domingo, 24 de junio de 2007

TAMBIÉN TÚ

También tú

naciste del líquido,

de humedades clandestinas.

Eres agua

y eres carne,

carne que late urgente

en llamada de otros pálpitos,

y eres agua pidiendo ríos.

Hay días en que duele

la tersura cuando apremia,

instando el roce

y el abandono,

extraño refugio

donde más diluvia,

separando mares,

incendiando todas las zarzas,

en busca del milagro,

el único prodigio

de multiplicar los peces

en violenta estampida.

 

1 comentario:

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...