jueves, 3 de marzo de 2016

LA EDAD SERENA.

La edad de la inocencia.



A la edad serena, 
cuando el día casi acaba, 
hay miradas que se pierden 
recorriendo todo tiempo. 
Se espera, 
pacientemente melancólica, 
nada quizá, 
o quizá todo, 
pero esperar es oficio 
que se asume a esta altura 
de la estancia. 
Ya no es grado la experiencia, 
pues no es carga, 
y entre juveniles aspavientos, 
entre paréntesis, 
se saben colocar las tildes 
en las sílabas que importan. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

TAN FUERTE.

Soy tan fuerte, tan entero me encuentro que no me asusta la muerte que me ronda. Tan fuerte estoy que no me horroriza respirar por e...