martes, 31 de mayo de 2016

VARIACIONES.

No me vale la sal de la Tierra,
ni el pan nuestro de cada día,
para justificar la estancia
en esta alcoba sombría
con vistas a algún solar.

Será el aire que desayuno
o los malos encuentros
por los espejos sucios.

No me vale el sol tardío,
rendido a la primavera más perezosa.

Los rostros de escayola
de los viandantes de gelatina
visten sonrisa de encargo.

Suicida fumo,
camuflando el aroma de vinagre
de las mujeres yermas
que se cruzan,
mirando las aceras
en busca de sus miedos en herencia.

En la oficina,
sin novedad posible,
los objetos me observan
como prescindible.

De fondo,
"Variaciones Goldberg",
donde un piano me enseña
las reglas del Universo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

BARCELONA.

Al grito de dioses viejos y odios cultivados, se siegan vidas al paso para germinar rabia en bruto. Tras la sangre injusta y alguna p...