GUERRA ABIERTA.

Tengo una duda en la recámara,
lista para el disparo
de alguna verdad a medias,
semiblindada.

Me contradigo a ráfaga,
casi siempre a quemarropa,
y recojo los casquillos
de las mentiras piadosas,
también de las crueles.

Me atrinchero en los temores
mas no hay plan de retirada.
Morir matando certezas,
verdugo de los desalientos.

Izo la bandera transparente,
que amortajará el cadáver
de mi biografía de guijarro,
y canto el himno del afónico exiliado. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

CEDIENDO PASO A LA PRIMAVERA.

DESEOS 2017.

816