RAZÓN DE TU PARADERO.

No supieron darme los árboles
razón de tu paradero.

El semáforo del sendero
dejó pasar a las flores,
bloqueando al venidero
tiempo en que te tuve
y te peinaba con la nube
más limpia del mes de enero.

Por la noche hay luna muerta,
a la mañana un lucero
se despereza en mi puerta
para invitarme a un crucero
por mares de peces locos
y por hallarte, yo invoco
a dioses que no venero.

Mucho pesa esta cadena
que mis viejos pies lastra,
porque en mi pecho se encastra
la celda de esta condena.

Viajo en el calendario,
hoy llanto, mañana pena,
sediento me trago arena,
disparo hacia el campario
cual si valiera la llamada
que te hago desde el osario
con la fecha postergada.


Comentarios

Entradas populares de este blog

CEDIENDO PASO A LA PRIMAVERA.

DESEOS 2017.

816