspirosin ya estamos.Saborear bocadosde aire fresco de ventana abierta.Olvidar sin descuido,recordar sin saña.

MISIÓN DE PAZ

Ataúdes prematuros,envueltos en estandarte caminanlevitando en jóvenes hombrosde hermanos de fusil.En tierras de sangre,de dioses enfrentadosdesde el inicio,desde el alba de las culturas.En tierras de labor de espada,aradas a alfanje y versículoy trilladas a tabla,tabla de Moisés,la vieja Iberia pierde hijos,propios y adoptados,hijos.Las madres,descarnadas de la entraña,desgarran el aire con el gritoque se apaga en el canto engolado,en el himno ritual.Parabienes en nombre de la paz,paz que se retrasa,que no llegapues no le dejan sitio.

TAMBIÉN TÚ

También túnaciste del líquido,de humedades clandestinas.Eres aguay eres carne,carne que late urgenteen llamada de otros pálpitos,y eres agua pidiendo ríos.Hay días en que duelela tersura cuando apremia,instando el roce y el abandono,extraño refugiodonde más diluvia,separando mares,incendiando todas las zarzas,en busca del milagro,el único prodigiode multiplicar los pecesen violenta estampida.

DOLOR DE MEMORIA

Hay recuerdos en bucle que se diluyen extraviados, retornando en porciones, en dósis justas de posología prescrita. Lo descartado por incómodo, convenientemente desechado, deja un poso rancio de vinagre tinto que macera la mente, y a veces, inesperadamente cruel, surge el escozor, el doler de lo ocurrido aunque ignorado.

AUSENTE

Hoy cerré, a siete candados de negativo, no estoy y no recibo, estoy con mi hastío reunido. No golpees mi puerta que no suena, de metal fundido y picaporte de hielo. Me guardo este día en el bolsillo interior, me apropio sus pesadas horas, las desenvuelvo fumándomelas con fatiga y odio añejo. Estoy cesante del vivir, suspendido de existencia y salario en reproche, expedientado de rabias.

CIUDADES.- Badajoz

Crueldad de sol en horas de siesta, fundiendo ladrillos de Puerta de Palmas bajo la cual pasa, melancólico y cortés, cadencia de fado, el aire portugués, bañado de Guadiana. Morisca muralla, ahíta de metralla fraticida, acogiendo bandadas de adolescentes de botella, fumadores de aglomerado de planta marroquí. Barrio de San Roque, terraza y pestorejo, aceituna machada y falda huidiza. Torre de Espantaperros, dorado vigía de Plaza Alta y tortuosas calles donde habita la saeta. Alcazaba de tronera de turbante y yelmo. Jardines de Castelar, refugio del beso furtivo. En tu seno de ciudad difícil y melosa, patria del Santo Inocente y ofensiva brillantina de señorito a caballo, se estiró mi esqueleto. Badajoz andalusí de pax romana e hispana masacre. Frontera abierta, música en la frase, redoble de carnaval.

NEGOCIADO

Se detiene el ascensor en la planta exacta, con rebote de inercia como añorando altura. Abierto te vomita a un pasillo añil de puertas hermanas, bautizadas a cifra sobre marco. Sin recordar el número llamas al azar y aciertas, pobre lotería de dudoso premio. Tras la vasta mesa, latifundio de madera sembrado de legajos, los lejanos ojos de corbata rígida. La voz, espesa, gelatinosa, deslabaza extrañas palabras, código desconocido que finges asumir, asintiendo, recoges el papel, el crucial documento que dice todo. Sales sin mirar el folio, evadiendo letras negras y, prevenido, buscas escaleras que bajas navegando. En la calle, sol, aire, sudor y jadeo. Bajas la cabeza y miras, pespunteas los signos y los párrafos, emboscados en lo obvio, saltan a tu camisa nueva de incauto. Todo estaba, como temías, escrito. Todo estaba, como sabías, a tu puño y letra.

