viernes, 4 de marzo de 2016

ESE ODIO.

Blanco y negro.

Ese odio, 
el resentido, 
atesorado y ahorrado, 
siempre disponible para ejecutarlo, 
estría las cortinas 
y las sábanas escarcha. 
Ese odio, 
en vanagloria, 
con orgullo expuesto 
en las calles mayores de lo cotidiano, 
suele engendrar criaturas 
encarnadas de rabia. 
Ese odio es llama 
que toda flor abrasa 
y hace inviable cualquier jardín posible. 
Ese odio, 
irrenunciable, 
como si un derecho fuera, 
ejecuta las sentencias más sumarias 
con poca opción para el recurso. 
Ese odio es fiera, 
obvia las razones 
y arranca de la raíz profunda 
de la bestia primigenia. 
No es humano, 
es animal de mordida necia 
y poco espacio deja para la ternura. 
Yo no albergo odio, 
mas ese odio, 
me carga la asadura 
de rabia razonada 
y el dolor agota 
si no encuentra paliativo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...