sábado, 30 de noviembre de 2019

DE BALBUCEOS Y CONSECUENCIAS

Oigo los balbuceos de borrachos anónimos
sentenciar sobre lo humano,
sobre lo divino no
que lo divino es ensueño,
y la cerveza se me entorpece
mientras pienso que también vota
y su voto suma,
remitiéndome a las pruebas
o a las evidencias sangrantes
de estos días descartables.

Y dará igual que lo haga ebrio
o acorde,
que la sobriedad no cura la estulticia.

Mucho me acuerdo entonces
de cierto sociópata,
íntimo mío,
y ganas dan de recluirse
en refugio de hormigón
a prueba de sandeces,
de emergentes fascismos
y filosofía de burdel.

Se me atraganta la esperanza
y tengo arcadas de desencanto.



viernes, 29 de noviembre de 2019

DE LA GENTE GRANDE

La gente grande es tan grande,
tan ajena al común
o a lo secundario,
que la empatía es espejismo
y la intención es inventiva.

¿Hablamos ya de lo tuyo,
de eso que te pasa
o de lo que hiciste?
Sí, claro,
cuando fue nunca,
que sólo tú haces
y a mí me pasa.

Cuando fue nunca el gesto,
cuando es todo protocolo,
una supuesta amistad
que nunca tuvo retroceso.

La gente grande es educada,
cumple los cánones
sin respetar los mínimos
y levita como advenimiento
sobre los agraviados,
los errados en criterio,
los ajenos a las órbitas.

La gente grande es afectuosa
al momento,
al encuentro inesperado
pero ejerce el papel
de gente grande,
magnánima y condescendiente,
condescendiente
como la gente grande
y tolerante
que te tolera cuando te ignora
pues solo la gente grande
ejerce la tolerancia.

Pero qué haríamos sin gente grande
que refulge cual cuarzo
y nos regala el brillo
y el lustre que nos hace mejores
con su luz indómita.

Qué sería de nosotros
sin la gente grande que nos ilustra,
que nos construye,
nos deconstruye
y nos funda los territorios,
la historia
y la estructura de nosotros mismos
sin inmutarse.









martes, 26 de noviembre de 2019

SERÁ

Cuándo podrán salir las libélulas huérfanas
sin pavor a la lluvia infame que las mata,
al trueno que les niega el vuelo
y a la ausencia de primaveras
de flor perenne.

Para cuándo las alas desbocadas,
el vuelo colorido
y la insolencia alegre
de la ausencia de miedo.

Para cuándo el silencio de los grajos
que contaminan la paz de las praderas
con su graznido falaz
en negro plumaje.

Será,
bien sé que será
cuando abramos las nubes
a un sol de abrigo,
homicida de lo oscuro,
incendiario en libertad. 

sábado, 23 de noviembre de 2019

RESPUESTAS

Busca las respuestas con anhelo,
con ansia pura, voraz y fiera
e indaga en los entresijos
de las realidades.

Prende tu lámpara
e intérnate en las dudas,
en las verdades a medias
y borra las sombras
con el haz de luz hambrienta.

Busca las respuestas
en la propia pregunta,
pues ahí se generan,
la incógnita casi siempre
pare el resultado. 

viernes, 22 de noviembre de 2019

ELOGIO DEL NÁCAR

Encontré las conchas perdidas
en aquella playa
y hubo sinfonía de nácar,
irisándose,
destilando colores
que proyectaban mi historia.

El amor que vertí sobre la arena,
las espumas perdidas
entre leves olas
que mecieron el deseo más torpe,
cultivando el desamor del tránsito.

Aquellas conchas de la infancia
que eran tesoros remotos,
piedras preciosas para el sabedor
solo de los cantos de río,
fueron mi ajuar épico,
heroico de conquistador
de islas de arena
y quemaduras de sol.

Surcaba las olas como delfín
y tragaba sal como náufrago,
me tendía cual prenda
y me oreaba en brisa cálida,
profundamente mediterránea.








jueves, 21 de noviembre de 2019

MUERTOS DE NADIE

Por aquel camino viejo,
tan viejo que borra los recuerdos,
se llega a la aldea de los muertos
de nadie,
habitada por olvidos errantes,
soledades en condena
que vagan por las callejuelas sombrías.

El silencio impera
salvo alaridos del viento
en los otoños postergados.

