sábado, 30 de julio de 2016

NOSTALGIAS.

Fue en el tiempo
de los relojes parados
en que hubo un hombre
que pintaba pájaros dorados
en las ventanas cerradas.

Nadie rezaba
y se mentía en verso,
a doble espacio
en leyenda ilustrada.

Sólo se lloraba
de alegría inabarcable
y se amaba a tiempo,
a destiempo
y a contracorriente
en ríos de melaza.

Los niños tenían alma,
pequeña de gorrión silvestre,
y trinaban en bandada
por las esquinas del aire.

Era el tiempo
de los momentos puntuales,
la velada en vela
y las mañanas postpuestas.

Tiempo de besos
siempre robados,
amor sin recibos
y hogar sin fronteras. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...