lunes, 20 de junio de 2016

MITO Y OFRENDA.

Pendiente del acertijo.
Del laberinto, inquilino.
De los oráculos,
nunca pendiente.

Pueden cantar millares
de sirenas varadas
las letanías más hipnóticas
que yo haré alarde de la sordera.

No perseguiré más vellocino
que la piel dorada
de unos muslos gratos.

Ni héroe
ni bastardo de algún dios.

Soy el animal domado
a látigo de labios
y cintura hospitalaria.

Soy sed ansiosa,
nunca mitigada,
pues en mi garganta habitan
infiernos sin barquero.

Dame la boca en ofrenda
y se obrará el milagro
más pagano,
más humano,
más digno de todo sacrificio. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

A LA DÉCIMA VA LA VENCIDA.

A esta altura del camino  pesa menos la conciencia,  se toman ciertas licencias,  se asume que no hay destino.  La leve fuerza del sino  no ...