El sol lame los tejados
para iniciar el día
y a veces suena ronco
un violonchelo viudo
que acompasa el paso
de los espectros.

Crujen las maderas
lamentando las edades
y el valle bosteza
entre auroras.

Los muertos de nadie
ni mueren. 

miércoles, 20 de noviembre de 2019

Por rimar

Mejor no digáis que soy
un poeta de rima ausente,
en métrica incompetente,
un postureo a día de hoy.
Por las sílabas yo voy
estafando la conciencia
del que sufre la indigencia
sin claves del raciocinio,
ejerciendo el patrocinio
de la palabra y la ciencia.

Que os quiero, decir sobrara
si no fuera por la duda
que me da la gente impura
que vive tras la mampara,
aquellos que no me amparan
sino que hundirme pretenden
quien nunca la vida entiende
sino es siempre a su favor,
lo grosero da pavor
si hasta el respeto se pierde.


ALEGATO TRASNOCHADO

Es verdad que nos volvemos ariscos
los que casi morimos,
o que en ello estamos
y el humor lo llevamos a medias.

Cierto es que queremos llevar el guión
del humor de lo nuestro
los opositores a extintos.

Son caprichos.

Me río de mí y de mi muerte,
pero deja que sea mía,
la muerte y el chiste.

Derechos de autor
y de propiedad del potencial cadáver.

Los bisturíes hurgan mi anatomía,
las químicas me invaden
y las partículas me bombardean.

¿Saldrá bien?
Haremos lo posible,
yo no,
los que saben,
pero no me niegues el derecho
a decirte sin acritud
que no me toques los cojones.


domingo, 17 de noviembre de 2019

CON HONESTO AFÁN

Hay versos sueltos,
recién liberados,
deambulando por las barras de los bares,
en las paredes a spray rebelde
o en la lúcida frase espontánea
de un niño a media lengua.

Hay poetas desquiciados
y poetas encendidas de luz apalabrada,
poetas muertos sin saberlo
y poetas vivas de flor en grito.

La poesía se infiltra
en los cartílagos
articulando un futuro prometido.

Hay pueblos en verso
de gente bien rimada
y una herencia de estrofas habitables.

No sé si será poesía lo que te brindo,
quizá sea torpe tentativa
mas te busca el tuétano
y la médula con honesto afán. 

viernes, 15 de noviembre de 2019

ESTE ESO QUE AHORA VIENE

Ese dolor recurrente,
que te ubica en realidad
y espanta las euforias
que a veces te revolotean,
es una llamada perdida
desde donde habita el miedo.

Pronto retornarás a lo invasivo,
a los remiendos y lo accesorio
para lo atómico
que asolará territorios
por mor de la victoria.

Este estar provisional,
prisionero de terapias,
te dará las horas
y las dudas,
las incertidumbres
que se enredan en la entraña
de este ser que no sabe lo que será.

Esta molestia aleatoria
te recuerda,
te despierta y te transporta
al centro del edificio
donde se negocian los futuros
entre pilares de hormigón sensible. 

PARTE METEREOLÓGICO

Abro la ventana
y la lluvia persiste
de nube necia.

La Ciudad de Paso
es casi río,
torrente anexo
a un Caudal amenazante.

Las nieves nos cercan
y el frío se infiltra
en los pliegues
y en los rodamientos.

Desolación de ausencia
de un sol furtivo
que envía rayos fugaces
como consuelo en la indigencia.

Se ceban las isobaras
y brama el mar hambriento
de costa.

El moho me apropia
y el gris lo decolora todo.


EL HARTAZGO

Y el hartazgo,
cuántas veces el hartazgo.

Estar al límite y el hartazgo.

Y otra vez,
el hartazgo.

Sé bien que no sé del tiempo,
que tengo malos boletos en la tómbola.

Por qué entonces padecer hartazgo
y no vivir el aire fresco
que envuelve los afectos reales.

Bastantes miserias tiene uno
para arrastrar las mierdas
de los miserables.

La repetición,
la reiteración,
la persistencia y la saña
en la necedad del vacío
erosiona cualquier lealtad supuesta,
supuesta,
supuesta,
seguramente nunca cierta,
simulada acaso.

Y el hartazgo,
el asco del sudor rancio,
de la acidez de lo trasnochado.

La náusea,
la náusea que da la prepotencia.

