jueves, 3 de marzo de 2016

LA EDAD SERENA.

La edad de la inocencia.



A la edad serena, 
cuando el día casi acaba, 
hay miradas que se pierden 
recorriendo todo tiempo. 
Se espera, 
pacientemente melancólica, 
nada quizá, 
o quizá todo, 
pero esperar es oficio 
que se asume a esta altura 
de la estancia. 
Ya no es grado la experiencia, 
pues no es carga, 
y entre juveniles aspavientos, 
entre paréntesis, 
se saben colocar las tildes 
en las sílabas que importan. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

ENTREGAS.

Otro viaje en tren a la capital vetusta, a entregar libro nuevo de viejo trovero. Gastos de envío incluídos en el encuentro grato. A...