viernes, 5 de agosto de 2016

UNA CENiCIENTA CUALQUIERA.

En alguna calle negra
encontró galope y vuelo
de bajo coste,
fugaces estrellas
de cielos robados,
y el paso se le torció
a tacón roto.

Descendió todos los sótanos
y bandadas de manos sucias
ocuparon la piel rota.

Respirando alientos
de mal vino
por tener billete
para el corto trayecto
a cualquier infierno.
Ni sombra en la acera
deja su osamenta helada,
a la espera de algún fin
sin perdices prometidas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

ME VIERON.

Me vieron en el funeral de un punto muerto y yo disimulando. Soplé velas numeradas, sin presión desde una boca inhábil, celebrando u...