jueves, 20 de junio de 2013

El nudo se expande
a latidos a cada palabra,
a cada intención agria
y no ha lugar mas que a la apnea.
Perseverar en el conflicto
es necedad genocida
mientras se hunden las torres.
Resistir embates huecos,
sordos de objeto sobre mesa,
de puerta contundente
para sellar retiradas.
Armisticios a cambio
de piedras de moler
como amuleto.
Pesada condecoración
para el cuello quebradizo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...