PUEDEN TENDER LAS ACERAS

Pueden tender las aceras 
si se rinde este invierno constante, 
que las barran las brisas errantes
que fue más que bastante
todo lo que llovió. 
Que se tiñan de jugo de sol, 
que la luz pide ya su razón. 
Y yo no encuentro acomodo,
prisionero de llovizna espesa, 
sólo el musgo se sienta a mi mesa, 
mi almohada atraviesa 
y se adueña de mí, 
enmohecido de verde y de gris, 
los colores huyeron de aquí. 
Huérfano de primaveras, 
por fieros otoños adoptado, 
es escarcha la sangre en las venas 
el ramaje es la pena 
del retoño abortado 
por la luz de ese astro asustado 
que se esconde detrás del nublado.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CEDIENDO PASO A LA PRIMAVERA.

DESEOS 2017.

816