domingo, 20 de enero de 2013

Dolor de rayo

Tú,
que casi no tienes culpa
porque tu mal es esculpido.
Tú,
mi afán mas arcano,
insertaste en mi esencia
dolor de rayo.
Hacha de tormenta
deshilacha mi corteza
viendo lo falso
en que se tornan tus querencias.
Qué pretensión se te inocula
para envenenar lo puro
de tu infancia.
No, mi vida.
No es camino amable
el asfaltado con la intriga.
Mas mi dolor no importa
si no doliera
lo que sufrirás
si creces en falso.
Dolor de rayo,
amargor de trueno
y migraña granizada
viendo que lo que odio
reside en lo que más quiero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...