jueves, 3 de enero de 2013

OTRO TRES DE ENERO

Son ya diez tus años míos, 
tres de enero en tu carné, 
en que quiso un día la suerte 
que brotaras como ser, 
como fuente de mi anhelo, 
como claro manantial, 
lo más alto de mi vuelo 
lo más dulce de mi andar. 
Mas los tiempos no son buenos, 
nunca te quise engañar, 
y no creo en los agüeros 
ni en los dioses ni en altar, 
usarás tus pocos fueros 
para un duro caminar. 
Feliz serás en algún trecho, 
que no todo es padecer, 
tendrás luces en camino.
Tendrás que ejercer derechos,
cada nuevo amanecer 
tendrás que forjar tu sino. 
Poco más que unas palabras 
regalarte yo ahora puedo 
y aquí las tienes vivas, 
que serás tú la que labras 
los surcos de cada huerto, 
la cura de cada herida. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

BATRACIO.

Uno va a aprender  a recuperar palabra,  aunque sea más croar  de batracio en charca,  que no príncipe encantado  y no habrá beso ...