Entradas

Mostrando entradas de junio, 2013

No sabré

No sabré
dónde poner lo andado
cuando los pasos cesen.
No sabré
a quién testar las palabras
cuando la voz se licúe.
No sabré
qué alegar en el supuesto jucio,
ese que inventaron desde la fusta
de doblegar razones.
No sabré
pues nada sé,
nada supe entonces,
cuando cazaba luces
siempre efímeras.
No sabré.

Carne y hueso

Carne y hueso de mi forja
que sufres mis traspiés.
Debo sacarte del aliento denso
y la mirada chirriante
que atenaza tu raíz tierna.
Pues te debo resarcimiento
por sembrarte en huerto agrio.
Vida mereces sin más absurdo
que el usual en tiempos rugosos.
Aquí estaré lo que yo sea.
Lo que eres porque yo fui.
El nudo se expande
a latidos a cada palabra,
a cada intención agria
y no ha lugar mas que a la apnea.
Perseverar en el conflicto
es necedad genocida
mientras se hunden las torres.
Resistir embates huecos,
sordos de objeto sobre mesa,
de puerta contundente
para sellar retiradas.
Armisticios a cambio
de piedras de moler
como amuleto.
Pesada condecoración
para el cuello quebradizo.

Bastaría

Una sola mirada bastaría
para dar cuerda a los relojes
si el engranaje fluyera.
Pero el aire oxida el tiempo
y la luz no cura
a través de visillos de esparto.
Una palabra sola
sería el motor,
el verbo que empujara
al planeta ciego
hacia cascadas frías
de verdades en deshielo.
No cruje la madera verde
que dobla hasta el colapso
bajo el peso del ropero
empachado de disfraces.

Escaño

Puedo cambiar de escaño,
dejar el hueco limpio
sin memoria de ausencia
que enturbie el vacío.
Puedo andar a paso callado
sin rozar suelo
ni desprender estela
por turbulencia desplazada.
Tengo litros de silencio
para no interferir los ritmos
pretendidos como norma.
Puedo reciclar alientos
y no contaminar suspiros.
Tengo manto de no estar
aun estando,
mas es absurdo.

PUEDEN TENDER LAS ACERAS

Pueden tender las aceras  si se rinde este invierno constante,  que las barran las brisas errantes que fue más que bastante todo lo que llovió.  Que se tiñan de jugo de sol,  que la luz pide ya su razón.  Y yo no encuentro acomodo, prisionero de llovizna espesa,  sólo el musgo se sienta a mi mesa,  mi almohada atraviesa  y se adueña de mí,  enmohecido de verde y de gris,  los colores huyeron de aquí.  Huérfano de primaveras,  por fieros otoños adoptado,  es escarcha la sangre en las venas  el ramaje es la pena  del retoño abortado  por la luz de ese astro asustado  que se esconde detrás del nublado.

PUEDE SER

Puede ser que las sales  de las olas lejanas  te reclamen,  para que siembres peces  en los surcos del mar.  Puede ser la gaviota  la que entone el aria  que acote esta escena,  pueden ser las espumas  como un traje nupcial.  Puede ser que te lluevan  los monzones del mundo  entre las manos,  puede ser la palabra la heredera del sol.  Puede ser que eso sea y no sea posible,  puede ser que te esquive  la fortuna al azar,  y cabalgues prisiones  como el que anda en domingo,  puede ser que el destino  no esté escrito en la piel. 


Recientemente

Recientemente algo,
no sé,
quizá la vida,
se enmaraña en el centro
y los pasos dudan.
Recientemente callo
pues si no callo estallo,
a destiempo con la galaxia.
Silencio abierto
que suma pesadumbres ahogadas.
Pasará el invierno
del carámbano que acuchilla
y templará el sol
mi humilde anhelo.
Bien poco es
lo que ambiciono,
o quizá mucho
si vivo errado.

EN PROPORCIÓN VARIABLE

Muchas son las dagas
que a hielo seco se hienden
entre las costillas del talante.
Mucho empeño en tu infortunio,
mas no son planetas conjugados,
es peaje del trayecto
que hacemos en la torpeza.
Metalizarte ayuda,
mas no perdura
la coraza,
el interior arde
en llama verde de lo amargo.
Lo más cercano se aleja
y se lleva parte de la entraña.
Doliendo nada logras,
la anestesia no palía
y agonías acelera.
No hay dudas,
hay vacío en las opciones.
No es la razón
lo que a victorias te encamina,
de invictos no es temporada,
ni de héroes asistidos
por la verdad que les encumbra.
Elegir el arma en sorteo
del arsenal de lo posible,
azar es la vida,
en proporción variable.

Granada

Llanto verde
de gitano aceituna
se extiende por las barandas.
Luto de viudas yermas
ahítas del plomo.
El plomo ruin
de la España más gris
se llevó la voz alada
del poeta de fragua.
Matar poetas
es negar el alba
a la tierra oscura.