viernes, 13 de mayo de 2016

Tú, vosotros.

Tú,
que lo hiciste
en unión a otros,
como de otra forma nunca pudieras,
lástima das en tu épica de la jauría.
Fosas nasales ahítas
de adulteradas químicas
y dos o tres acémilas
dispuestas a lo salvaje.
Escoria desechable
de cualquier vertedero.
Cobarde y orgulloso
de tus cobardes desmanes,
llevarás más golpes
que los que me regalasteis,
pero no iguales,
que de nada sirven,
sino vitales,
cuando seas nada
como ya eres.
Nos veremos,
solos o en compañía de otros,
y el contexto dirá
cuál es la consecuencia
de una mala decisión
que nunca debiste tomar.
Yo también sé de la bestia,
pero no como tú.
Yo sé,
tú no tienes ni puta idea.


2 comentarios:

  1. Lo sabía.
    Lo sabía cuando pasó, cuando nos enteramos, yo ya lo sabía.
    Sabía que igual que la primavera hace que broten las flores del estiércol, tú harías brotar poesía de la barbarie.
    Gracias Nepo.

    ResponderEliminar

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...