sábado, 26 de enero de 2013

RECORRIDO

Este recorrido es
a veces galope muerto
de caballos alados
por un desierto reciclado.
Sortear las luces afiladas
de las consecuencias no previstas,
la lluvia ansiosa
que te empalaga el ánimo
a borbotones.
Sangrando llantos
en hemorragia interna.
A veces agua de caricia
que te madruga en alivio.
Otras,
la decepción de la entraña.
Pero no hay parada en Paraíso,
el tren sediento de vía
sigue el curso de un viaje inocuo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

Ese dios que nunca hubo.

Ese dios que nunca hubo, que nos hizo cobardes a la par que soberbios. Cobardes para necesitarlo y demasiado soberbios como para no ac...