jueves, 20 de junio de 2013

El nudo se expande
a latidos a cada palabra,
a cada intención agria
y no ha lugar mas que a la apnea.
Perseverar en el conflicto
es necedad genocida
mientras se hunden las torres.
Resistir embates huecos,
sordos de objeto sobre mesa,
de puerta contundente
para sellar retiradas.
Armisticios a cambio
de piedras de moler
como amuleto.
Pesada condecoración
para el cuello quebradizo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

ME VIERON.

Me vieron en el funeral de un punto muerto y yo disimulando. Soplé velas numeradas, sin presión desde una boca inhábil, celebrando u...