martes, 12 de julio de 2016

VERANO EN MIERES.

Sorteo las terrazas plateadas,
atestadas de madres de color fucsia
y niños felinos.

No quiero mirar a la gente
y, sabiéndome mirado,
un cigarrillo enciendo y pienso:
"Me estoy matando".

Me estoy matando,
lo llevo haciendo mucho tiempo.
Desde que vivo
vida me sustraigo.

Los taxis siguen anclados,
en el muelle de la acera
más resbaladiza,
a la espera de crucero.

Pequeños corros de hombres de vinagre,
por las esquinas ampliadas
para carritos de cascabel,
intercambian memoria y amargura,
mala fe y mentiras desveladas.

El teléfono vibra,
como quejándose,
notificación de red.

Nadie llama a quien no tiene
quién le escriba.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

MINOTAURO CIEGO.

Recolectando monedas sueltas de tiempos muertos, mientras  buscaba lágrimas viudas en cualquier cementerio, cayeron como llamada todos...