viernes, 12 de agosto de 2016

DIARIO.

A la sombra de un planeta
tengo camisa tendida.

Cultivo bolígrafos rojos
en maceta de papel
que abono con palabras muertas.

De menú,
alas de gorrión confitadas
en salsa de eucalipto calcinado.

Duermo en un felpudo
tejido en cabello de hada
tras mis oraciones a María,
La Magdalena.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

Ese dios que nunca hubo.

Ese dios que nunca hubo, que nos hizo cobardes a la par que soberbios. Cobardes para necesitarlo y demasiado soberbios como para no ac...