lunes, 18 de junio de 2007

NEGOCIADO

Se detiene el ascensor
en la planta exacta,
con rebote de inercia
como añorando altura.
Abierto te vomita
a un pasillo añil
de puertas hermanas,
bautizadas a cifra sobre marco.
Sin recordar el número
llamas al azar
y aciertas,
pobre lotería
de dudoso premio.
Tras la vasta mesa,
latifundio de madera
sembrado de legajos,
los lejanos ojos
de corbata rígida.
La voz,
espesa,
gelatinosa,
deslabaza extrañas palabras,
código desconocido
que finges asumir,
asintiendo,
recoges el papel,
el crucial documento
que dice todo.
Sales sin mirar el folio,
evadiendo letras negras y,
prevenido,
buscas escaleras
que bajas navegando.
En la calle,
sol,
aire,
sudor y jadeo.
Bajas la cabeza y miras,
pespunteas los signos
y los párrafos,
emboscados en lo obvio,
saltan a tu camisa nueva
de incauto.
Todo estaba,
como temías,
escrito.
Todo estaba,
como sabías,
a tu puño y letra.
 
 

4 comentarios:

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...