martes, 26 de julio de 2016

TE DOY LA PALABRA

Espejismo.


Te doy la palabra
y tú la ensucias,
la arrastras por el lodo
de tu carencia,
la manoseas,
la violentas
y la abandonas moribunda
junto a cualquier cuneta.

Mi palabra es pobre,
pobre de solemnidad
mas no mendiga,
que antes roba
de huerto fértil
que ruega caridad
a la puerta de tu templo.

Te doy la palabra
como el que da caricia
y vas tú y la muerdes,
con rabia de alimaña acorralada,
por miedo a lo que aporta.

Mi palabra es a granel,
a porción sin etiqueta,
sincera porque de mí sale,
no de la manufactura
o la industria de los parnasos.

Te doy la palabra
y tú la mutas,
la tornas patraña
pues la verdad le robas
para vestir de cierta
tu escasa razón.

Mi palabra el riesgo corre
de causar baja en la batalla,
para salvar palabras
que serán bien acogidas
por la gente de palabra,
la gente que vive
sin desvivir. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

BATRACIO.

Uno va a aprender  a recuperar palabra,  aunque sea más croar  de batracio en charca,  que no príncipe encantado  y no habrá beso ...