martes, 8 de marzo de 2016

Calleja de los torpes.

En la calleja de los torpes
hay un bar para el silencio,
donde se sirven suspiros
amargos con nuez moscada.
Hay música de trompeta tenue,
envuelta con piano en seda,
y los borrachos cabecean
acordes de luz morada.
En la calleja de los torpes,
los gatos pasean alados de paloma
y las farolas alumbran llovizna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

A LA DÉCIMA VA LA VENCIDA.

A esta altura del camino  pesa menos la conciencia,  se toman ciertas licencias,  se asume que no hay destino.  La leve fuerza del sino  no ...