viernes, 14 de octubre de 2016

A LA ESPERA DE VUELO.


A la espera de un vuelo, 
un viento favorable, 
un soplo fresco 
que barra la quietud
de este ansia estancada. 

Sólo veo 
palomas indigentes, 
tullidas y criminales 
a ras de suelo polvoriento, 
siendo el aire nube 
y la nube cemento intransitable. 

Recibo palabras con recargo 
mientras anhelo silencios tibios 
donde colgar mi chaqueta 
con los bolsillos atestados 
de piedras de río. 

Con vocación de cúpula, 
de estar acotado 
y no abandonado 
en la inmensidad que me consta, 
soy también presa del miedo 
de no ser nada 
en este todo inabarcable. 

La luz es siempre intermitente, 
fugaz y huidiza, 
mientras el horizonte devora 
todo camino por recorrer. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

BARCELONA.

Al grito de dioses viejos y odios cultivados, se siegan vidas al paso para germinar rabia en bruto. Tras la sangre injusta y alguna p...