PENSAMIENTOS

Pensamientos en estera
cribando dudas y creencias,
son mimbres trenzados
en canastas livianas
colmadas de verdes frutos,
conceptos inmaduros
a almacenar
en alacenas de memoria.
Recolecta de argumentos cosechados
brotes de alomados surcos
de conciencia removida.
Aprendizaje abonado
con residuos de experiencia.

DIGO

Comparezco y digo,
digo y manifiesto
que dejé el resto
en vivir cautivo.
Pareciendo altivo
vestido de apresto
no tengo repuesto
para lo yá vivido.
Y el momento apuesto
y lo pierdo en la jugada
de una mala madrugada
de sopores molestos.

SIN NOTICIAS

Sin noticias del alba,
las campanas advierten
que avanza el tiempo
y que el giro no cesa.
Mientras la memoria,
exhausta por el cúmulo,
devuelve reflejos pálidos
de maleado papel de tinta desvaída
donde se asientan,
con cuño viejo,
vivencias al márgen,
certificando atajos
o cruces abruptos en la senda.

EXTRAÑO

Indocumentado,
carente del visado
que da lo hecho,
no existo y estoy
en la invisibilidad.
Transparente a tus ojos
pero espeso,
cual gelatina amarga.
Tarjeta estampada
que da contingencia,
turno en la cola
de peregrino de ventanilla.
Sin verme
te incomodo
pues crees que el aire es tuyo
cuando a mí me trajo,
me empujó,
tu mismo viento.

BIENINTENCIONADO

Hay tráfico denso
de peces de plata
en los caladeros del ansia.
Subí el escalón,
el peldaño de agua
asomándome al ático,
buhardilla inundada.
Solté el ave
para buscar troneras
y halló plomo
de perdigón furtivo.
Rota el ala de fieltro,
sangrando esperanzas,
discretamente,
volvió al arrullo,
lo único posible.

VINE

Hoy vine,
tal vez me vaya,
quizá no vuelva
o solo pase.
Estuve sin ser,
sin haber habido
y sin dejar rastro.
Dejaré los ojos
en depósito,
enfocados y dispuestos
para grabar miradas,
intenciones y apatías.
O quizá los lleve
en papel envueltos
a la plaza del encuentro,
al mercado madrugado
a subastarlos
como valiosa almoneda.

HAY NIÑOS

Hay lugares,
muchos sitios,
donde los niños conjugan,
en presente,
a pico y pala miserias.
Niños que suman dolores,
multiplican terror,
resolviendo incógnitas
en ecuaciones de hambre,
mínimo común múltiplo
del hombre.
Sujetos con fusil como predicado.
Niños que son resto,
de carne dividida.
No hay renglones
para escribir "vergüenza".

SÍNTOMAS

Avalanchas de hiel, cólicos de rabia, indigestos recuerdos vomitados. Mancha la palabra esputada. El portazo tan frecuente es ya el ritmo de un triste estribillo, de disco gastado de crepitar de aguja astillada. Duelen los sofás, lloran los colchones resentidos. No hay sentencia bastante para tanta condena, amonestaciones de sobre cerrado, edictos clavados en los cristales. Ódiame si quieres, pero de una vez, no por entregas. Padezco dolor de vivir en recaída y me agoto, planteándome la parada. Quizá la cura esté en el no estar.

PREPARADO

El retorno del plomo, vuelta al calor de metralla añeja. La mente hueca y reducida a boina redacta edictos anunciando llantos. Dogma de imbéciles en oración aprendida, plañideras armadas de cobardía disfrazada de justas lides. Aquí estoy, paciente, atento a tu mirada, de montaraz bestia. Sé veloz cual centella o de ésta, te lo juro, de mártir te invisto. No toques lo mío, no roces ni un aliento, pues te buscaré, hallaré tu vana sesera y abonaré la tierra con el estéril estiércol de tus ideas. Yo también tengo plomo, te aconsejo, no me des la rabia, la necesaria ira que aún, por poco, me falta.