sábado, 29 de diciembre de 2012

Tenencias

Yo, que tener
no tengo
mas que el soplo
que me alienta,
tuve un planeta
en ciernes
que navegué en lucero.
Tuve la voz
ensortijada
que perlas preciosas derramaba
sobre un fregadero ahito.
Después tuve las pieles
de frutas de temporada,
agridulces abrigos
para el huído del Polo.
Tuve raiz
y tuve brote
que devanea en el aire.
No es aval
ni es avalorio,
tenencia es
a su modo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...