viernes, 11 de noviembre de 2016

ANABEL


Torrente de luz porteña,
su voz sabia colorea
el polvo homicida
del carbón antiguo.
Con la plata robada
en aquel río,
modela en su garganta
migratorias aves
que anidan en los castilletes
de las cuencas asoladas.
Alma de "fierru",
presencia incontestable,
reflejo dulce y acuático
de esta tierra recia
para este emigrado
de la encina.
Voz matriarcal
de ecos arcanos
cabalgando
nuevos vientos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...