martes, 9 de agosto de 2016

SERMÓN DE MONTE BAJO.

En esta esfera anómala,
donde la vida hizo nido,
sin cinturón viajamos
atravesando lo inmenso.

Frágiles y breves,
ínfimos a toda escala,
polvo volátil
en el todo por conocer.

Despojaos de las liturgias,
de los mitos inoculados,
y explorad la verdad
sin asumir la patraña,
la que frena todo afán
por sabernos en lo cierto.

Somos pasajeros
de corto recorrido
y escaso es el tiempo
para gastarlo en la culpa,
el perdón y la farsa.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...