martes, 9 de agosto de 2016

SERMÓN DE MONTE BAJO.

En esta esfera anómala,
donde la vida hizo nido,
sin cinturón viajamos
atravesando lo inmenso.

Frágiles y breves,
ínfimos a toda escala,
polvo volátil
en el todo por conocer.

Despojaos de las liturgias,
de los mitos inoculados,
y explorad la verdad
sin asumir la patraña,
la que frena todo afán
por sabernos en lo cierto.

Somos pasajeros
de corto recorrido
y escaso es el tiempo
para gastarlo en la culpa,
el perdón y la farsa.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

BATRACIO.

Uno va a aprender  a recuperar palabra,  aunque sea más croar  de batracio en charca,  que no príncipe encantado  y no habrá beso ...