martes, 5 de junio de 2007

PREPARADO

El retorno del plomo,
vuelta al calor
de metralla añeja.
La mente hueca
y reducida a boina
redacta edictos
anunciando llantos.
Dogma de imbéciles
en oración aprendida,
plañideras armadas
de cobardía disfrazada
de justas lides.
Aquí estoy,
paciente,
atento a tu mirada,
de montaraz bestia.
Sé veloz cual centella
o de ésta,
te lo juro,
de mártir te invisto.
No toques lo mío,
no roces ni un aliento,
pues te buscaré,
hallaré tu vana sesera
y abonaré la tierra
con el estéril estiércol
de tus ideas.
Yo también tengo plomo,
te aconsejo,
no me des la rabia,
la necesaria ira que aún,
por poco,
me falta.
 

2 comentarios:

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...