viernes, 8 de abril de 2016

Sonata de primavera.

Recién salida de la crisálida,
cromática en insolencia,
revolotea estruendosa,
ajena a todo contexto.
La mariposa malva,
que revista pasa
a las flores genuflexas
que sus cálices otorgan sumisas
a la beldad aparente,
no sabe de otra cosa.
Que sabrá de lo efímero
del vano esplendor,
ni de las telas de araña
de adherencia insalvable.
Qué sabrá de las alturas
plagadas de pájaros voraces
de color y almíbar.
El fulgor de los objetos
de posesión instantánea,
la risa fácil
y la caricia grata,
narcotizan el vuelo
entre pólenes tóxicos
de primavera alérgena.
Rechaza toda idea
de estaciones menos gratas,
despreciando elementos
que anuncien peores climas.
Mas no todo es aleteo,
la llovizna es implacable
y los vientos cargan sal
de crueles oleajes remotos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

BARCELONA.

Al grito de dioses viejos y odios cultivados, se siegan vidas al paso para germinar rabia en bruto. Tras la sangre injusta y alguna p...