El balido del carnero
que topetará los robles
con los cuernos retorcidos.

Que te pastoreen
pero olvida mi existencia.

Yo nada diré,
callaré,
iré de puntillas
por tus aledaños
pero óbviame,
¡me cago en los concilios!.

miércoles, 13 de noviembre de 2019

VENECIA

Se inunda Venecia, 
contigo o sin ti 
y los siglos se ahogan, 
los lienzos lloran 
y los mosaicos se abrazan 
en pánico de teselas. 

Hay violines náufragos 
en cada soportal 
y Casanova persigue amantes 
en una góndola robada. 

Venecia siempre hundida 
más se sumerge 
y la belleza respira a bocanadas, 
a estertores de agonía. 


lunes, 11 de noviembre de 2019

TENDREMOS QUE VER LLOVER

Tendremos que ver llover,
mucho,
tras las ventanas relamidas
cobijarse de los aguaceros.

Lloverá mucho y mal
sobre las calles maltratadas
por los pasos mal dados,
tardará el sol en infiltrarse
y la luz gris nos enmohecerá el ánimo.

Tendremos que ver llover
semanas repletas de melancolías,
sin medicación a mano,
sumidos en la orfandad
bajo los cascos de los caballos. 

domingo, 10 de noviembre de 2019

AMANECIÓ DOMINGO

Hoy amaneció domingo,
festivo de guardar,
de atesorar y decidir.

Domingo de ritos
y opciones,
de luz al vuelo
libre
de papeles impresos
en futuro imperfecto.

Gente en las calles,
calles de la gente
que las modela
y niños,
niños de voz en grito
persiguiendo movimientos.

Llueve la esperanza
sobre el temor
a los jinetes de cuero viejo.

sábado, 9 de noviembre de 2019

CRÓNICA DE HOY MISMO

Abrí un cajón
de este sábado impostado,
buscando algún momento perdido,
y encontré las tijeras
de recortar las horas muertas.

Salí al frío sin demoras,
escuchando algún blues
de cuyo nombre no logro acordarme
y se lo adjudiqué a quién me cruzo,
como banda sonora personal
y transferible.

Café cortado en La Llocura,
intermedio templado
y clásica aleatoria a las orejas
para volver al aire
obviando parlamentos peatonales. 

viernes, 8 de noviembre de 2019

SÉ ASÍ

Dame tus neuras de tarde en tarde,
para que sonría a medias
las asunciones.

Insiste en tus dislates
que me sostienen.

Sé así,
tan distinta
no distante,
para equilibrar los gigantes
que muchas veces son molinos.

Te preciso en la diferencia,
contrapeso de los miedos
y las intensidades,
la densidad de la existencia
y el transcurrir como odisea. 

ESCAPISMO

Se me durmió la mano
de escribir panfletos
pero no sueña,
sólo se ausenta torpe,
tropezando en las esquinas
con otras manos muertas.

El hastío me rellena
y exudo tedio rabioso.

Indignado y en pesadumbre
me sustento en la columna
del anacoreta
sin haber hecho votos de nada.

El escapismo adopto como nuevo arte
y me esfumo a conveniencia
cuando atisbo los sermones. 

miércoles, 6 de noviembre de 2019

VIENTO VIOLÁCEO

Fue aquel día de viento violáceo 
cuando descubrimos que las hojas muertas 
de los árboles más viejos 
traen versos escritos 
de los poetas difuntos. 

Versos perdidos y transeúntes 
que todos los otoños emigran 
buscando niños caminantes 
que los lean a media voz. 

Que los conjuren a la vida apalabrada 
de una lectura breve, 
leve, 
libre de falsetes 
para sembrar memoria 
de los poetas extintos. 

Fue aquel día de cárdeno viento 
penitente, 
viento culpable de las demencias, 
cuando encontré tu nombre grabado 
en la raíz más torneada. 



martes, 5 de noviembre de 2019

CANCIÓN AL VUELO

Apostamos las deudas del pasado
y perdimos, se abrió la cicatriz.

El amor ya se vende congelado,
cotiza en el mercado,
se esnifa por nariz.

Son los tiempos que nos dejó la guerra
tras millones de escenas del sofá,
pasajeros de este Planeta Tierra
que será solo mar.

