miércoles, 3 de agosto de 2016

ESTOS TIEMPOS.

En los tiempos de las caricias pérdidas,
la lágrima cierta y el rugido,
la sonrisa huérfana
y el beso helado,
al aire de las mejillas,
hay lugar para el hallazgo.

A veces brota la palabra amable,
la flor de aliento
y la belleza,
silvestre y feroz,
explosiva,
tiñendo los grises
de verde vivo.

En estos tiempos de discurso envuelto
en celofán robado,
de ternos huecos,
impostados en la promesa,
de la patraña asumida,
queda hueco para lo honesto.

Gente queda
que te devuelve el rostro extraviado,
que no te roba la mirada
y te da la mitad
del aire que respira. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

ESTA PATRIA.

Esta patria de lo mío,  en la que las banderas no ondean  ni suenan himnos en fanfarria,  a veces duele de gente náufraga,  de gente mediter...