Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2012

Tenencias

Yo, que tener
no tengo
mas que el soplo
que me alienta,
tuve un planeta
en ciernes
que navegué en lucero.
Tuve la voz
ensortijada
que perlas preciosas derramaba
sobre un fregadero ahito.
Después tuve las pieles
de frutas de temporada,
agridulces abrigos
para el huído del Polo.
Tuve raiz
y tuve brote
que devanea en el aire.
No es aval
ni es avalorio,
tenencia es
a su modo.
Cuando envejecen las noches
sin pensión para la luna
que, indigente, difumina
sus rayos por las aceras heladas,
urbanizadas de cartón adosado
y aroma de vino rancio,
es que se puede decir
que la aurora es bisutería.
Se televisa el grito
mas no el genoma del virus
que propaga la sangría.
La ficha doble del dominó
que cierra la partida
secuestrada está
en zulo pardo
bajo llaves remotas.

RIMANDO INCERTIDUMBRES

Bien podemos indignarnos,
alzar la voz a algún cielo, 
que somos losas del suelo 
por las que siguen pisando.
No se ve horizonte nuevo
y hasta a los viejos esquilman,
lo prometido se olvida
por el bien del usurero.
Hipotecadas las vidas
aunque hayas perdido el techo,
hay quién sí saca provecho
de nuestras cuitas y ruinas.
Y somos tierra en barbecho
desesperando semillas,
somos la escoria, la astilla,
lo prescindible, el desecho.
No se ve la alternativa
puesto que todos trincaron,
con nuestros cuartos jugaron
al Monopoly en partida.
Hasta tal punto llegaron
que no veo más futuro
que un formateo bien duro
y un reinicio desde el barro,
desde aquel mono desnudo
que no adora monolitos,
sin escrituras ni mitos,
sin palacios y sin muros.



Siga estas publicaciones en FB