Padecemos cuando dicen que amamos
y en el goce anhelamos dolor,
son pecados que dicen que heredamos
del capricho arbitrario de algún Dios.





lunes, 4 de noviembre de 2019

OVIEDO

Vengo a Oviedo
y me llueven sus calles
de pavimentos lamidos,
quizá llorados
de Regentas altivas
y lascivos beatos.

Oviedo paseo haciendo tiempo
a la burocracia de rodillo,
de sello y estampa,
y escucho sinfónica
en dispositivo
por aislar lo despectivo.

Vengo a Oviedo
que me embauca
y me transtorna,
con sus mármoles
y gárgolas,
las estatuas peatonas,
sus señoríos
y sus pobres,
sus banderas de balcones
y sus letras libres
con palco en ópera.

Hay una esencia,
quizá un aroma,
un tacto,
las fachadas
y las luces
que de Oviedo
a mí me llaman. 

LA RULA

A La Rula de Luanco
llegan peces de palabra
pescados en cualquier Atlántida,
pintados a colores soñados
y tallados en la proa musicada
de algún navío indiano.

Sabe a sur en el norte,
a Habana Vieja entre olas
donde los boleros se derraman
cuando la tarde se incorpora.

Bastión y ancla
de la belleza que resiste
los envites de la cloaca
de lustrosos apellidos,
de la saña profunda
de amarga raíz codiciosa
y el mal zaíno
de los lacayos.

En La Rula no hay subasta
más que de espuma
y sal cantábrica tintada en azul
de malecones remotos.

domingo, 3 de noviembre de 2019

BATALLA DE ÁNGELES

La última batalla de ángeles
dejó las semillas del odio en las praderas,
germinando conforme se elevaban las ciudades
de las torres de las lenguas de fuego,
los templos y los zocos.

Con las alas de los caídos
tejieron estandartes por kilómetros cuadrados
para agrupar rebaños,
bien domados en mansedumbre
pero entrenados en la jauría.

Pusieron nombres a los campos
que repiten en letanía,
como conjuro de tierra
que torna pies de nómada libre
en raíces de mármol patriota.

Muros de pánico levantan,
con las piedras de la ley labrada
en montes de falacia,
para espantar el ansia
y la duda
y el saber
y la verdad certera.

Desfilarán gallardos
en el alarido
y las banderas acabarán ahogando
a un pueblo necio,
que no supo leer las señales
de la última batalla de ángeles.

sábado, 2 de noviembre de 2019

DICEN QUE MUCHO DIGO

Dicen que mucho digo
y decir será lo mío.

Decir nada en nada envuelto
o decir todo en una sílaba
que cae como la viga de la ruina
de las casas viejas de vidas prestadas.

Decir que vivir mata,
que matar te muere.

No somos nada
en lo que existe
pero cargamos la suerte
con dioses tomboleros
que nos ofertan lo eterno,
a pocos euros el cartón
de esperanzas y perdones
a los pecados subrogados.

Dicen que digo y ofendo,
que intolerante soy
con los que todo niegan
encamisados en banderas de odio
bordadas en sangre de Abel.

Dirán verdad pues no merece
dignidad el que la niega

Dicen que no me comprometo
por no comulgar los dogmas
de nuevos clérigos del bien pensar
en relativo.

Dicen también que bien,
que mal incluso,
pues malo es
ser de ajena devoción santo
o maldito por estigma.

Dicen que digo
y no digo todo,
que también callo
lo que atesoro en las alforjas
de exabruptos a la carta.


viernes, 1 de noviembre de 2019

ELLA CUMPLE HOY


Llegaste despacio,
casi de puntillas,
a mi puerto devastado,
como una barca perdida
a la deriva de mareas
de luna nueva.

Te infiltraste en el tuétano
y el dolor se embalsamaba
para emprender camino
de tu mano de centeno.

De noviembre un primero
era tu origen de cuna.

Todos los santos bregaban
milagros de oposición
pero la plaza fue tuya,
en derecho y en hecho,
vitalicia a tu apetencia.

Yo soy más cactus que flor,
pero como rosa espinosa marchito
más pronto que tarde
a la sazón,
mas si tú quieres,
de tu mano será
que mis pétalos desgajen
sus aromas serenos
en tu colchón de espumas
de mares mediterráneos.

EN TU AIRE

 En tu aire me retuve y me entretuve hasta el ahogo  y las palomas ciegas anidaron en la orilla  de aquel río de palabras sucias  en el que ...